El “género canalla” o “mal gusto distinguido”

A mediados del siglo XIX entra en la moda femenina un estilo del vestir que algunos han bautizado como “genero canalla” o “estilo cocotte”. Su origen es tan peculiar como curioso ejemplo de que la moda, antes de ser “dirigida”, se inspiraba en los más disímiles hechos del contexto social en que evoluciona.

Durante el Segundo Imperio francés, en el “demi-monde” parisino toman gran relevancia las “cocottes”, mujeres mantenidas, que prestaban -mejor dicho “alquilaban”- sus favores a hombres adinerados que podían los pagaban con grandes sumas de dinero en bienes. Conocidas también como “demimondaines”, muchas de ellas llegaron ser causa de la ruina de más de un acaudalado “hombre de bien”. Pero mientas más caras, más eran codiciadas y casi se convertía en celebridad, aquel que perdiera su fortuna por una de las cocotte de moda. Con más ventajas que las prostitutas comunes a causa de sus encantos y su refinamiento, las demimondaines pasaban ante la vista de cualquier ignorante por damas de sociedad.

Las 'cocottes' se convirtieron en un personajes de la sociabilidad burguesa

Las ‘cocottes’ se convirtieron en un personajes de la sociabilidad burguesa

Marie Duplessis

Marie Duplessis

Marie Duplessis (1824-1847), personaje real en el cual Alejandro Dumas crea a Marguerite Gautier de “La dama de las Camelias” e inspiró la ópera “La Traviata” del compositor Giuseppe Verdi, fue la cortesana más solicitada de su época. Después de una etapa de penurias al trasladarse a París, llega a adquirir notoriedad como cortesana. Según los rumores, ella gastaba 100 000 francos de oro al año. Así, Marie se acostumbró a la ropa de lujo, a alquilar carruajes y a asistir regularmente al Théâtre des Variétés, donde los jóvenes prometedores pero de escasos recursos albergaban la esperanza de algún día obtener sus favores. Cuenta la leyenda que se anunciaba receptiva a proposiciones “románticas” con una camelia blanca. La roja aconsejaba paciencia.

La popularidad que adquieren estos personajes, libres y desafiantes ante la inquisidora mirada de las esposas, fue tal, que su imagen influye en la moda del momento, incorporando ciertos rasgos de su manera de vestir en la moda oficial y “decente”.

Tejidos a cuadros o a rayas, detalles del vestir masculino, ropa interior negra o roja (algo que causó profundo impacto por hacer sido, tradicionalmente de color blanco), cabello teñido de rojo azafrán…Son algunos de los rasgos que caracterizan al llamado “género canalla” o “mal gusto distinguido”…y las damas de la época no dudaron en vestirse al más genuino estilo de aquellas repudiadas mujeres que enloquecían a sus maridos… de esas nuevas mujeres galantes que vivían en los márgenes de la “sociedad respetable”…

Los tejidos 'a cuadros' comienzan a aparecer en los vestidos de tarde. 1859

Los tejidos ‘a cuadros’ comienzan a aparecer en los vestidos de tarde. 1859

¡Cosas de la moda!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s