LA CONTRACULTURA JUVENIL. Los HIPSTER ¿subcultura real o estética ‘diseñada’?

hipster2Comenzamos la anunciada ‘serie’ con una de las últimas corrientes de subcultura moderna de tendencia ‘alternativa’ manifestada en una moda urbana en los últimos años. Nos referimos a los HIPSTERS, grupo juvenil asociado a un estilo de vida y manera de vestir diferentes de las corrientes predominantes (“mainstream”). 

La versión actual del ‘hipsterismo’ (manifestada desde 1990) ha sido venerada por algunos (quienes afirman que resume con autenticidad todos los movimientos alternativos de la posguerra) y duramente criticada por otros, que señalan que se trata de una apropiación estética vacía que ha despojado a las contraculturas anteriores de toda originalidad y subversión (ver: Douglas Haddow “Hipster: The Dead End of Western Civilization”; Lorentzen, Christian. «Kill the hipster: Why the hipster must die: A modest proposal to save New York cool»).

El término es retomado de los “hipster” de los años 40 del siglo XX cuando identificaba a los aficionados al jazz moderno, género musical muy popular a principios de esa década. El “hipster”, por aquellos años, adoptó la manera de vestir, la jerga, la actitud relajada, el humor sarcástico, la pobreza auto-impuesta, y los relajados códigos sexuales, en un intento de copiar el estilo de vida y aspecto del músico de jazz.

Los primeros “hipsters” de 1940’s eran generalmente jóvenes blancos adoptando muchas de las formas de los negros urbanos de su tiempo, pero los posteriores emulaban a los anteriores sin conocer, a menudo, los orígenes de esta cultura. La vinculación de los ‘hipster originales’ a gustos musicales y actitudes bohemias propició que, a partir de entonces, el término sirviera para denominar de forma generalizada a cualquier movimiento social de oposición a lo establecido y de carácter intelectual-contracultural.

Y llegó la era global y el mundo se sumerge en la posmodernidad. La actitud crítica y de revalorizar la modernidad constituye, consciente o inconscientemente, un ‘caldo de cultivo’ para que emerjan nuevos movimientos juveniles contraculturales. Y de todos ellos, el que mayor difusión ha tenido en los últimos años ha sido el de los ‘hipsters’.

Nuevo… ¿movimiento?…de jóvenes urbanitas que –sin una postura definida de inconformidad ideológica- se pasean (muchas veces en bicicleta) por las calles de las ciudades del mundo con una imagen similar: estrechos pantalones vaqueros o de algodón elastizado, camisas de franela vintage, generalmente de cuadros) o T-shirt y grandes gafas artificiales. Singular es unos de los complementos utilizados: el keffiyeh – ¿solidaridad con los palestinos?- así como su estética facial: largas barbas y bigotes ¿identificación ortodoxa-israelita?…
homens-e1347382625816about3
CR_798445_filtro_hipsterLos “hipsters” están constantemente conectados a la red global por medio de sus dispositivos electrónicos de nueva generación, que les posibilita expandir e informarse de su estética tribal así como publicar sus hazañas diarias. Generalmente estudian o son profesionales de alguna variante creativa, humanista o tecnológica, con un gusto general por la búsqueda intelectual, con un aprecio irónico de las clases inferiores y las subculturas.

A diferencia de otros grupos urbanos, por lo general, a los “hipsters” no les interesa –y en muchas ocasiones hasta lo rechazan- que se les llame como tal. Esto manifiesta la propia contradicción en los valores de un grupo que, bien definidos sus símbolos, sin embargo niegan su existencia.

Perseguidos por los ‘cool hunters’ para convertir las novedades de sus atuendos en tendencia, los “hipsters” siguen su vida: consumiendo comida orgánica, cerveza local, frecuentando cafés culturales, bares pequeños o restaurantes acogedores, fiestas de arte, tomando fotos con cámaras analógicas y consumiendo artículos de marca. …un patrón de vida muy ‘de estilo’ que ha provocado no pocos rechazos en el resto de los mortales.
image-05
Nos preguntamos si tal ‘mestizaje’ en su imagen y la supuesta ausencia de contenido de su agrupación no responde, precisamente, a la des-ideología general del actual mundo o del reconocimiento que la contracultura en la actualidad no tendrá otro final que ser absorbida por el estatus oficial. Rob Horning en su artículo «La muerte del hispter» reflexionó que el “hipster” quizás sea la «personificación del posmodernismo como una fuerza gastada, revelando lo que pasó cuando la mezcla y la ironía los cansa como estética.
Image-04hipster (1)
La capacidad de la sociedad mediática y de consumo de integrar los brotes de estallidos de contracultura juvenil, después de la crisis de la ‘anti-moda’ de los años 60’s, ha demostrado su poder de anulación del contenido ‘protesta’ de los movimientos de la segunda mitad del siglo XX. Punk, grunge, hip-hop… fueron fusionadas e incorporadas en líneas, tendencias o estilos de vestir perfectamente comercializados y vaciados de contenido. Esto, de sobra, lo saben los ‘hipsters’.hipster (2)

 Mujer Hipster. fondosmil.

Mujer Hipster. fondosmil.

Douglas Haddow señala: “Como apropiación artificial de diferentes estilos de diferentes épocas, el ‘hipster’ representa el fin de la civilización occidental – una cultura perdida en la superficialidad de su pasado sin capacidad para crear ningún nuevo significado. No sólo es insostenible, es suicida. Mientras que los movimientos anteriores de jóvenes han desafiado la disfunción y la decadencia de sus mayores, hoy tenemos en el ” inconformista ” a una subcultura juvenil que refleja la superficialidad condenada de la sociedad en general”.

Según Zeynep Arsel y Craig Thompson en “Demythologizing Consumption Practices: How Consumers Protect their Field-Dependent Identity Investments From Devaluing Marketplace Myths” la representación contemporánea del “hipster” es generada a través de las narrativas de los medios de comunicación con diferentes intereses comerciales e ideológicos. En otras palabras, el “hipster” es menos una categoría objetiva, y más una mitología moderna de influencia mediática, formada ideológicamente y culturalmente que se apropia del campo de consumo indie y finalmente se transforma en una forma de estigma.

Mihael Miklosic ha creado un kit de iniciación a los 'hipsters'

Mihael Miklosic ha creado un kit de iniciación a los ‘hipsters’

 
¿Existe o no existe el “hipster”? …Ya eso no importa, la moda se ha encargado de rentabilizarlo y convertirlo en el principal inspirador de muchas de sus propuestas actuales. Puro consumo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s