Íñigo Jones. Arquitecto y diseñador de la escena inglesa

Mujer en mascarada. Íñigo Jones, 1589

Mujer en mascarada. Íñigo Jones, 1589

La indumentaria teatral se ha desarrollado paralelamente a la evolución de la presentación escénica. Desde los primeros intentos para brindarle veracidad histórica o simbólica, pasando por las reformas de Garrick y Lekain, hasta llegar a la aparición del vestuario escénico con carácter histórico y dramático, el vestuario de actores y actrices ha variado según han variado las concepciones de la puesta en escena, su decorado y los estilos de interpretación.

El siglo XVI fue testigo del desarrollo de la representación teatral con el apoyo, en algunos casos, de las monarquías reinantes en las naciones. Tanto la dramaturgia teatral como los diferentes proyectos escénicos se destacaron en Inglaterra durante el reinado de la Reina Isabel. El arte teatral comenzó a ser admitido como entretenimiento de cortesanos y nobles, permitiendo que algunos actores vivieran de su profesión, pero siempre bajo el servicio de los dignatarios. Es así como surgen compañías de actores bajo nombres de príncipes, condes o duques y debido a la creciente demanda de espectáculos se construyen lugares para sus representaciones.

El lujo en la puesta en escena sólo se da en las representaciones privadas (por ejemplo en la corte), pero en los teatros públicos se buscaba impresionar al espectador con los vestidos más suntuosos posibles, para evitar la ruptura por la inexistencia de decorados. Los trajes no tenían fidelidad histórica, simplemente seguían la moda de la época: Cleopatra, gran dama de la corte, llevaría encajes de Flandes y Julio César, un jubón de terciopelo con botas altas. Los actores aún solo son hombres, por lo que los papeles femeninos serán realizados por adolescentes o jóvenes.

El guardarropa era la posesión más valiosa de la compañía ya que poseía elementos reutilizables, bien mediante su transformación para nuevos montajes o para el mercado que se creó de vestuarios de segunda mano, que impulso el desarrollo e importación de indumentaria.

Pero son “las mascaradas” las representaciones en las que el vestuario poseía mayor riqueza y fantasía. Como forma escénica de entretenimiento cortesano festivo, floreció en Europa entre el siglo XVI y principios del XVII, aunque con anterioridad se había desarrollado en Italia. Por el uso de réplicas de máscaras coloridas y adornadas con plumas y otros elementos decorativos. Y el responsable de la mayoría de los diseños para estas representaciones fue Íñigo Jones, a quien también se le deben los aportes realizados para la perfección del escenario y el desarrollo de los principios de la arquitectura teatral de los teatros que se comenzaron a construir en Inglaterra. Genial arquitecto, discípulo de Palladio, logró asimilar todas las aportaciones del teatro italiano a la arquitectura teatral y escénica.

Diseño de Iñigo Jones. 1589

Diseño de Iñigo Jones. 1589

Iñigo Jones. 1589

Iñigo Jones. 1589

Con Ben Johnson y los sucesores de Shakespeare el teatro inglés gozó del último período de gran favor del rey y de la corte, durante el reinado de Jaime I. Después, las vicisitudes de las luchas religiosas y políticas afectaron el posterior desarrollo del arte teatral en Inglaterra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s