La cintura de avispa

"The Old Coquette,"  caricatua de 1775

“The Old Coquette,” caricatua de 1775

El cuerpo humano, además de ser el conjunto de las partes materiales que componen el organismo del hombre, es también una entidad de gran significación simbólica. Desde el momento en que el hombre comienza a modificar su propia imagen en función de sus creencias, estatus social y conceptos de belleza, el cuerpo adquiere un amplio campo de significantes.

La tendencia a sublimizar, ocultar, decorar, prolongar caderas, nalgas, cuello o cabeza, mediante variados y numerosos recursos -estructuras interiores, enguatados, alambres, etc.- es una constante a lo largo de la evolución de la imagen del hombre. La “fabricación” de un cuerpo que se adapte a las normas impuestas en cada época ocupa un importante espacio dentro del mundo de la apariencia y los códigos pautados han sido creados y difundidos por los grupos con mayor poder dentro de cada etapa histórica.

Una vez definido -en el siglo XIV- el patrón vestimentario entre el hombre y la mujer, se abandona el traje holgado de la etapa precedente y se generaliza el uso de prendas ajustadas. El hombre independiza las extremidades inferiores posibilitando su movilidad y la mujer las mantiene ocultas, asumiendo su papel de sexo pasivo socialmente y cada vez más decorativo, estéticamente. Una de las pautas de la silueta ideal femenina fue, desde el inicio exaltar sus atributos físicos, potenciando las formas llamadas ‘erógenas’ de su cuerpo: pechos, caderas, vientre, trasero…con la constante de la cintura estrecha.

1777. Tight Lacing. Published by William Holland

1777. Tight Lacing. Published by William Holland

Caricatura de 1893

Caricatura de 1893

Desde la moda del Renacimiento hasta 1920 (con el paréntesis que supuso la ‘moda a la antigüedad clásica’ del Directorio Francés y posterior estilo Imperio), la cintura femenina debía ser estrecha y para ello, no pocas estructuras interiores cumplieron la función de afinarla: cartones de pecho, cuerpos, justillos, hasta el conocido corset del siglo XIX sin olvidarnos de la fajas de la mujer del XX y del actual siglo XXI.

1905 korset_03En el siglo XIX el corsé será la prenda indispensable para lograr el deseado objetivo de afinar la cintura. Dicha prenda se convierte casi en fetiche, su elaboración adquiere tal nivel de lujo y preciosismo en materias y adornos como si fuera para uso exterior. Una vez más, moralistas, higienistas y médicos unen sus voces para criticarlo, los unos señalando que como invento diabólico, no sólo alteraba las formas naturales de la mujer, deformando la obra de Dios, sino que exaltaba otras poniendo en relieve curvas provocativas que propiciaban tentaciones; los otros, aclamando cordura ante el peligro de que con tal estrechez se limitara las dotes de la maternidad a las mujeres… Lo que si era cierto es que, además de deformar la figura, el uso del corsé excesivamente ajustado causaba dificultades en la respiración, desórdenes digestivos y alteraciones circulatorias y del ritmo cardíaco.

Los caricaturistas, con su ojo crítico y hábil pluma nos han dejado no pocas referencias críticas a tal obsesión. Con alguna de ellas los dejamos…¡que las disfruten!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s