TIM HATLEY. El diseño escénico integral y “Stage Beauty”

"Stage Beauty",Richard Eyre, 2004

“Stage Beauty”,Richard Eyre, 2004

Hay creadores de la imagen cuyo trabajo se desarrolla en varias disciplinas. Es común encontrar diseñadores de vestuario que no solamente incursionan a la par en cine y teatro, sino que también ejercen como directores de arte, diseñadores de producción o escenógrafos. Más allá del talento innato u habilidades desarrolladas, en muchas ocasiones, se debe también a una formación multidisciplinar.

Un ejemplo de este perfil de creador es Tim Hatley, diseñador escénico británico, ganador de varios premios por su labor en el teatro, como el Premio Tony a la Mejor Escenografía y Mejor Diseño de Vestuario, el “Drama Desk Award” a la Mejor Escenografía, al mejor diseño de vestuario y el Premio Laurence Olivier a la Mejor Escenografía…entre otros.

Hatley es un diseñador joven, cuya filmografía y trabajos en teatro no son aún abundantes. Graduado en 1989 de la prestigiosa Central Saint Martins College of Art and Design de Londres, en la especialidad de Diseño Teatral, pronto se inició profesionalmente diseñando para puestas en escena de la Royal Shakespeare Company, el Royal National Theatre, el West End y Broadway.

Ha creado el vestuario o la escenografía de varias producciones de Broadway, tanto musicales como obras dramáticas, obteniendo menciones por su trabajo. Se destaca su reciente trabajo para el exitoso musical, “El guardaespaldas” (2013), adaptación de la película del mismo nombre, puesta en escena en el ‘Adelphi Theatre’ de Londres, bajo la dirección de Thea Sharrock y cuyo ‘arte total’ realizó Hatley.

Teniendo en cuenta su edad y su trabajo para el medio teatral, la filmografía de Hatley no es abundante. Solamente 6 créditos, distribuidos como director de arte, en el largometraje de éxito animado “Shrek the Musical” (Michael John Warren, Jason Moore, 2013); como diseñador de producción “Closer” (Mike Nichols, 2004) y “Diario de un escándalo” (2006) de Richard Eyre, director con el que había trabajado creando el vestuario de “Belleza prohibida” en 2004. En 1999 diseñó el vestuario de una producción para video: “Dancing on Dangerous Ground” de Lindsay Dolan.

Nos detendremos en su trabajo para “Belleza Prohibida”, cuyo título original sería el más adecuado para definir esa historia de las tablas del teatro londinense: “Stage Beauty” (2004), coproducida entre EE.UU., Reino Unido y Alemania.

Basada en hechos históricos, la película recrea el ambiente del teatro de Londres del siglo XVII en el cual aún las mujeres tenían prohibido subir a un escenario para trabajar como actrices. Por tanto, los actores son los que interpretan todos los personajes femeninos destacándose, durante la época en que se desarrolla la acción, uno de ellos: Edward “Ned” Kynaston, quien ha hecho suyos los papeles femeninos más importantes del momento.

Por la película transitan personajes históricos del momento: el rey Carlos II, quien cansado de ver siempre a los mismos actores interpretando las mismas comedias, y bajo la presión de su amante, la actriz Nell Gwyn, decide permitir que las mujeres suban a los escenarios. Con ello, quedará en la historia Mrs. Margaret Hughes como la primera actriz inglesa que subirá a la escena en Inglaterra.

"Stage Beauty",Richard Eyre, 2004

“Stage Beauty”,Richard Eyre, 2004

El reto de Tim Hatley era trasladar al lenguaje de cine, lo teatral tanto del argumento como del enfoque brindado por el guión y la dirección (ambos proveniente de la escena). Y Hatley lo logra. La mirada –critica, satírica y hasta picaresca- de la película se adapta en lo visual al arte de imágenes en movimiento. Lo teatral lo mantiene para los personajes cuyo carácter así lo reclaman: desde el rey Carlos II como el entorno más cercano (su amante), los actores representando y, por supuesto, la imagen decadente, maquillada al extremo, del personaje Sir Charles Sedley.

"Stage Beauty",Richard Eyre, 2004

“Stage Beauty”,Richard Eyre, 2004

 

"Stage Beauty",Richard Eyre, 2004

“Stage Beauty”,Richard Eyre, 2004

Delicioso es el trabajo de peluquería, que en el caso de las mujeres se recrea el peinado de moda del siglo XVII, conocido como ‘hurluberlu’, previo al ‘fontagne’ de finales del siglo. Asimismo, la moda de los lunares, utilizados no solamente por los personajes cercanos a la corte, sino por las mujeres en general.

"Stage Beauty",Richard Eyre, 2004. Damas con el peinado 'hurluberlu', propio de la segunda mitad del siglo XVII

“Stage Beauty”,Richard Eyre, 2004. Damas con el peinado ‘hurluberlu’, propio de la segunda mitad del siglo XVII

 

"Stage Beauty",Richard Eyre, 2004

“Stage Beauty”,Richard Eyre, 2004

 

"Stage Beauty",Richard Eyre, 2004

“Stage Beauty”,Richard Eyre, 2004

Sin pretensiones historicistas, ni de excesiva espectacularidad, Hatley logra un vestuario contenido cuando debe serlo, con una acertada gama cromática recreando ese mundo fascinante que es la escena y la pasión con que, en cualquier época, le brindaban los teatristas.

"Stage Beauty",Richard Eyre, 2004

“Stage Beauty”,Richard Eyre, 2004

 

"Stage Beauty",Richard Eyre, 2004

“Stage Beauty”,Richard Eyre, 2004

 

"Stage Beauty",Richard Eyre, 2004

“Stage Beauty”,Richard Eyre, 2004

Para más información sobre la película: post del blog “Kaleena Smith’s Blog” donde hace un breve análisis de la relación entre lo histórico y la ficción en la película: Kaleena Smith’s Blog http://kaleenasmith.blogspot.com.es/2013/07/stage-beauty-2004.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s