ALEXANDRE BENOIS

Mucho se ha escrito sobre los Ballets Russes, célebre compañía creada en 1907 por el empresario ruso Sergéi Diágilev, con los mejores integrantes del Ballet Imperial del Teatro Mariinsky de San Petersburgo. De sus coreografías, de sus integrantes y del impacto y significado que adquirió para Europa Occidental revitalizando el concepto de las artes danzarías. También sobre la visualidad de sus puestas en escena, con la incorporación en el diseño de muchos de los artistas de vanguardia de la época, entre los que se encontraban: Léon Bakst, Pablo Picasso, Henri Matisse, Georges Braque, André Derain, Josep Maria Sert, Nicholas Roerich, Natalia Goncharova, Iván Bilibin, Aleksandr Golovín y Pável Chelishchev… entre otros.

En esta publicación nos detendremos en uno de los diseñadores que, conjuntamente con Léon Bakst, colaboraron en las producciones de los Ballets Russes en sus primeros años: Alexandre Benois, considerado como uno de los artistas más influyentes en el diseño escénico y el ballet moderno.

Aleksandr Nikoláyevich Benois (Александр Николаевич Бенуа, Aleksandr Nikoláyevich Benuá, 1870- 1960) nació en San Petersburgo, en el seno de una familia de arquitectos (su padre Nicholas Benois y su hermano Léon Benois). Sin embargo, se planteó inicialmente dedicarse al derecho, graduándose de la Facultad de Leyes de la Universidad de San Patersburgo en 1894.

En 1897, presentó en una exposición unas acuarelas que había pintado en Versalles, basadas en la vida de Luis XIV, las cuales llamaron la atención de Serguéi Diáguilev y de León Bakst. Juntos fundaron el magacín de arte “Mir iskusstva” (El mundo del arte) que tenía como objetivo el promover el Art Nouveau en Rusia. Así estudia durante un año en la Academia de Bellas Artes de San Petersburgo y comienza su andadura profesional en la cual mezcla sus intereses teóricos con su talento artístico.

Con anterioridad, en 1895, había comenzado a incursionar en el diseño de la escena, realizando su primer trabajo para una producción no llevada a cabo: la ópera de Gluck “Orfeo y Eurídice”. Es en 1902 cuando sus diseños se presentan en escena con la opera de Aleksandr Taneev, “Cupid’s vengeance” en el Teatro Hermitage de San Petersburgo.

Durante esos años, Benois continuó editando “Mir iskusstva” e investigando, elaborando varias monografías sobre el arte ruso del siglo XIX. En 1903, imprimió sus ilustraciones para “El jinete de bronce” de Pushkin que han sido reconocidas desde entonces como una de las obras maestras del género. En 1901, Benois fue nombrado director escénico del Teatro Mariinsky.

En 1907 Diaghilev lo llama para que realizara el libreto, diseño de decorado y vestuario para el ballet “Le Pavillon d’Armide”, comenzaría una colaboración como diseñador jefe de los Ballets Russes creando un total de nueve producciones.

1909. Alexandre Benois. Diseño para "Le Pavillon d'Armide"

1907. Alexandre Benois. Diseño para “Le Pavillon d’Armide”

1907. Alexandre Benois. Diseño para "Le Pavillon d'Armide"

1907. Alexandre Benois. Diseño para “Le Pavillon d’Armide”

1907. Alexandre Benois. Diseño para "Le Pavillon d'Armide"

1907. Alexandre Benois. Diseño para “Le Pavillon d’Armide”

Desde entonces, dedicó la mayor parte de su tiempo al diseño escénico; “Les Sylphides” (1909), “Giselle” (1910), y “Petrushka” (1911) se cuentan entre sus logros mayores realizados para la compañía de Diaghilev.

