Tendencias de la plática escénica. El FUTURISMO en la escena

Figurín de Giacomo Balla  para "Macchina tipografica"

Figurín de Giacomo Balla para “Macchina tipografica”

Corriente de la vanguardia literaria y plástica de Italia que utilizó el teatro (y la performance) como medio de expresar sus teorías. Aparece oficialmente en 1909 cuando el 20 de febrero de se publica en “Le Figaro”, en París, el primer manifiesto futurista, su autor: Filippo Tommaso Marinetti. En abril del mismo año se produce la primera puesta en escena futurista – “El Rey Jolgorio”-, una sátira de la revolución y la democracia, con un estilo de representación no tan novedoso.

Las verdaderas teorías futuristas no se plasman en la escena hasta que Marinetti encuentra en la performance la vía eficaz para romper con el arte convencional. A partir de 1911 realizan puestas en escena con música ruidosa, actores interpretando con movimientos mecánicos, a ritmo del “ruido de las máquinas“…, comienzan a aparecer con la participación colectiva de literatos, actores y pintores.

Caricatura de 'velada futurista', 1911

Caricatura de ‘velada futurista’, 1911

Artistas plásticos de vanguardia – que habían “pasado” por el cubismo- como: Umberto Boccioni, Fernando Léger, Carlo Carrá, Luigi Russolo, Gino Severini y Giacomo Balla se unen a la causa futurista y participan tanto como escenógrafos, directores o como intérpretes en los novedosos espectáculos futuristas. Estos espectáculos carecían generalmente de argumento, eran mezcla de teatro, danza y payasadas, donde el fin fundamental era inventar incesantemente nuevos elementos de asombro y lograr la participación del público. Para ello, la acción se desarrollaba simultáneamente en el escenario, los palcos y patio de butacas y el trabajo de los pintores-escenógrafos se limitaba a “componer” los fondos con telas sobre las que pintaban con motivos abstractos o descriptivos según las exigencias de la puesta en escena, también podían ser utilizados simplemente como pantalla sobre la cual proyectaban halos de luces o escribir un determinado texto.

Diseño de Giacomo Balla para un ballet con música de Stravinsky, 1915

Diseño de Giacomo Balla para un ballet con música de Stravinsky, 1915

En una representación privada de la “Macchina tipográfica” de Giacomo Balla, realizada para Diáguilev, las doce personas que actuaban debían representar cada una de ellas las partes de una máquina, actuando delante de un telón de fondo con la palabra “tipográfica” como única decoración. Incorporaban a menudo marionetas, de tamaño natural, cuyos movimientos imitaban los actores, convirtiéndose así en “marionetas vivientes”. Esta mecanización del intérprete se relacionaba directamente con las ideas de Edward Gordon Craig, quien exigía la abolición del intérprete y su sustitución por una super-marioneta al total servicio del director.

Diseño de la escena para "Máquina tipográfica" de Giacomo Balla, 1914

Diseño de la escena para “Máquina tipográfica” de Giacomo Balla, 1914

Llamaron especialmente la atención los Ballets Futuristas, para los cuales, en ocasiones, prescindieron del bailarín, como en la performance dirigida por Balla en 1917 – “Fuegos Artificiales”- con música de Stravinski y donde la “coreografía” se desarrollaba por el decorado móvil y los movimientos de luces. “El decorado era una versión tridimensional ampliada de una de las pinturas de Balla y el propio Balla dirigía el ‘ballet de luces’ desde un tablero de mandos de luces. No sólo el escenario, sino también el patio de butacas, eran alternativamente iluminados y oscurecidos en esta performance sin actores. En total, la performance duraba justo cinco minutos y, durante este tiempo, según las notas de Balla, el público había presenciado no menos de cuarenta y nueve escenarios diferentes“.Roselee Goldberg. Performance Art. Ed. Destino, S.A. Barcelona 1996 (pag.24).

1912. Anton Giulio Bragaglia. Fotodinamismo Futurista

1912. Anton Giulio Bragaglia. Fotodinamismo Futurista

Ya fuera con o sin intérpretes, para la puesta en escena futurista, el diseño de vestuario y escenografía eran componentes de un conjunto. En sus manifiestos proclamaban que el actor y la escenografía deben fundirse en un espacio especialmente diseñado para cada representación, para crear, junto con la música y el movimiento actoral, un “sincronismo psicológico en el alma del espectador”.

Más información sobre Giacomo Balla y el teatro en: Giacomo Balla: Futurismo in scena. http://www.futur-ism.it/esposizioni/ESP2001/ESP20010509_MI.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s