Las reformas en el vestuario escénico realizadas por los actores Garrick y Talma

En la publicación anterior disfrutamos de los excesos de decorados y vestuario en las representaciones escénicas del teatro representado en las cortes del siglo XVII. Fuera de los palacios también los actores recargaban su imagen sin ninguna referencia a la época en que se desarrollaba la acción: los personajes antiguos hacían su papel con enormes pelucas, jubones de terciopelo y aparecían cubiertos de cintas de vivos colores.

El siglo XVIII fue testigo de muchos cambios en el orden de las sociedades occidentales. La ideología burguesa preparó el camino para las revoluciones…Quedaban pocos años para que se establecieran las sociedades burguesas del ochocientos…El teatro, lógicamente, se sentirá influenciado por ello…

INGLATERRA y DAVID GARRICK:

1780. Zoffany. David Garrick

1780. Zoffany. David Garrick

Durante el siglo XVIII el arte escénico en Inglaterra se siente fuertemente influenciado por el teatro francés, especialmente en cuanto al arte de la representación clasicista. Es entonces cuando aparece la figura de David Garrick, actor que se destacó por las reformas realizadas tanto en la interpretación como en el vestuario escénico, como rechazo a los excesos de retórica y ampulosidad de las representaciones de estilo clásico francés. Su primer aporte fue representar a Ricardo III de manera sencilla, casi natural, sin declamar los parlamentos de forma ampulosa y ceremonial y sin moverse en poses rebuscadas y amaneradas más cercanas a un bailarín que a un personaje dramático.
Garrick no era solamente actor, sino también director de escena. Dedicaba gran parte de su tiempo a la instrucción de jóvenes actores y a efectuar cambios en la representación escénica, introduciendo la naturalidad en la interpretación escénica. En el campo del vestuario, su principal aporte fue organizar un ropero teatral que acumulara trajes realizados para diferentes obras hasta lograr un verdadero almacén de vestuario escénico.

David Garrick interpretando a Ricardo III

David Garrick interpretando a Ricardo III

FRANCIA y JOSEPH TALMA

En el siglo XVIII en Francia, la Comedia Francesa entra en una profunda crisis luego de la muerte de Moliére. Sin embargo, durante esta etapa figuras como Lekain y Preville, actores de nuevo tipo que introducen nuevos conceptos sobre la interpretación extrayendo las sugerencias realizadas anteriormente por Moliére, imponiéndose, poco a poco, un estilo más natural y menos retórico en la interpretación del actor. Todos estos cambios afectaron, lógicamente, a la indumentaria escénica. Otras actrices como Adrianne Lecouvreur y la Clairon también realizaron intentos por reformar la vestimenta escénica acercándola más a la realidad y expresividad requerida por el drama.

François Joseph Talma

François Joseph Talma

Pero, sin duda, quien llegó a reformar a fondo el vestuario en la escena a finales del siglo XVII fue Joseph Talma. François-Joseph Talma (1763 – 1826), siguiendo los preceptos de Lekain, se ocupó desde los mismos inicios de su actividad profesional, en profundizar en los estudios históricos del vestuario escénico. Cuando representó el papel de Próculo en la tragedia ‘Bruto’, de Voltaire, apareció sin la peluca empolvada y sólo con una toga romana que dejaba al descubierto brazos, piernas y parte del pecho. Esta audacia le valió el repudio del resto de los actores quienes no entendían en un inicio la audacia de Talma al aparecer en escena mostrando la “desnudez de su cuerpo”.

El éxito le vino a Talma tras la representación de Carlos IX de Chenier, al no sólo reconstruir el vestuario de época, sino al reproducir con maquillaje al máximo el rostro del personaje histórico, experiencia que se realizaba por vez primera en el escenario francés. Su interés por revolucionar la escena del teatro francés, unido a su ideal republicano lo llevó a crear una compañía, que la nombró ‘Théâtre de la République’.

Joseph Talma en 'Titus'

Joseph Talma en ‘Titus’

 

Delacroix. Talma como Nerón en "Britannicus" de Racine

Delacroix. Talma como Nerón en “Britannicus” de Racine

En 1799 se une su teatro a la Comedia Francesa, y Talma se convierte en el actor favorito de Napoleón. A partir de aquel momento, la popularidad de Talma creció rápidamente, sus opiniones se tomaban en consideración. Su amistad con el pintor jacobino Louis David, posibilitaba que éste le dibujara los trajes, señalando así la aparición del primer diseñador de vestuario escénico.

Talma realiza su última interpretación en 1826 en el papel de Delaville de ‘Carlos VI’, muriendo cuatro meses después. Se dice que sus últimas palabras fueron: “Voltaire!…comme Voltaire…toujours comme Voltaire…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s