1910. Alexandre Benois. Diseño para "Giselle"

1910. Alexandre Benois. Diseño para “Giselle”

1910. Alexandre Benois. Diseño para "Giselle"

1910. Alexandre Benois. Diseño para “Giselle”

1910. Alexandre Benois. Diseño para "Giselle"

1910. Alexandre Benois. Diseño para “Giselle”

1911. Alexandre Benois. Diseño para "Giselle"

1910. Alexandre Benois. Diseño para “Giselle”

Aunque trabajó sobre todo con Serguéi Diáguilev para los Ballets Rusos, colaboró simultáneamente con el Teatro de Arte de Moscú y otros teatros de Europa. Su obra es amplia, tanto en cantidad como en variedad, en dependencia de los proyectos para los cuales ha diseñado. Así vemos cómo parte de su trabajo es más realista, para los géneros y proyectos que lo requerían, y es en el famoso ballet “Petrushka”, donde el creador vierte su personal estilo.

1911. Alexandre Benois. Diseño para "Petrushka"

1911. Alexandre Benois. Diseño para “Petrushka”

1917. Alexandre Benois. Diseño para "Petrushka"

1917. Alexandre Benois. Diseño para “Petrushka”

Tal como lo recordara Benois en sus Memorias, desde niño se sintió atraído por los espectáculos de carnaval y las ferias de su ciudad, San Petersburgo. Le cautivaba el caos, la multitud, el colorido, la variedad…de personas, de adornos, de gestualidades, de máscaras, de disfraces…Esa atracción que sentía, confesó Benois, también respondía a cierto sentimiento de temor, de miedo….ante seres no reconocidos, ante tanto color unido y tanta actividad febril…

1911. Alexandre Benois. Diseño para "Petrushka"

1911. Alexandre Benois. Diseño para “Petrushka”

1911. Alexandre Benois. Diseño para "Petrushka"

1911. Alexandre Benois. Diseño para “Petrushka”

Y todo ello lo vertió en el libreto, los decorados y el vestuario de “Petrushka”, ballet en un acto y cuatro escenas, coreografiado por Michel Fokine, con música de Ígor Stravinski (quien colaboró también en el libreto. Compuesto durante el invierno de 1910-1911, se estrenó en París, en el Teatro del Châtelet por los Ballets Rusos de Serguéi Diáguilev, el 13 de junio de 1911 y bajo la dirección musical del Pierre Monteux.

1917. Alexandre Benois. Diseño de decorado (escena de la feria)  para "Petrushka"

Alexandre Benois. Diseño de decorado (escena de la feria) para “Petrushka”

Uno de los aspectos más renovadores de la propuesta visual de Benois para “Petrushka” es el colorido general tanto para los decorados como para el vestuario. En el ballet del siglo XIX no era habitual que se utilizara una gama cromática tan variada y saturada de color. Los rojos intensos, azules profundos, amarillos dorados, aparecen repetidamente en el ballet de Benois….era la traslación de sus recuerdos de infancia y quiso hacerle un tributo a sus recuerdos, sin ápice de nostalgia a partir de los tonos velados…sino todo lo contrario: la brillantez y el caos del carnaval….Pero también se reconoce en esta obra la influencia de la tradición popular y el folclore ruso….presentes en las formas de los trajes que recuerdan todos a determinadas muñecas o juguetes de la Rusia más popular.

1911. Alexandre Benois. Diseño para "Petrushka"

1911. Alexandre Benois. Diseño para “Petrushka”

1917. Alexandre Benois. Diseño para "Petrushka"

1917. Alexandre Benois. Diseño para “Petrushka”

Alexandre Benois se mantuvo en Rusia después de producida la Revolución de 1917. Como reconocimiento a su talento y erudición, fue nombrado curador de la Galería de los Viejos Maestros en el Museo Hermitage de la renombrada ciudad Leningrado, donde ocupó el cargo desde 1918 hasta 1926. En 1927 se trasladó a París donde continuó trabajando como diseñador teatral.

En 1955 publicó sus Memorias y muere en la capital francesa en 1960.

Más información en:
Ballet Russes. The art of Costume. National Gallery of Australia. En línea: http://nga.gov.au/exhibition/BALLETSRUSSES/Default.cfm?MNUID=4

Petrushka: A New Theatrical Synthesis. Benois’ Set Designs and Costumes. En línea: http://petrushka.web.unc.edu/benois-set-designs-and-costumes/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s