Dmitriev Vladimir Vladimirovich. Diseñador de Meyerhold

Dmitriev Vladimir Vladimirovich - Diseño para la obra 'Las extraordinarias aventuras de E.T.A.Gofmana' K.Derzhavina. 1922

Dmitriev Vladimir Vladimirovich – Diseño para la obra ‘Las extraordinarias aventuras de E.T.A.Gofmana’ K.Derzhavina. 1922

Ya son varias las publicaciones dedicadas al constructivismo ruso, ese movimiento teatral que –dentro de las corrientes escénicas de las vanguardias- llegó a definir una tendencia del diseño escénico con una coherencia conceptual y formal.

Dentro del largo recorrido que realizan los creadores rusos, son más conocidos aquellos pintores futuristas reconvertidos en diseñadores escénicos, como: Malévich, V. Stepanova, L. Popova, los hermanos Stenbergs, así como Alexandra Exter, G. Yakulov y A. Vesnine.

Hoy nos detendremos en otro pintor, menos conocido: Dmitriev Vladimir Vladimirovich (1900-1948), cuyo nombre estará asociado a ese teatrista, creador de la biomecánica y del constructivismo teatral: Vsevolod Meyerhold.

Dmitriev Vladimir estudió en Petrogrado, en una escuela de arte privada. En esta ciudad, entra en contacto con los experimentos que estaba realizando Meyerhold y se convierte en su más fiel admirador, descubriendo en la plástica escénica una vía de aplicar su vocación y talento como pintor.

Es así como se une a la aventura constructivista, cuya teoría ya estaba madurada por Meyerhold, quien, en busca de una manera más asequible de hacer teatro para las masas, encontró en los actores de la Commedia dell’Arte las técnicas adecuadas para formar al verdadero actor “de los nuevos tiempos”. De ello se derivó toda la rigurosidad desplegada por Meyerhold en la formación actoral: las habilidades musicales, la claridad en la dicción y sobre todo, el entrenamiento físico (gimnasia, acrobacia, baile y mimo) eran cuidados al máximo para aceptar a un actor en su estudio-taller. Para ese “nuevo tipo de actor” debía corresponder la tesis de que todo en escena debía poseer una función utilitaria tanto para el libre juego del actor como para la transmisión de la señal deseada.

Dmitriev Vladimir logra captar esa esencia y diseña el decorado para la puesta vanguardista de Meyerhold, ” Les Aubes (Zori)”, del poeta francés Émile Verhaeren, presentada en 1920. Criticada por los conservadores y por ciertas fracciones de las autoridades del estado soviético, la obra fue un éxito y los diseños del pintor fueron reconocidos como la expresión del alma de una nueva manera de decorar la escena.

Dmitriev Vladimir . Boceto para la puesta vanguardista de Meyerhold, " Les Aubes (Zori)", del poeta francés Émile Verhaeren, presentada en 1920

Dmitriev Vladimir . Boceto para la puesta vanguardista de Meyerhold, ” Les Aubes (Zori)”, del poeta francés Émile Verhaeren, presentada en 1920

Dmitriev Vladimir.Decorado para la puesta vanguardista de Meyerhold, " Les Aubes (Zori)", del poeta francés Émile Verhaeren, presentada en 1920

Dmitriev Vladimir.Decorado para la puesta vanguardista de Meyerhold, ” Les Aubes (Zori)”, del poeta francés Émile Verhaeren, presentada en 1920


El diseño de la escena brindaba lo que Meyerhold necesitaba para sus actores: espacios libres, escaleras para dar juego al movimiento escénico, niveles para destacar la presencia de momentos de interés en el desarrollo de la acción…todo ello completado con una ‘instalación’ abstracta cuya presencia, a base de componer con figuras geométricas, brindaba los acentos de tensión.

Dmitriev Vladimir. Decorado para la puesta vanguardista de Meyerhold, " Les Aubes (Zori)", del poeta francés Émile Verhaeren, presentada en 1920

Dmitriev Vladimir. Decorado para la puesta vanguardista de Meyerhold, ” Les Aubes (Zori)”, del poeta francés Émile Verhaeren, presentada en 1920

En los siguientes años, Dmitriev continúa colaborando con Meyerhold, con algunas obras representadas y otras quedadas en proyectos. Pero a finales de la década, la relación entre Dmitriev y el director ruso se detuvo debido, fundamentalmente, a la personalidad compleja de este último, distanciándose a partir de 1930.

Posteriormente desarrolla su carrera como diseñador escénico en Leningrado, donde crea la visualidad para puestas de teatro musical y danzario, tales como ” El amor de las tres naranjas ” de S. Prokofiev (1926), ” Boris Godunov ” de Mussorgsky (1928) y especialmente “The Queen Spades “de Tchaikovsky (1931).

En 1930, su trabajo para la obra “Resurrección” de León Tolstoi, resultó todo un éxito y continuó creando el diseño para casi todas las producciones teatrales emblemáticos de la década de 1930: “Enemigos ” de M. Gorki (1937) , “Anna Karenina ” de León Tolstoi (1937) , “Tres hermanas” de Anton Chejov (1940 ). En ellas, el artista regresa a cierto realismo (debido a las imposiciones de la dirección del teatro soviético), pero sin caer en el naturalismo. Sus soluciones se distinguieron por una fuerte expresividad, aunque fuera a partir de soluciones figurativas.

A finales de la década del 30, el artista retoma su alianza con el Teatro de Arte de Moscú convirtiéndose en el principal artista del teatro, formalizando dicha relación a partir de 1941. Una grave enfermedad produce su muerte, en 1948, en un momento de plena realización profesional.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s