El Ballet Cortesano. Henri de Gissey y el estilo visual de la corte de Luis XIV

Henri de Gissey- EL rey como Sol en el "Ballet de la Noche"

Henri de Gissey- EL rey como Sol en el “Ballet de la Noche”

En la publicación “Los Placeres de la Isla Encantada. El Teatro Francés en el Siglo XVII” (3 de junio, 2012) y, posteriormente en la dedicada a Louis -René Boquet (27 de octubre 2013) señalamos cómo en el siglo XVII, la corte francesa se convierte en uno de los lugares donde se producía más teatro de Europa.

Luis XIV, monarca absoluto, poseía una especial pasión por la danza siendo intérprete y montador de espectáculos danzarios. De ahí su empeño por organizar los diversos aspectos relacionados con este arte. Uno de ellos, fue el ballet cortesano.

El ballet cortesano era un baile organizado para divertir a la aristocracia con ocasión de bodas entre reyes, príncipes o nobles. Sus intérpretes eran los nobles y algunos bailarines aficionados. Su estructura se basaba en la representación de una acción dramática, basada en distintas temáticas, principalmente proveniente de las mitologías griega y romana, aunque existieron también frecuentes los ballets burlescos y la galantería pastoril.

La coreografía tenía como fuente de inspiración las danzas de corte ya existentes: la alemanda, la pavana… El espectáculo terminaba con un gran Ballet Final y en su organización y montaje, como era de suponer, se daba gran importancia al vestuario. La suntuosidad en todos los aspectos era primordial: tejidos labrados con oro y plata, la seda como material fundamental, las formas rebuscadas….todo ello para demostrar el poder de la monarquía. Con frecuencia eran utilizadas máscaras.

El decorado aún se encontraba en la fase ilusionista, a base de telones pintados o el propio entorno del salón palaciego. En las representaciones que se lo permitía comenzó tímidamente el uso de ciertas técnicas de la maquinaria escénica, como es el escenario movible o ‘carro’.

Salón de baile del Palacio de Versailles-salón de los espejos, construido a pedido del rey sol para los banquetes con danzas

Salón de baile del Palacio de Versailles-salón de los espejos, construido a pedido del rey sol para los banquetes con danzas

En la definición estética de estos espectáculos jugaron un papel fundamental los artistas que rodeaban al Rey Sol, quienes eran los ‘asesores’ del monarca en términos estéticos. Uno de ellos fue Henri de Gissey (1621-1673) ,dibujante, ingeniero y diseñador francés. Hijo de Germain Gissey, escultor y de Mary Smith, hija del escultor de la casa real francesa, Bartolomé Tremblay. Desde muy joven se introduce en la corte y pronto Luis XIV lo convierte en el diseñador de la “Chambre et du cabinet de Roi”. Fueron los primeros años del mandato del mandato del monarca y en los que desarrolló con pasión su afición por la danza y los espectáculos teatrales.

Con este nombramiento, se le asignaba Gissey la tarea de ser el creador de los decorados de todos los eventos organizados (bailes, mascaradas, cenas…) convirtiéndose en el experto en la ‘expresión de estilo’ de la corte, sobre todo en los ballets cortesanos que requerían de un detallado diseño y elaboración.

Henri de Gissey. Figurines para "Carruusel" 1662

Henri de Gissey. Figurines para “Carruusel” 1662

 

Henri De Gissey  d 1621-73
Uno de los espectáculos que contó con la creatividad de Gissey fue el ballet “Les Fêtes de Bacchus” presentada en 1651 en el Palacio Real. También fue el que diseñó el tan reproducido vestuario de Luis XIV en el papel de Apolo en el “Ballet de la Nuit” (1653), imagen que le dio al monarca el apodo de Rey Sol (“el gran Rey Sol de Francia”).

Henri De Gissey

Henri De Gissey

El estilo de los diseños de vestuario de Gissey está fuertemente marcado por la estética barroca de la moda de la época. En sus creaciones se adivinan las formas del Rhingrave y, en otras, las del conjunto a la francesa. Con el añadido de la fantasía en los penachos de plumas así como las adaptaciones en los largos de las prendas para facilitar el movimiento de las extremidades. Uno de los diseños que rompe más con lo anteriormente apuntado lo es, sin duda, el realizado para el monarca en el papel de Apolo…la brillantez del dios de la belleza, de la luz y el sol debía mostrarse con todo el esplendor posible….y el Rey sería su portador…

Tras la muerte de Gissey, le sucede Jean Bérain el Viejo, probablemente discípulo del maestro Gissey, quien ha legado una importante muestra de grabados, dibujos y apuntes que nos sirven para ilustrar, entre otros datos, la atmósfera reinante en esa ‘existencia teatral’ que era la corte del Rey Sol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s