Binomios artísticos. Adrian / Garbo

Más conocido como Adrian, nació en Connecticut. Estudió en la School for Fine and Applied Arts (actualmente Parsons School of Design) y en 1922 continuó su formación en el campus de París de la SFAA donde inició su carrera como diseñador de espectáculos. De regreso a EEUU, fue “captado” por Natacha Rambova, productora, directora de arte y, ocasionalmente actriz de cine mudo, más conocida por haber sido la segunda esposa del afamado actor Rodolfo Valentino, para diseñar el vestuario de “El diablo santificado” (“A Sainted Devil”, Joseph Henabery, 1924) en la que el protagonista era Valentino.

"La mujer ligera" (Clarence Brown, 1927)

“La mujer ligera” (Clarence Brown, 1928)

Coincidiendo con la consolidación del “sistema de estudios”, es contratado por Cecil B. DeMille para convertirse en jefe del departamento del estudio de este cineasta. Cuando DeMille se traslada a la Metro Goldwyn Mayer en 1928, Adrian sigue con él donde se mantiene hasta 1942, llegando a diseñar para casi 200 películas. La “Metro” había descubierto el genio capaz de hacer lucir a las actrices como diosas en la pantalla…y llegó Greta, conocida también como «La divina» y «La mujer que no ríe» debido al rictus serio de su rostro y también captada por la M.G.M. Con más de treinta producciones en su haber, Adrian se une a Greta en su primera película en común: “La mujer ligera” (“A Woman of Affairs” Clarence Brown, 1928). La tarea del diseñador: perfilar la imagen de la actriz y potenciar sus naturales encantos para fascinar a los espectadores.

Diseño de Adrian para Greta Garbo

Diseño de Adrian para Greta Garbo

A partir de ese momento Greta Garbo comienza a ser vestida por Adrian en casi todas sus películas. La relación actriz-diseñador se consolida. Uno de los trabajos más destacados fue para “The Single Standard” (1929) de John S. Robertson, en el que crea una imagen andrógena del personaje a través de una ropa moderna, novedosa, informal…muy americana…potenciando el uso de la blusa y los pantalones en la mujer. Continuó diseñando para Greta a lo largo de toda la siguiente década, potenciando, con la imagen de la actriz, el estilo de “femme fatale”, lánguida, enigmática, seductora… propia de la moda de los primeros años 30’s. Dentro de este estilo se destacó especialmente la el vestuario que diseñó para la actriz en “Mata Hari” (1931).

single-standard

“The Single Standard” (John S. Robertson,1929)

Greta Garbo en "Anna Karenina (1927)
Greta Garbo en “Anna Karenina (1927)

Greta Gargbo en "Matahari" (Bull Clarence, 1931)

Greta Gargbo en “Matahari” (Bull Clarence, 1931)

Grata Garbo en "Romance" (1930)

Grata Garbo en “Romance” (1930)

La relación Adrian-Garbo finalizó cuando la actriz se puso a las órdenes de George Cukor para rodar “La mujer de las dos caras” en 1941 y la Metro Goldwyn Mayer decidió cambiar la imagen de la Garbo. Adrian se negó afirmando que su aire atemporal era la clave de su magia y se despidió diciendo, “Cuando el glamour acaba para Garbo, acaba para mí”. Dicen algunos que, al escuchar la respuesta del diseñador, Greta se enfadó y le respondió “Siento que te vayas, pero, ¿sabes?, la mayoría de las cosas que hacías para mí ni siquiera me gustaban”. Posiblemente no fuera cierto, pero aquella frase supuso el fin de su relación fraternal.

La era de la “femme fatal” había acabado, comenzada la Segunda Guerra Mundial en Europa, el cine tenía que tomar otra dirección, ya la moda lo había iniciado con un nuevo estilo… Cuando acabó la película de Cukor, Greta supo por qué Adrian se negaba a hacer lo que le pedían los productores ya que la habían convertido en una mujer igual a las otras. En ese momento, Garbo empezó a pensar que había llegado la hora de decir adiós.

Adrian supo conjugar a la perfección las técnicas de la fotografía de cine con las cualidades de los tejidos y su aplicación al vestuario. Con gran habilidad lograba brindar a la ropa de cine ese “toque mágico” que se requiere para dotarlo de encanto, aunque perdiera verosimilitud… Adrian se convirtió en el maestro y símbolo del diseñador de cine por excelencia. De sus más de 200 películas, nunca obtuvo un premio Oscar …cosas de las Academias…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s