ANTON VAN DYCK. Pintor de encajes

Para no abandonar la serie de apuntes dedicada a los pintores ‘personalidades de la moda’, por considerar a muchos de ellos como verdaderos difusores de estilos vestimentarios que emanaban de las cortes, dedicamos esta publicación a uno de ellos: el flamenco Anton van Dyck (Amberes, 22 de marzo de 1599 – Londres, 9 de diciembre de 1641) , quien trabajó, durante años, para la corte de Carlos I de Inglaterra .

Como ya hemos comentado, el pintor de cámara o pintor de la corte debía realizar los encargos artísticos de una corte real o corte noble, especialmente los retratos, vehículo fundamental de la identificación de cualquiera de sus personajes. Se trataba del llamado retrato de estado o retrato regio que, aunque fueran ejecutados de acuerdo a los recursos expresivos propios del autor, debían ser puestos al servicio del “decorum” que define los límites de lo apropiado a la hora de representar determinadas dignidades… Rasgos faciales, posturas, gestualidad,…todo estaba codificado…incluyendo la necesaria proclamación del lujo en la vestimenta, accesorios y joyas.

La capacidad para reproducir con realismo la calidad de la apariencia era uno de los aspectos de mayor importancia en este tipo de obra y, por ello, han quedado en la historia como una de las fuentes de estudio e información para la vestimenta aunque, en algunas ocasiones, la exageración podría afectar la verosimilitud en cada detalle. Sánchez Coello, Pantoja de la Cruz, Sofonisba Anguissola, Bartolomé González y Serrano, Diego Velázquez, Miguel Jacinto Meléndez, Louis-Michel van Loo, François Clouet, Jean-Baptiste van Loo, Jacques Louis David, Jean Auguste Dominique Ingres… entre otros, retrataron a los cortesanos y monarcas de las casas de España, Portugal y Francia.

En el caso de Inglaterra, reducida a sus dominios insulares por su derrota en la guerra de los cien años, su monarquía pasó a la dinastía Tudor, la cual inició un aumento de la autoridad real en el que el prestigio de la figura de los reyes tendría en la representación pictórica un mecanismo característico. Enrique VIII o María Tudor, en el convulso periodo en que Inglaterra osciló entre la Reforma y la Contrarreforma, quedaron inmortalizadas por Holbein y Antonio Moro respectivamente.

Es en el siglo XVII, tras el reinado de la reina virgen Isabel I, la nueva dinastía Estuardo eligió con éxito un nuevo pintor: Van Dyck, con la coincidencia de que Carlos I de Inglaterra fue, entre los soberanos ingleses, el que más apreció el arte pictórica, y se mostró siempre como un fuerte mecenas y protector de los artistas, rivalizando con Felipe IV de España. (Wikipedia. “Pintor de Cámara” En:Http://es.wikipedia.org/wiki/Pintor_de_cámara#Corte_inglesa.2C_brit.C3.A1nica_o_de_St._James)

Cuando Carlos I llamó a Van Dyck para que se incorporara en la corte, trabajaban ya numerosos pintores, como Marcus Gheeraerts el Joven, retratista de Isabel I, Daniel Mytens y Cornelis Janssens van Ceulen. Pero con su llegada, todos desaparecieron ante la preferencia del monarca por el estilo del flamenco. Carlos había encontrado finalmente al pintor de corte que deseaba desde hacía años.

1638. Anthony Van Dyck. Retrato de Mary Hill, Lady Killigrew

1638. Anthony Van Dyck. Retrato de Mary Hill, Lady Killigrew

1632-35. Anthony Van Dyck. La reina Henrietta Maria. National Portrait Gallery

1632-35. Anthony Van Dyck. La reina Henrietta Maria. National Portrait Gallery

1638. Anthony Van Dyck. La reina Henrietta Maria

1638. Anthony Van Dyck. La reina Henrietta Maria

1633. Anthony Van Dyck. La reina Henrietta Maria

1633. Anthony Van Dyck. La reina Henrietta Maria

Durante los años de Van Dyck en la corte inglesa, retrató a numerosos personajes de la nobleza y, por supuesto, a los miembros de la familia real. Pero el personaje más veces aparece en la obra de Van Dyck es el propio Carlos I Estuardo, rey de Inglaterra y su mecenas-protector.

