LAS PRIMERAS MANIQUÍES DE MODA- OBRERAS VESTIDAS COMO REINAS.

Aunque hemos tratado este tema en una publicación anterior, hace casi un año (26 octubre, 2013- Las Casas de Alta Costura – Inauguración de la Era de la Marca), aprovechamos nuevas imágenes para retomarlo.

En dichos apuntes comenzamos definiendo el término “Haute Couture”, Alta Costura, Alta Moda, “High Dressmaking”, “High Fashion” como la creación de prendas de moda a la medida de cada cliente realizadas de forma artesanal, con materiales y tela de alta calidad y cuidados detalles. Al alcance de unos pocos e integrada al ‘prêt-à-porter’ en la década de 1980, desde sus orígenes hasta la actualidad, es una de las facetas del sistema moda que ha elevado la costura a la categoría de arte. Este hecho se enlaza con los propios orígenes del término, algo que sucede vinculado a la figura del diseñador, reconocido como creador y a su labor, como creación.

 

Salón de ventas. Casa Redfern. 1910's

Salón de ventas. Casa Redfern. 1910’s

Después del éxito de Worth, se multiplicaron las Casas de Moda por toda Europa. El modisto inglés fundó en 1858, junto a su socio Boberg, su propia casa de moda en París. A partir de ese momento, se comienzan a abrir casas de costura, primero en París y poco a poco en capitales como Londres, Viena y New York. En 1914 había más de dos mil casas francesas de moda. Se consolida así, un nuevo sistema tanto de regulación de la moda como de significado de la misma: de artesano anónimo a modisto como artista sublime que goza de notoriedad y renombre. El universo del lujo será asociado a un nombre, a una individualidad excepcional, a una casa comercial de notable prestigio. Algunos de esos nombres han conservado un lugar de primer orden hasta nuestros días. La riqueza del producto en sí misma (como los trajes del Renacimiento con materiales suntuosos y de gran valor) se sustituye por el aura del nombre de quien la produjo. Es la inauguración de la era de la magia de la marca.

Los nombres de los creadores más destacados de finales del siglo XIX y principios del XX son: John Redfern, Mme Paquin, Jacques Doucet, Drecoll, las hermanas Callot…entre otros. Pero los nombres que no han quedado en la historia son los de otras profesionales que habían surgido casi a la par que las Casas de Moda, imprescindible para su funcionamiento: nos referimos a las maniquíes de moda.

Cuando visualizamos las imágenes que nos llegan de alguna de estos ‘centros de estilo’, no deja de cautivarnos todo el ritual que giraba alrededor de una visita a estos salones. Los interiores de estas “casas”, cual palacete de la época, se decoraba con lujosas lámparas, pinturas de autores reconocidos, cortinajes de los más caros materiales…todo acorde a la exclusiva clientela a la que se dirigía la oferta. La visita a estos centros de lujo era un acto obligado por toda dama de la aristocracia o alta burguesía y no solamente por el hecho de realizar su compra, sino para ver y ser vista, tal visita a un baile, a una cena, a la ópera u otro acto social del momento.

Salón de ventas. Casa Doucet. 1900's

Salón de ventas. Casa Doucet. 1900’s

Salón de ventas. Casa de Redfern. 1900's

Salón de ventas. Casa de Redfern. 1900’s


Después del recibimiento por parte del modisto, se pasaba al “salón de venta” según el requerimiento de la cliente. Una vez acomodada en uno de los varios muebles disponibles, sale la maniquí, mostrando las últimas creaciones del costurero. Y antes de este acto de caminar delante de la mirada de las clientas, esta ‘obrera’ había tenido sesiones interminables de pruebas. Las sesiones de enseñar las prendas podían ser interminables, dependiendo de la cantidad de visitas concertadas entre el modisto y las clientas, pero en la mayoría de las ocasiones tenía que hacer cambios de ropa cada media hora, llegando a realizar más de 20 o 30 cambios en un día.

Salón de lencería de la Casa Redfern. Las modelos muestran los conjuntos a la cliente.

Salón de lencería de la Casa Redfern. Las modelos muestran los conjuntos a la cliente.

Los movimientos estaban marcados y ensayados, la distribución espacial del recorrido dentro del salón también; los gestos y el andar se definían según el tipo de vestimenta: si se trataba de un traje “trotteur”, el andar era más ágil y los gestos seguros que si mostraba un lujoso taje de noche que iría más despacio y con cierta languidez en el andar….Todo ello, a diferencia de las modelos-maniquíes de hoy, por un salario mínimo.

Casa Redfern. Clientas admiran las propuestas de moda sobre el cuerpo de la maniquí.

Casa Redfern. Clientas admiran las propuestas de moda sobre el cuerpo de la maniquí.

Sesión de prueba de una maniquí

Sesión de prueba de una maniquí

Para terminar, merece la pena reproducir las palabras Gómez Carrillo (1873,1927, crítico literario, escritor, periodista y diplomático guatemalteco quien viviera en Madrid y París, destacado por sus crónicas internacionales, y por su vida bohemia y viajera). Max Von Bohen recoge sus impresiones: “A veces, en las calles alegres de París, ciertas mujeres nos sorprenden. En mil detalles se ve que no son ricas. Ni tienen coches ni llevan joyas. A pie y sin adornos, andando de prisa como la gente que trabaja, producen la impresión de ser verdadero modelos de elegancia. Sus trajes, de telas finísimas, tienen el corte peculiar de las creaciones de los grandes modistas (…) Estas muchachas, son las maniquíes (…) Lo que más llama la atención de los psicólogos, es el contraste que encarnan. Pagadas como criadas, se viste como reinas. Más…¿qué digo! Son las reinas las que tratan de vestir como ellas. Ellas inauguran los sombreros magníficos, en los cuales los pájaros raros abren sus alas irisadas. Ellas cambian de atavío cada dos horas. Más, así ataviadas, cuando llega la hora del almuerzo, deben buscar el más humilde restaurante para gastar lo mismo que las pobres obreras de las fábricas…” (En: Von Boehn. La Moda, Tomo IX, pp.153 a 156)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s