Traje sastre. La mujer se viste de hombre

Aún dentro de la unidad existente en las formas del traje de ambos sexos durante las civilizaciones de la antigüedad, siempre existió una norma inalterable: mientras que el hombre podía mostrar sus piernas, bajo túnicas, pampanillas o mantos, la mujer debía mantener ocultas sus extremidades inferiores…Esta diferencia se mantuvo hasta que en 1920 la mujer por primera vez muestra las piernas….y en menos de tres décadas, se generaliza el uso del pantalón, prenda esencialmente masculina.

No obstante, la mujer, mucho antes, había logrado integrar elementos del traje masculino en su atuendo: tejidos utilizados para la confección de prendas de hombre, chaquetas, corbatas…entre otros elementos caracterizadores de la imagen del “sexo fuerte”. Es en el lejano siglo XVIII, en los años previos, durante y después de la Revolución Francesa, cuando podemos encontrar el antecedente de lo que posteriormente se conocería como “traje sastre” o “vestido sastre”. Se trata del “vestido redingote” (del inglés ‘riding-coat’) y de su versión en chaqueta, denominada como ‘caraco’. De clara influencia masculina –ya vislumbrada en la ropa de la amazona o para montar a caballo o cazar- se distinguía tanto por el material, la ausencia de decoración y la presencia de solapas, cuello y, en ocasiones, hasta chalecos y corbatas.

1792. Journal des Luxus. Vestido redingote

1792. Journal des Luxus. Vestido redingote

Después del período de la “moda a la antigüedad clásica” del Directorio francés y el posterior período del Imperio y la moda del Romanticismo reaparece, a finales del siglo XIX, con una nueva denominación: vestido ‘trotteur’ (del francés, andar, caminar).

https://vestuarioescenico.files.wordpress.com/2013/03/1887-la-moda-elegante-ilustrada-1887.jpg

1887. La Moda Elegante Ilustrada

1895. El Salon de la Moda

1895. El Salón de la Moda

1908. Grosse Modenwelt

1908. Grosse Modenwelt

1910. Antique Fashion Magazine

1910. Antique Fashion Magazine

Figurín de 1925

Figurín de 1925

A partir de entonces, y hasta nuestros días, el uso de la chaqueta de corte masculino (relacionada con la sastrería para su elaboración) es algo habitual como parte del conjunto vestimentario informal para la mujer…botones, hombreras, solapas…, ya no indican el género de su portador…la mujer comenzó la carrera imparable de entrar en el armario del hombre…la culminación: el muy conocido ‘smoking’ femenino lanzado por Saint Laurent en los años 1970’s.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s