“LAS SEÑORITAS DE ROCHEFORT”. Jacqueline Moreau y el optimismo de los 1960’s traducido en color

Hay películas que quedan en el imaginario como una evocación de tiempos felices….Y sin intensión alguna de provocar nostalgia, a quienes como yo, disfrutaron de esta producción en su estreno en los 1960’s, dedicaremos estos breves apuntes a “Las señoritas de Rochefort” (“Les demoiselles de Rochefort”, en francés y “The Young Girls of Rochefort”, en inglés).

Como suponen, no se trata de cine de Hollywood, hablamos de cine francés, de la mano de Jacques Demy (1931-1991), representante de la “Nouvelle Vague” quien, al contrario que el resto de sus colegas, no se interesó demasiado por la experimentación formal ni por la agitación política. Demy estuvo casado con la directora Agnès Varda, quien le rindiera tributo con su película “Jacquot de Nantes” (1991), relato de la infancia de Demy, y su duradero amor por el teatro y el cine.

Y hablamos también de la traslación al cine (en este caso, musical) de la moda de los años 1960’s. Y la responsable de ello fue Jacqueline Moreau, diseñadora de vestuario escénico, con una larga trayectoria tanto en teatro como en cine. Formada en la escuela de Bellas Artes de Nantes, entre 1949 y 1950’s se especializó en cine en el prestigioso Instituto de Altos Estudios de Cinematografía (Institut des hautes études cinématographiques, IDHEC), de París. Pronto comenzó su carrera profesional, alcanzando entre las décadas de 1950 y 1930’s más de 30 producciones en su filmografía y casi 10 puestas en escena teatrales.

Su primer trabajo con Jaque Demy fue en el cortometraje “Le bel indifférent”, en 1957, luego le seguirían “Los Paraguas de Chesburgo” (“Les Parapluies de Cherbourg”, 1957), Las señoritas de Rochefort” (“Les demoiselles de Rochefort”, 1967), “Lady Oscar” (1978) … estableciendo un binomio artístico con este director. Pero no solamente con Demy la diseñadora colaboró en más de una ocasión, lo hizo con otros de los grandes directores del cine francés como: Bertrand Tavernier, Philippe de Broca, Costa-Gavras, entre otros. Trabajó también con Jean-Luc Godard, y directores fuera de Francia como Sydney Pollack o Tony Richardson.

Nos detendremos, tal como señalamos al inicio, en el vestuario realizado por Jacqueline Moreau para “Les Demoiselles de Rochefort”, segunda película musical de Jacques Demy, después de haber realizado en 1964 su famosa “Los paraguas de Chesburgo”. Si esta última resultaba una ‘tragedia sonora’ de amor imposible y ‘corazones rotos’, “Les Demoiselles…” abordaría, con tema ligero y sin complejidades argumentales, la alegría de vivir.

"Las señoritas de Rochefort" (Jacques Demy, 1967)

“Las señoritas de Rochefort” (Jacques Demy, 1967)

Tal como su director manifestó, su interés era efectuar un sincero homenaje al musical de la época dorada de Hollywood, incluyendo en el elenco la figura del mítico (ya maduro) Gene Kelly. En los papeles protagónicos se encontraban Catherine Deneuve, Françoise Dorléac, Jacques Perrin, Michel Piccoli, Danielle Darrieux, George Chakiris (recordado por su éxito como Bernardo en “West Side Story”), Grover Dale, entre otros. La banda sonora, a cargo de Michele Legrand. La película fue candidata a los Oscars en 1969 en las modalidades de mejor banda sonora, mejor música y mejor musical, y recibió el Premio Max Ophüls de 1967.

Criticada por algunos (por ser ‘blanda’, muy comercial y demasiado simple) y alabado por otros (por sus logros en la coreografía, fotografía y estética), “Les Demoiselles de Rochefort” fue y seguirá siendo un reflejo del deseo de trasladar un estado: la alegría de vivir de parte de la Europa de los años 1960’s. Y para ello, el director se apoya en el vestuario, con una visión ficcionada de la moda juvenil de la segunda mitad de la década de los 1960’s. Mejor decir: una parte de esa moda. El estilo francés, lejos de las corrientes más rompedoras y alternativas nucleadas en San Francisco y Londres.

Pero aún para los británicos, la década de 1960 en Europa, fue un período de vitalidad. Después de la recuperación en los años 50’s de los desastres de la guerra, el continente estaba en condiciones de recuperar su ritmo. La ‘revolución juvenil’ se reflejó, en una primera etapa, con aires renovadores, pero optimistas. No es hasta el mayo francés del 68 cuando se cierra la década con las protestas de los estudiantes…se había iniciado la verdadera década resultante de la contracultura juvenil.

"Las señoritas de Rochefort" (Jacques Demy, 1967)

“Las señoritas de Rochefort” (Jacques Demy, 1967)

"Las señoritas de Rochefort" (Jacques Demy, 1967)

“Las señoritas de Rochefort” (Jacques Demy, 1967)

Y todo ello se refleja no solamente en el vestuario, sino en la estética general de “Les Demoiselles de Rochefort”…La atmósfera luminosa, los emplazamientos de la cámara, la vitalidad del ritmo de las coreografías, la música…trasmiten vitalidad y deseo de vivir.

"Las señoritas de Rochefort" (Jacques Demy, 1967)

“Las señoritas de Rochefort” (Jacques Demy, 1967)

Ficción sencilla y amable, los personajes son casi tipos, también en su vestuario. La sencillez de las líneas se imponen no solamente para facilitar los movimientos de la danza, sino como recurso para no complejizar la visualidad ante la presencia constante y marcada del color.

"Las señoritas de Rochefort" (Jacques Demy, 1967)

“Las señoritas de Rochefort” (Jacques Demy, 1967)

"Las señoritas de Rochefort" (Jacques Demy, 1967)

“Las señoritas de Rochefort” (Jacques Demy, 1967)

Los conjuntos de las hermanas, con líneas elegantes y sencillas, llegan a ser irreales y excesivamente franceses, como si ambos personajes salieran de la pasarela de un desfile o el escaparate de una tienda parisina.

"Las señoritas de Rochefort" (Jacques Demy, 1967)

“Las señoritas de Rochefort” (Jacques Demy, 1967)

"Las señoritas de Rochefort" (Jacques Demy, 1967)

“Las señoritas de Rochefort” (Jacques Demy, 1967)

"Las señoritas de Rochefort" (Jacques Demy, 1967)

“Las señoritas de Rochefort” (Jacques Demy, 1967)

“Les Demoiselles de Rochefort” lleva a la gran pantalla un mundo colorista, de un espectáculo de luz, de buena música y bailes que intentan trasladar la alegría de vivir… Jacques Demy lo logró y Jacqueline Moreau lo apoyó.

2 Respuestas a ““LAS SEÑORITAS DE ROCHEFORT”. Jacqueline Moreau y el optimismo de los 1960’s traducido en color

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s