DE LA SENSIBILIDAD GRIEGA AL PRAGMATISMO CIVIL ROMANO

atenea hacia 450 acdEl arqueólogo francés León Heuzey -iniciador de los estudios sobre la indumentaria en la antigüedad- apuntó con acierto que la principal característica de la indumentaria en Grecia es la ausencia de forma por sí misma, ya que se basaba en una pieza tejida en dimensiones variables según su uso, creando el efecto de paños de tela colgantes, sin coser ni ajustarse al cuerpo. Este predominio de formas resultantes del tejido suelto, sin ajustes y pocos puntos de sujeción dio como resultado el efecto de drapeado, paradigma de la vestimenta clásica.Para todos es conocida la absorción por Roma de muchos elementos de la cultura griega, entre ellos, su vestimenta…pero… ¿fue realmente el traje en la Roma antigua una copia del traje griego?; ¿cómo se efectuó esa influencia?; ¿cuáles son los principales aspectos diferenciadores entre la indumentaria de una y otra civilización?Solamente unos apuntes, brevísimo resumen de mi trabajo publicado en Revista de Arqueología del siglo XXI, Año nº 28, Nº 320, págs. 36- 45Los orígenes del traje clásico griego están relacionados con la propia historia de la conformación de esta civilización tras sucesivas migraciones producidas entre los siglos XVII y VII a. de C. en toda la región de la Hélade. El traje clásico griego -y más tarde romano- es el resultado del encuentro del traje rústico de los aqueos y de los dorios, con el colorido y sentido profano del estilo vestimentario más refinado cretense, y el importante aporte del gusto traído por los jonios del Asia Menor.

El traje en Grecia tenía como punto de partida un principio común para todas sus prendas: un rectángulo de tejido con el que rodeaban el cuerpo, sujetándolo en su parte superior por una, dos o más fíbulas (especie de alfileres decorados o broches) y era ajustado al pecho, cintura y/o cadera con una banda o cinturón. De este principio se derivarían todas las variantes de formas del traje griego, confirmando la afirmación de Heuzey, sobre la carencia de forma del taje clásico griego pero -y aunque parezca contradictorio- evidenciando la variedad de formas del mismo, derivada de las innumerables maneras de colocar y ajustar el paño al cuerpo.
21703872_012mode_umzeichnungen

La Paz (la madre) y la Riqueza (el hijo). Obra de Cefisodoto, padre de Praxíteles, año 374 ane

La Paz (la madre) y la Riqueza (el hijo). Obra de Cefisodoto, padre de Praxíteles, año 374 ane

Más allá de la descripción de cada una de las prendas que conformaban las posibilidades de ataviarse los hombres y mujeres griegos, nos detendremos en la relación del traje con las características generales de esta civilización y, sobre todo, de su concepto estético, fundamentado en el principio de la consideración racional de la naturaleza y del hombre, en la exaltación de éste como “medida de todas las cosas” y, sobre todo, del canon de belleza definido intelectualmente como la armonía de las partes con el todo. La indumentaria, por tanto, debía de apoyar esa idea de la búsqueda de la belleza ideal, como parte de ese “sello” estético que dominará toda la producción artística griega.

470 ane. El Auriga de Delfos.

470 ane. El Auriga de Delfos.

¿Y cómo vistieron los romanos?

Desde la época de los reyes etruscos (siglos VII-VI a. de C.) la sociedad romana se sintió influenciada por la cultura griega; este influjo estaba más enraizado en las capas pobres, quienes -a través de los esclavos helenizados- sintieron la cercanía tanto en el lenguaje, las costumbres como de la religión de los griegos. Cuando la aristocracia local romana se fortalece, una vez desintegrado el imperio griego en reinos y creada una república independiente a la dinastía etrusca, se inicia el gusto por lo griego en las altas capas de la sociedad romana. De manera artificial, durante los siglos III y II a. de C. comienza a influenciar el helenismo como búsqueda de un refinamiento que acompañó los despojos de guerra de las ciudades griegas de Italia y de las potencias helenísticas orientales.

"Camillus," 41-54 ane

“Camillus,” 41-54 ane

Los romanos comenzaron desde el principio a manifestar su sentido práctico al coser la mayoría de las prendas y no dejarlas abiertas en uno de sus lados, tal como lo hacían los griegos. De tal forma, el chitón griego se convertiría en una túnica que, aunque profusamente drapeada, ya no posee la ligereza y movilidad propias de una prenda colocada sin sujeción fija al cuerpo.

El sentido civil y urbano de los romanos se manifiesta también en el deseo de que la indumentaria se convierta en signo para diferenciar el lugar que ocupaba cada hombre en esa sociedad conquistadora y urbanista. De la libertad, sencillez y transparencia del traje griego se pasa a un traje codificado socialmente, permitiéndose diferenciar y significar no solamente al ciudadanos romano del no romano sino también a los ciudadanos entre sí… es, precisamente esta, una de las adaptaciones que hicieron del traje griego: para convertirlo en símbolo de status y poderío personal.

Esquema de la construcción de las túnicas romanas, con los 'clavus' como codificación social.

Esquema de la construcción de las túnicas romanas, con los ‘clavus’ como codificación social.

Antinous Dionysos.Relieve

Antinous Dionysos.Relieve

El lujo y alto grado de sofisticación en las joyas y adornos caracterizó la imagen de las altas clases en Roma a partir del siglo II a. de C. y hasta la caída del Imperio. Con las conquistas y la expansión imperial, se introducen los temas de gusto oriental y la carga excesiva de piedras preciosas, llegando a sus extremos en los últimos siglos del Imperio -del II al IV- en los que se introduce el gusto sirio de las joyas grandes y de mucho peso.Colorful stola with a palla

Disponemos de imágenes y evidencias arqueológicas que nos conducen a pensar que el traje romano, como todo su arte, es copia del griego, pero es indiscutible que el espíritu que animó a los romanos es totalmente diferente al de los helénicos. La Roma urbana, conquistadora e imperial trató de unir al sentido estético griego, al carácter utilitario, funcional y social que sus habitantes requerían. El sentido cívico y urbano se tradujo en un traje diseñado para el conjunto de ciudadanos como parte de una urbe perfectamente estructurada en castas, en la cual la vida pública demandaba una forma de conocer el papel que cada uno ocupaba.

Fresco de los amores de Venus y Marte

Fresco de los amores de Venus y Marte

Busto de dama con peinado al estilo Flavia. 96 ane

Busto de dama con peinado al estilo Flavia. 96 ane

A pesar de la desintegración de dicho orden y la entrada de las tribus bárbaras en los vastos territorios conquistados, el traje, una vez estabilizada Europa Occidental, heredará esa esencial función: ser una identificación del lugar que ocupa cada individuo en la sociedad.

Lamentablemente, el sentido estético que los griegos otorgaron a su vestimenta estará -hasta nuestros días- acompañado por esa necesidad que posee el ser humano de distinguirse del resto…y utilizar esa “segunda piel” para ser clasificado dentro de una casta o grupo social.

Anuncios

2 Respuestas a “DE LA SENSIBILIDAD GRIEGA AL PRAGMATISMO CIVIL ROMANO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s