El TRAJE BURGUÉS MASCULINO. LA ERA VICTORIANA. PARTE I (1840-1860). CONJUNTO DE ETIQUETA (final)

1851. French evening dress

1851. French evening dress

Para completar el traje de etiqueta durante la primera etapa de la llamada ‘era victoriana’ trataremos en esta publicación sobre la camisa, corbata, sombrero y accesorios de ese conjunto cada vez más sobrio y uniforme.

CAMISA

Algunos autores afirman que el romanticismo como estilo literario y artístico dejó su ‘huella’ en el traje masculino con la incorporación de volantes en la pechera de la camisa. No obstante, esta costumbre se observó antes de que el estilo mencionado inundara la espiritualidad de la época victoriana inicial. En los años 1840’s el uso de volantes en la camisa era poco común y las normas exigían que la pechera fuera lisa, adornada solamente por finos pliegues planchados y perfectamente estirados. Para lograr la máxima rigidez del pecho de la camisa, algunos utilizaron un sistema que permitía a la prenda ser ajustada por medio de un botón, a la cintura del pantalón.

Ilustración de camisa de 1869 en la cual se observa el frente el ojal para su sujeción

Ilustración de camisa de 1869 en la cual se observa el frente el ojal para su sujeción

En estos años aparecen también los puños ‘a la vista’ por las mangas del frac, algo que deriva que éstos estén perfectamente limpios y planchados. Como también debían estar los cuellos, altos, pero ya sin la longitud que tenían en los años precedentes.

CORBATAS

Para los conjunto de noche, la corbata (chalina) obligada era blanca, la cual se hace cada vez menos ancha. En EEUU se admitió durante algunos años, la corbata negra, algo inaceptable para las ocasiones de gala en Gran Bretaña. Al bajar el alto de los cuellos, la corbata –a la manera heredada de ‘los increíbles’, ancha y con varias vueltas alrededor del cuello-, pierde protagonismo. A partir de 1840, en busca de una solución más práctica para su colocación, comienzan a ser formadas por una tira ancha que se anuda atrás a la cual se le agrega el lazo ya hecho al frente con una tira más fina, algo que dará paso, años después, a las corbatas ‘hechas’.

1843

1843

CALZADO

Como continuidad de la etapa anterior, en los primeros años de la era victoriana, el calzado adecuado para la noche debían ser los escarpines. Posteriormente se aceptó el uso de botines negros, siempre especificando que debían ser de charol y, lógicamente, cubiertos por el largo pantalón.

Para aquellos que prefirieran los zapatos de corte bajo o escarpines, debían ser acompañados por medias negras de seda, aunque algunas ilustraciones de la época mantienen las blancas.

victoriaanse_hogehoedSOMBRERO

De acuerdo con el Manual de la Moda Masculina de 1839, “En un baile o una fiesta la noche, el sombrero de copa plegado es lo apropiado y elegante, llevar un sombrero común en tales ocasiones, como lo hacen algunos falsos seguidores de la moda, es torpe y absurdo”. El sombrero común a que se refiere el manual, es la chistera con copa alta, convertida desde 1940’s en casi un símbolo de estatus para el hombre burgués. La chistera expresaba respetabilidad, opulencia, dignidad y posición social. Se pensaba que, con su alta copa brindaba al hombre más estatura social y económica.

Por ello, cuando en 1840 Antoine Gibus perfeccionó la versión plegable de la alta chistera, esta se convierte en el tocado preferido para acompañar el conjunto masculino utilizado después de las 6 de la tarde. Denominado como “chapeau claque” o “gibus hat” resultaba muy cómodo para las veladas en las que el sombrero debía desaparecer de las cabezas, una vez bajo techo. Ya podría llevarse bajo el brazo, estando de pié o colocado al lado de las butacas de la ópera o el teatro.

GUANTES

El uso de guantes en las actividades nocturnas pasó de ser algo obligatorio, a ‘recomendable’. Se insistía que un hombre elegante y ‘decente’ no podía prescindir de los guantes para acudir a un baile, pues era impensable “tocar el guante puro de una mujer con los dedos descubiertos”. Pero entre la realeza inglesa primero y luego en Norteamérica, se comenzó, poco a poco a dejar de usarlos como obligación a partir de los años 1860’s.

Los colores de los guantes debían ser oscuros o pálidos, pero para ocasiones muy formales, debían ser de color blanco o amarillo pálido, generalmente en piel de ante.

ACCESORIOS

Con la aparición de los bolsillos en los chalecos, se aceptaba que los relojes fueran colocados en ellos. El dije se convierte en cadena más larga que permita prenderla a uno de los botones del chaleco, con el fin de que lo se cayera el reloj al ser manipulado. Esta cadena, como los anteriores dijes, eran elaboradas de oro o plata y decorada con joyas, aunque la recomendación recordaba que “el control de la decoración y el adorno es mucho más varonil y elegante”.

Con la aparición de los puños a vista y la necesidad de mantenerlos planchados, surge el uso de los gemelos. Se recomienda que estos sean pequeños y sencillos, generalmente elaborados en oro y adornados con diamantes, perlas negras u otras piedra preciosas.

Anuncios

Una respuesta a “El TRAJE BURGUÉS MASCULINO. LA ERA VICTORIANA. PARTE I (1840-1860). CONJUNTO DE ETIQUETA (final)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s