SOBRE LOS OFICIOS DE LA COSTURA –Ir de compras…

Para dar variedad a la ‘serie’ sobre los oficios de la costura, publicamos estos apuntes, dedicados a recordar que en épocas pasadas también la mujer disfrutaba con ese acto ‘de consumo y satisfacción de autoestimas’ que es ir de compras. Ese hecho trivial y aparentemente superficial ha sido recogido por pintores e ilustradores a quienes llamó la atención esa actitud inigualable de la mujer cuando sale de una tienda…

1892. Jean-Georges Beraud  «Woman Eating Roasted Nuts Walking Down a City Street, France»

1892. Jean-Georges Beraud «Woman Eating Roasted Nuts Walking Down a City Street, France»

Uno de ellos es Jean-Georges Beraud, pintor francés cuyas escenas de la vida cotidiana de París inundan su pintura y, entre ellas las actividades realizadas por la burguesía. La opera, las calles de París, los locales de ocio… son retratados por este artista quien fue nombrado Caballero de la Legión de Honor y cuya actividad creadora a finales del siglo XIX fue extensa.

Precisamente es a partir de finales del ochocientos cuando ya París comienza a perfilarse como ‘capital de la Moda’. Con la llamada “primera revolución democrática de la indumentaria”, producida una vez instaurado el poder burgués en las sociedades occidentales, se transforma el consumo de moda: de la ostentación centrada en la aristocracia cortesana a la creciente necesidad diferenciadora de la sociedad burguesa.

Con ello se inaugura una nueva etapa en el ‘sistema-moda’, tanto de regulación de la moda como de significado del creador de la misma: de artesano anónimo a modisto como artista sublime que goza de notoriedad y renombre. El universo del lujo será asociado a un nombre, a una individualidad excepcional, a una casa comercial de notable prestigio. La riqueza del producto en sí misma. Es la inauguración de la era de la magia de la marca.

Jean-Georges Beraud. «La Devanture du Couturier Doucet»

Jean-Georges Beraud. «La Devanture du Couturier Doucet»

En esta etapa inaugural del diseñador de moda, la mayoría de estos creadores provienen del oficio de la costura, es decir, eran sastres, costureras o sombrereras lo cual hace que la primera denominación atribuida a este nuevo profesional sea la de modisto o costurero (“couturier”). El impulso del Estado Francés al diseño de textiles y de moda hace que la Alta Costura y sus creadores se concentren en París como centro de la moda mundial.

1880's. Jean-Georges Beraud. «Jeune Femme Traversant le Boulevard»

1880’s. Jean-Georges Beraud. «Jeune Femme Traversant le Boulevard»

1890. Jean-Georges Beraud. «Parisienne, Place de la Concorde»

1890. Jean-Georges Beraud. «Parisienne, Place de la Concorde»

Este es el contexto que propicia que, a partir de entonces, ‘ir de compras’ se convierte en una actividad visible, pública…las casas de modas aparecen en casi todas las capitales de Europa y América…el sastre ya no va a la casa de la clienta…ésta sale a la calle, ya sea a la “maison de haute couture” del creador célebre del momento, como acercarse a los grandes almacenes que ya se comenzaban a instalar en las ciudades. Ver y dejarse ver con bolsas en los brazos constituía un privilegio…no todas las mujeres podían hacerlo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s