MARIE-HÉLÈNE ARNAUD. El regreso de Chanel en los años 1950’s.

Las anteriores publicaciones sobre modelos de moda han estado dedicadas a aquellas que fueron iconos de la promoción del estilo que dominó la moda femenina en los años 1950’s. Nos referimos al estilo “New Look”, lanzado por Dior en 1947 y cuya permanencia marcó un ideal de belleza que se mantuvo con fuerza hasta 1968. Todas ellas: Lisa Fonssagrives, Barbara, Dovima, Suzy Parker y Dorian Leigh fueron preparadas para encarnar el físico y estilo idóneo del New Look: pecho y caderas destacadas, cintura estrecha…y, sobre todo, el aspecto de mujer super femenina y sofisticada.

A la modelo a quien dedicamos estos apuntes, no se le explotaron tales atributos al máximo como sus contemporáneas. No podía ser de otra manera, pues debía encarnar el estilo de una creadora que no siguió como otros, el estilo impuesto por Dior, sino adaptándolo a su propio estilo: Chanel.

Marie-Hélène Arnaud, quien llegara a ser apodada “La chica Chanel”, nació 24 de septiembre de 1934 en Montmorency (Seine-et-Oise, hoy Valle del Oise), a sólo 13 km de París. Realizó estudios de filosofía y comienza como modelo de fotografía sin vincularse a ninguna casa hasta que fue descubierta por Coco Chanel, quien confesó haber encontrado algo en especial en Marie-Hélène que encarnaba, según la creadora, el “estilo Chanel”.

La modista francesa había reabierto su casa en 1953 después de su retiro en 1939. A su regreso a París desde Suiza, Coco percibe que su popularidad había caído debido a la figura de Christian Dios y el “boom” del New Look. Coco, a sus 71 años, decidió luchar por ocupar su lugar en la moda francesa. Justo cuando comienza a lograrlo, aparece Marie-Hélène Arnaud.

1958 - Marie-Hélène Arnaud en conjunto de Chanel

1958 – Marie-Hélène Arnaud en conjunto de Chanel

Su colaboración no tarda en consolidarse: Marie-Hélène, con gran disciplina, logró captar la “postura Chanel”, los gestos y poses que caracterizaban al estilo de la creadora, todo ello para promover un look icono de algunas décadas anteriores: el mítico traje Chanel de chaqueta.

Marie-Helene Arnaud. Fotografía de Sante Forlano para VOGUE France 1958.

Marie-Helene Arnaud. Fotografía de Sante Forlano para VOGUE France 1958.

Marie-Hélène Arnaud promociona el conjunto Chanel. Portada de "Elle", 1958

Marie-Hélène Arnaud promociona el conjunto Chanel. Portada de “Elle”, 1958

Su colaboración valió la pena cuando Chanel volvió a convertirse en la marca líder en la industria de la moda. La re introducción del conjunto Chanel de falda y chaqueta en versiones diversas, fueron la base para muchas de sus colecciones. Y fue Marie-Hélène quien los modeló en la mayoría de portadas y páginas de las revistas.

marie20helc3a8ne20arnaud20portant20une20veste20en20tweed20en201959c2a920peter20fink20adagp202008

Marie-Hélène Arnaud, en conjunto Chanel, 1959

Marie-Hélène poseía una belleza no agresiva, sus formas eran armónicas pero no explosivas, refinamiento sin ostentar…todo en ella encarnaba el estilo con que Chanel supo interpretar las aspiraciones de la mujer moderna de los años 1920’s.

Marie-Hélène Arnaud sería el ideal de la elegancia de la mujer urbana, con cierta independencia, retratada en la calle, en las esquinas, en los cafés…contraponiéndose a la mujer “New Look” cuyos conjuntos de coctail y ropa de noche eran retratados en salones con gran dosis de glamour una exagerada sofisticación. La modelo llegó así a convertirse en la musa, la gloria y el estandarte de la diseñadora, llegando a obsesionarse esta con cada paso que daba….sencillamente…¡la veneraba!Marie-Helene Arnaud  1961

Pero Marie-Hélène posó también para otras casas de moda, como Guy Laroche o Pierre Cardin. Su cuerpo y rostro fueron retratados por grandes de la fotografía de moda como Jeanloup Sieff, George Dambier o Henry Clarke. Su imagen aparecía no solamente en “Vogue” o “Elle” sino también en la revista “Life”.

Marie-Helene Arnaud, 1961

Marie-Helene Arnaud, 1961

Marie-Hélène Arnaud, 1957

Marie-Hélène Arnaud, 1957

Su belleza y fama posibilitó que fuera llamada para aparecer en la gran pantalla. Así realiza algunas incursiones en el cine, entre ellas: “Mannequins de Paris” (André Hunebelle, 1956); “Les collégiennes” (André Hunebelle, 1957); “Gigi” (Vincente Minnelli, 1958) y ya con más edad, “Fantômas” (Andrè Hunebelle, 1964).

A principios de 1960, Marie-Hélène abandonó el modelaje y fundó su propia firma, sin mucho éxito. Realiza diversos oficios, ninguno de ellos les brinda posibilidades de poder relanzar su vida. Por otro lado, en la segunda mitad de la década de 1960’s se produciría un cambio drástico en la moda. Las manifestaciones juveniles darán paso a una nueva estructura en el sistema moda…se iniciaba la era de la juventud eterna y en ella no tendrían cabida ni las propuestas de Dior, ni siquiera, las de la mujer urbana de Chanel.

Marie-Hélène se retiró discretamente y, delicada de salud, en 1986 se encontró muerta en su bañera sin causas todavía identificadas. Tenía 52 años.

No queda duda que el dúo Coco Chanel y Marie-Hélène Arnaud constituyó una alianza que marcó con fuerza la reanimación de un estilo que, sin la imagen de la modelo que lo promoviera, no hubiera podido aparecer en el duro panorama de la segunda mitad de los años 1960’s marcado por la transición de una era a otra. Una personalidad de la moda unida a otra…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s