Cine WESTERN – Películas del OESTE – Películas de VAQUEROS

El western, como género cinematográfico, identifica a una obra típica del cine estadounidense que se ambienta en el viejo Oeste de dicho país. El padre del western cinematográfico fue Edwin S. Porter, quien, en 1903 realizó ‘Asalto y robo de un tren’ (‘The great train robbery’), considerada como la primera obra importante, con argumento de ficción, del cine americano. Inicialmente una película se incluiría en este género simplemente por estar situada su acción en la exploración y el desarrollo del territorio occidental de los Estados Unidos de América durante el siglo XIX. Posteriormente, las características de dicho contexto histórico se ampliaron a territorios inexplorados o indómitos, bajo la amenaza latente del ataque de los indios, o en ciudades sin ley en las que los bandidos campaban a sus anchas.

Esto llevó a que se establecieran diversas tendencias o subgéneros, tales como el llamado “western crepuscular” (Arthur Penn y su ‘Pequeño gran hombre’; Sam Peckinpah y su ‘Mayor Dundee’; Clint Eastwood y la oscarizada ‘Sin Perdón’ o Lawrence Kasdan y ‘Silverado’), el llamado “spaghetti western”, cuyo más señalado director fue Sergio Leone (‘Per qualche dollaro in più’, ‘El bueno, el feo y el malo’, entre otras) o el “chili western” realizado en México.

Se considera que la época dorada del western corresponde al cine estadounidense de los años que van desde 1940 a 1950. El director más reconocido del género es John Ford, autor de películas como ‘La Diligencia’, ‘El hombre que mató a Liberty Balance’, ‘Pasión de los fuertes’ o ‘Centauros del desierto’. Otros títulos y autores de especial relevancia son Howard Hawks (‘Río Rojo’, ‘Río Bravo’); William Wellman (‘Caravana de mujeres’); Budd Boetticher (‘Los cautivos’); Anthony Mann (Winchester 73), entre otros.

Por haber sido el western utilizado por el cine estadounidense para escribir la épica de su propio país, como narración legendaria del proceso de fundación de los Estados Unidos, sus protagonistas eran héroes que encarnaban algunos de los valores más arraigados de su cultura, la mayoría de las veces, encasillados tanto en su perfil sicológico como en su indumentaria. La iconografía característica de cada personaje lo convertían en un ‘tipo’ fácilmente clasificable, según el rol que desempeñaba en la narración.

Los elementos de la vestimenta histórica de mediados o finales del siglo XIX, tanto de los vaqueros ‘buenos’, como los indios o vaqueros ‘malos’, eran ‘manipulados’ para que el espectador los aceptara o rechazara: sombreros tejanos, chalecos y chaquetas de cuero con flecos, la dama joven con ropa de la época…todo ello adaptado a la estética –sobre todo en rostro y peinado- de los años 40 o 50…Era común ver cómo aún en el polvoriento entorno de los pueblos del oeste, los protagonistas apenas se ensuciaban ni tenían el rostro o la ropa sudados…Los ‘tópicos’ se repetían en el diseño de la imagen tanto de los cowboys, como de los indios y los mejicanos…llegando, en ocasiones, a conformar verdaderas caricaturas de personajes…No obstante, era la demanda del espectador medio del cine norteamericano, quien estaba viviendo los años durante o posteriores a la Segunda Guerra Mundial…y necesitaba que se remarcaran las pautas de ‘lo bueno’ y lo ‘malo’ del ser humano…

"La diligencia" (John Ford, 19)

“La diligencia” (John Ford, 1939)

Numerosas películas fueron producidas durante los años dorados del cine western, por ello, muchos de los diseñadores sobre los que hemos hablado, han diseñado el vestuario de películas del oeste. Entre ellos, Walter Plunkett, (conocido por su especial “binomio artístico” con Katherine Herpburn y por haber creador el vestuario de la monumental ‘Lo que el viento se llevó’), quien diseñara más de 30 producciones de western, muchas de ellas, dentro del subgénero de ‘western-musical’. Creó el vestuario de clásicos como: ‘La diligencia’ (John Ford, 1939), ‘En el viejo Oklahoma’ (Albert S. Rogell, 1943), ‘El valle de la venganza’ (Richard Thorpe, 1951), ‘Caravana de mujeres’ (William A. Wellman, 1951), entre otras.

"Caravana de mujeres" (

“Caravana de mujeres” (William A. Wellman, 1951)

 

"Una vida por ota" (John Farrow, 1953)

“Una vida por ota” (John Farrow, 1953)

Con la pérdida del consumo de cine de acción clásica de estos años y debido a la diversificación del género, el western entra en decadencia a partir de los años 1960’s. Una nueva generación de espectadores reclamaba otras historias…y no precisamente de indios y cowboys…

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s