Un apellido, dos personalidades: BARÓN Y BARONESA MEYER

13UntitledEs algo habitual que en el mundo de la moda, como en el arte, la literatura y hasta en la ciencia, se reúnan dos talentos y formen una pareja. Frida Kahlo y Diego Rivera, Chopin y George Sand, Scott Fitzgerald y Zelda Seyre, Poiret y Denise Boulet, Leonard y Virginia Woolf, Marie y Pierre Curie…por sólo mencionar algunos que han quedado en la historia.

Aunque la pareja elegida para estos apuntes no poseen igualdad en cuanto al reconocimiento de su legado, sí llegaron a constituir un ‘dúo célebre’ por desarrollar su actividad en el complejo mundo de la apariencia. Nos referimos a los Barones Adolph y Olga Meyer. El primero, considerado uno de los precursores de la fotografía de moda, la segunda, su esposa, musa y modelo para algunas de sus creaciones.

Comencemos con Adolph de Meyer (1868-1949). Nacido en París de padre alemán (por quien posee el título) y madre escocesa, fue educado en Dresde. Vivió en la abundancia económica lo cual le permitió trasladarse a Londres en 1895, codearse con la alta clase y educar su gusto rodeado de el ambiente selecto de la sociedad británica con estrecha relación con la aristocracia. Desde muy joven sintió su vocación por la fotografía, uniéndose en 1893 a la Royal Photographic Society.

1922. Autorretrato

1922. Autorretrato


Su biografía ha quedado desdibujada por su fuerte personalidad como fabulador, excéntrico y con tendencia a recrear historias, no siempre basadas en hechos reales. Lo que es cierto es que en su estancia en Inglaterra conoce a Olga Caracciolo, de la cual se rumoreaba que era la hija natural del rey Eduardo VII del Reino Unido.

 

Retrato de Olga Caracciolo

Retrato de Olga Caracciolo

Donna Maria Olga Beatriz Alberta Caracciolo, nació en Londres, hija del noble napolitano Gennaro Caracciolo Pinelli , Duca di Caracciolo. Su familia era de ascendencia portuguesa, francesa y norteamericana, mestizaje que le proporcionó una belleza singular, nada corriente, destacada por la combinación entre inocencia infantil y sofisticado encanto. Su cabello ‘rojo veneciano’, su figura alta y delgada unido a su encanto personal, propiciaron que fuera muy solicitada como modelo y para pintores y musa para escritores. Olga trabajó durante un corto período en la década de 1890 como columnista de sociedad en el periódico parisino “La Galoise”. También destacó como deportista aficionada en esgrima, compitiendo en torneos en Europa y los Estados Unidos en el año 1900.

El matrimonio: El 25 de julio de 1899, en la Holy Trinity Church, de Londres, se celebró la boda entre Adolph de Meyer y Olga Caracciolo, cuyo padrino fue Edward VII (algo que, según algunos, desmiente el rumor de que fuera realmente el padre de la novia). Según la mayoría de las fuentes, se trató de un matrimonio de conveniencia, ya que Meyer era homosexual, y su esposa Olga era bisexual, cuya relación lésbica con la heredera de la fortuna de la familia Singer (creadores de la máquina de coser casera) era por todos conocida.

1900's. Fotografía de Adolph de Meyer. Mujeres en la playa (a la derecha Olga)

1900’s. Fotografía de Adolph de Meyer. Mujeres en la playa (a la derecha Olga)

1900's. Adolph de Meyer. Olga de Meyer en la playa

1900’s. Adolph de Meyer. Olga de Meyer en la playa


La profesión: En 1914 el matrimonio se traslada a New York, debido a los grandes problemas financieros derivados del estallido de la Primera Guerra Mundial. Una vez en la ciudad norteamericana, Meyer se convierte en el fotógrafo de las revistas “Vogue” y “Vanity Fair”. En 1922 acepta convertirse en el fotógrafo principal de “Harpers Bazaar” de París, por lo que se traslada a la capital francesa, donde el matrimonio pasa los siguientes 16 años. Durante su carrera, realizó elegantes retratos de las celebridades del cine y la sociedad de los primeros años del siglo XX: Mary Pickford, Rita Lydig, Luisa Casati, Billie Burke, Irene Castle, John Barrymore, Lillian Gish, Ruth St. Denis, el Rey George V de Inglaterra entre otros muchos.

1912. Adolph de Meyer."The cup".

1912. Adolph de Meyer.”The cup”.

Adolph de Meyer. Olga

Adolph de Meyer. Olga

 

1921. Adolph de Meyer. Gloria Swansom

1921. Adolph de Meyer. Gloria Swansom

 

1920's. Adolph de Meyer. Retrato de mujer

1920’s. Adolph de Meyer. Retrato de mujer

De Meyer se ha dicho que era un profesional meticulosos y detallista, pero también un excéntrico, un dandy, un árbitro del gusto y de las tendencias que inmortalizaron muchas de las mejores imágenes de las tres primeras décadas de la sociedad del siglo XX. Cuando comenzó realizando fotografías para Vogue, eran retratos, cuando terminó, ya hacía arte. Homosexual, guapo y encantador, desde que comenzó a fotografiar en los primeros años de 1900’s a aristócratas, actores, financieros e industriales, el resultado de ellas eran retratos de gran belleza.

Olga de Meyer: modelo, socialité, mecenas de las artes, escritora, e icono de moda.

Adolph: artista, bautizado por Cecil Beaton , como “el Debussy de la fotografía”.

Sin duda, personalidades de la Moda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s