Sobre las ‘poulaines’ o ‘pigaches’

5th Century men's shoes (Poulaines) copy

Poulaines del siglo XV

A partir del siglo XIII, se comienza a definir un calzado peculiar, cuyas exageraciones se observaron en la llamada “moda de Borgoña”: se trata del calzado con punta larga y afilada, denominados pigaches o poulaines.

La forma caprichosa de este calzado ha sido justificada por aquellos estudiosos dedicados a la psicología de la vestimenta (Havelock, Flügel, entre otros) atribuyendo su morfología a los significantes eróticos como vía del exhibicionismo fálico necesario para la satisfacción sexual masculina.

medieval

Detalle de grabado de la época (detalle). Jóvenes con poulaines.

El profesor australiano, Cameron Kippen, especialista en podología y el calzado, en sus trabajos relacionados con las implicaciones fetichistas de las poulaines (The Curious History of Long Toed Shoes) describe cómo este tipo de calzado llegó a convertirse en un verdadero objeto de provocación erótica. Señala el profesor Kippen que los jóvenes de la época dedicaban especial atención en mantener erecta la punta de sus poulaines, rellenándolas con algodón y estopa, y cuan prolongación de las partes sexuales masculinas, introducían dicha punta bajo las faldas de las féminas en cualquier ocasión propicia.

Debido a las exageraciones en el largo del extremo de tan peculiar calzado se hizo necesario que, para poder caminar, se torciera la punta anudando su extremo al tobillo donde (caprichos de la moda) se colocaban a menudo cascabeles. Se dice que el sonido provocado por los cascabeles anunciaban no solamente el andar, sino la excitación sexual del portador.
Con esto podemos entender que en su época la moda de las poulaines fuera severamente criticada por la Iglesia. Sus connotaciones lascivas y perversas relacionadas con los tabúes católicos sobre el sexo y el erotismo eran las razones principales de la crítica; pero también alegaban que su uso dificultaba al portador efectuar el gesto de arrodillarse para el rezo y la sumisión ante Dios. Llegaron a ser consideradas como objetos satánicos, como atentado contra la decencia y la virtud, a pesar de lo cual -o quizá por la misma razón- el nuevo calzado, alcanzó tanta popularidad que algunos monarcas establecieron medidas para limitar el largo de la punta para distinguir las jerarquías sociales.

Jan_van_Eyck_004

1434. Jan van Eyck. El matromonio Arnolfini (detalle)

Como vía de protección de tan preciado objeto de las suciedades de las enfangadas calles de las ciudades medievales, se comenzaron a utilizar una especie de chanclos o suecos de madera, los cuales protegían el calzado de cuero fino de la suciedad. Con ello, se dificultaba aún más el andar.

118

Dibujo de pierna de armadura con calzado puntueagudo

El rey de Francia Carlos V, en 1364, prohibió la elaboración de este tipo de calzado, al haberse alcanzado tales exageraciones. Botas y armaduras eran llevadas con las puntas afiladas y se conoce que, en más de una ocasión, soldados y civiles perdieron batallas o la vida por no poder huir a tiempo del enemigo en una contienda bélica o de una agresión personal, debido a la lentitud de movimiento que brindaban el calzado con tan prolongado extremo. A pesar de ello su uso no decayó.

No es hasta finales del siglo XV cuando deja de ser moda. Según algunos autores, en ello influyó el hecho de que el monarca francés Carlos VIII de Valois no podía utilizar las poulaines debido a la conocida deformidad anatómica de sus pies: tenían seis dedos extrañamente desarrollados, que le impedían, lógicamente, el uso de un calzado con tal afilada punta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s