GRACE KELLY – “Le Bal du Centenaire” y un disfraz que anula una belleza.

No vamos a detenernos en el tema tan tratado sobre la belleza y dimensión como icono de belleza de esta actriz, convertida en princesa…Sobre ello se ha hablado mucho…tampoco destacaremos que ha dado nombre a un bolso (uno de los más caros de la historia de los complementos), ha inspirado a diseñadores y difundido una imagen de elegancia y glamur. Definida por algunos como “la primera princesa íntimamente ligada al mundo de la moda”, no podemos negar su poder como icono de estilo. Nos referimos a Grace Patricia Kelly, más conocida con su nombre de actriz, Grace Kelly y posterior denominación “Su Alteza Serenísima la Princesa Grace de Mónaco”.grace+van

Tampoco nos detendremos a comentar la reciente recreación de su figura -“Grace of Monaco” (Olivier Dahan, 2014)- en la que Nicole Kidman y Tim Roth dan vida a ese ‘dúo “de cuento de hadas” que fue el formado por Raniero III, Príncipe de Mónaco y Grace Kelly.

Haremos solamente unos breves apuntes sobre la aparición de Grace en el denominado “Bal du Centenaire”, acontecimiento social de gran trascendencia del año 1966 que fue organizado por la también célebre Hélène Rochas (gran empresaria que supo expandir el negocio que heredó de su marido, Marcel Rochas, fundador de la firma de perfumes del mismo nombre).

En el marco de las celebraciones del Centenario de Montecarlo (fundado en 1866), a la francesa Rochas se le ocurrió convertir en homenaje un gran baile ‘de época’, cuyo tema lo definió como “Un baile bajo el Segundo Imperio”, a desarrollarse dentro de la “Société des bains de mer de Monaco”, sociedad que incluye el famoso Casino de Montecarlo, la Ópera y el Hotel París de la ciudad.

“Bal du Centenaire”, 1963

“Bal du Centenaire”, 1963


La decoración del entorno se inspiró en los salones del emperador Napoleón III y el salón de baile fue reproducido en la sala del teatro de la Ópera, copiando los detalles de los interiores palaciegos de 1860’s. Todo era lujo, glamur y esplendor, tal como pensaban que hubiera gustado a la famosa emperatriz Eugenia de Montijo.

Grace de Mónaco en el “Bal du Centenaire”, 1963

Grace de Mónaco en el “Bal du Centenaire”, 1963

La vestimenta, por supuesto, también debía estar inspirada en la llevada por la alta burguesía y aristocracia de un siglo atrás: hombres con frac, mujeres con vestidos con faldas bajo jaulas o crinolinas de gran volumen. Pretendían ser las musas de los retratos de Winterhalter, las joyas destellaban con las luces. Las diademas, coronas, pulseras, broches, cargado de diamantes, perlas naturales…tal como la moda de mediados del siglo XIX exigía al atuendo de etiqueta de las damas de las altas clases.

 

Celebridades de toda Europa y muchos de América (sobre todo actores y actrices) se dieron cita en este gran acontecimiento, cuyo baile fue inaugurado por Rainiero y Grace, quien llevó un vestido de inspiración II Imperio, en tafetán rosa tornasolado, con amplio escote y falda con gran volumen.

Rainiero y Grace bailaron el vals…pero mientras el príncipe se enredaba a en los volantes de la inmensa crinolina del traje de su esposa, el resto de invitados simulaban trasladarse a un siglo atrás.

Rainiero y Grace de Mónaco en el "Baile del Centenario", 1963

Rainiero y Grace de Mónaco en el “Baile del Centenario”, 1963

Grace de Mónaco con el vestido, inspirado en los utilizados por la emperatriz Eugenia de Montijo a mediados del siglo XIX

Grace de Mónaco con el vestido, inspirado en los utilizados por la emperatriz Eugenia de Montijo a mediados del siglo XIX

La belleza de Grace es indiscutible, pero cada época es cada época. La emperatriz Eugenia (considerada en su época la ‘mujer más bella del universo’) quizá no nos parezca tanto, según el canon actual, pero, sin duda, las imágenes publicadas de la princesa Grace -con su ‘disfraz’- anulan su verdadera belleza, esa que apreciamos cuando las cámaras la han inmortalizado con sus conjuntos sencillos. Imágenes de esta chica de Filadelfia que supo llevar con elegancia el ‘estilo norteamericano’ en el vestir. .

Franz-Xaver WINTERHALTER, "Eugenia de Montijo", Emperatriz de los Franceses. 1850-60

Franz-Xaver WINTERHALTER, “Eugenia de Montijo”, Emperatriz de los Franceses. 1850-60

Grace Kelly en el “Le Bal du Centenaire”, 1963

Grace Kelly en el “Le Bal du Centenaire”, 1963

La princesa de Mónaco en “Le Bal du Centenaire”, 1963

La princesa de Mónaco en “Le Bal du Centenaire”, 1963

Dos época, dos estilos, dos contextos, dos esencias…

Para más información, ver: “Bal du Centenaire”. En: http://nobleyreal.blogspot.com.es/2010/04/bal-du-centenaire.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s