EL HOMBRE DEFINE SU SILUETA – Siglos XIV y XV

Siglo XV. Manuscrito. Renaud de Montauban.

Siglo XV. Manuscrito. Renaud de Montauban.

Pasando por alto la era de las grandes invasiones y la Edad Media hasta el siglo XIV, entramos en la denominada etapa aristocrática del traje, en la cual el hombre rivalizó, y en ocasiones superó, en fantasía, lujo y ostentación de su imagen con la mujer. Nos referimos, por supuesto, a los miembros de las clases en el poder: nobles, aristócratas y la cada vez más poderosa clase burguesa.

Europa ve nacer un nuevo tipo de vida, cuyos inicios se encuentran a finales del siglo XII con las grandes transformaciones en el ámbito económico, que derivan en lo social y en lo espiritual. A través de las Cruzadas, en Occidente se conoce el lujo de los tejidos y el gusto por el esplendor y el colorido en la vestimenta. Ya a finales del siglo XIII y principios del XIV se produce el cambio en la indumentaria que evidenciará los primeros síntomas de la moda en el vestir. A partir de ese momento, el hombre -hasta producirse los que se conoce como “la gran renuncia” a mediados del siglo XIX- competirá en el ámbito de la apariencia con mayor fuerza que la mujer.

Con la aparición del traje corto y ajustado para los hombres -generalizado a finales del siglo XIV- se produce el primer claro ejemplo de sometimiento del género masculino a los patrones o ideales de belleza. En las crónicas de Maguncia del año 1367 ha quedado esta observación: “Por aquellos días (…) la locura de los jóvenes llegó hasta el punto de exhibirse con trajes tan cortos que ni siquiera tapaban lo que era mejor llevar oculto” (VON BOEHN 1929: 236).

1450's. Histoire de Charles Martel (Brussels, Bibliothèque royale)

1450’s. Histoire de Charles Martel (Brussels, Bibliothèque royale)

El torso y extremidades superiores eran cubiertos por un justillo que marcaba la estrechez de cintura y las caderas; los muslos y piernas se exponían cubiertos solamente por las ajustadas calzas.

cotardie6La esbeltez de la silueta se enfatizaba con el método de rellenar con guata las prendas superiores, agrandando los hombros y abultando el pecho para crear el efecto de mayor verticalidad en el conjunto. El estilo de la moda del Gótico tardío, cuyo núcleo giraba en torno al ducado de Borgoña, llevó a sus extremos este afán del alargamiento de la silueta del hombre.

La fantasía en las mangas acompañaban las prendas de torso.

La fantasía en las mangas acompañaban las prendas de torso.

Mangas con múltiples estilos: perdidas, con codera, de ángel…cuyas extremidades llegaban al suelo, tocados con sombreros excesivamente largos que colgaban al frente o por la espalda…y para calzarse los pies, las ‘paulaines’, o zapatos con puntas alargadas, coronadas, en ocasiones, por cascabeles…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s