1633. Anthony van Dyck. Henrietta Maria y el rey Carlos I con sus hijos

1633. Anthony van Dyck. Henrietta Maria y el rey Carlos I con sus hijos

1633. Anthony van Dyck .Carlos I con  Seigneur de St Antoine

1633. Anthony van Dyck .Carlos I con Seigneur de St Antoine

1635.  Anthony van Dyck. Carlos I de caza

1635. Anthony van Dyck. Carlos I de caza

El ropaje llevado por estos personajes, corresponde a la moda cortesana de la tercera década del siglo XVII, cuando desde París, se imponían los gustos al resto de los nobles del mundo. Y dentro de esta vestimenta, ocupaba un lugar predominante el encaje, el cual se comenzó a incorporar en los extremos de los cuellos a finales del siglo XVI y en la década de 1630’s sería utilizado para la confección completa de los cuellos y puños de las mangas. Material costoso donde los haya, la demanda del encaje de bolillos contribuyó grandemente al desarrollo de esta industria siendo los centros más activos de su producción Italia, Francia, Estados flamencos, Inglaterra y España.

Por tanto, en los retratos de Van Dyck, como en muchos de los de sus contemporáneos, reproducir el encaje era un reto….Por la cantidad de encargos que tenía el pintor, en muchas ocasiones eran sus ayudantes quienes detallaban aspectos de la vestimenta y en ello, una gran parte del tiempo lo dedicaban a reproducir la riqueza de los materiales.

Uno de los retratos en que la moda masculina se describe con detalle es el doble retrato de 1638 realizado a los hermanos Lord-John-Stuart y Lord Bernard Stuart (National Gallery, Londres), hijos del tercer duque de Lennox. Ambos eran muy jóvenes cuando fueron retratados y murieron en 1644 y 1645 en la Guerra Civil inglesa.

1638. Anthony Van Dyck. Los hermanos Lord John Stuart y Lord Bernard Stuart

1638. Anthony Van Dyck. Los hermanos Lord John Stuart y Lord Bernard Stuart

El pintor refleja a unos jóvenes orgullosos de pertenecer a la alta nobleza británica, con postura aparentemente relajada, pero desafiante, sin descuidar ninguno de los elementos que componían el conjunto masculino de moda del momento. Los cabellos cuidados, el cuello de encaje, los jubones con sus cuchilladas (se observa la tendencia, en el hermano mayor, Lord John Stewart, de dejar sin abotonar el extremo inferior de la chaqueta), los calzones con las cintas, los “canions”, las botas con tacón, las capas forradas, los guantes en la mano, la espada…todo ello con la reproducción de los materiales ricos utilizados para su elaboración: seda, lino fino, piel suave, paños de lana, plata y… encaje.

Otros de los muchos retratos que realizara Van Dyck a la alta nobleza, es el que realizara a Amalia de Solms-Braunfels (1602-1675), esposa de Federico Enrique de Nassau (1584 – 1647), príncipe de Orange. Como primera dama de la Casa de Nassau, la retratada luce un elegante vestido negro con cuello rígido bordeado de encaje, y su gran escote está ornamentado por dos vueltas de collar de perlas y una gargantilla. El broche sobre el pecho, el anillo y las pulseras perladas completan la imagen de una dama de la alta aristocracia holandesa. El peinado “a la hurluberlu” marca también el detalle de la moda femenina del momento.

1631-32. Anthony Van Dyck.Retrato de Amalia de Solms-Braunfels.

1631-32. Anthony Van Dyck.Retrato de Amalia de Solms-Braunfels.

A pesar de haber realizado varios retratos a Carlos I de Inglaterra, quizá uno de los más reconocibles es el conocido como “Triple retrato del Rey Carlos I” (1635). El objetivo de esta obra era ser enviada a Roma como modelo para que el afamado escultor italiano Bernini le realizara un busto de mármol al monarca inglés. El busto sería un regalo del papa Urbano VIII al rey con la ferviente esperanza de que mejoraran las relaciones entre la Iglesia católica Romana y la Iglesia de Inglaterra. La escultura se perdió en el incendio del Palacio de Whitehall en 1698, y el cuadro se conservó por los descendientes de Bernini hasta que en 1802, retornó a Inglaterra a través de su compra por un merchante británico.

1635. Anthony Van Dyck. Triple retrato del Rey Carlos I

1635. Anthony Van Dyck. Triple retrato del Rey Carlos I

Al ser su objetivo servir como guía para la creación de un busto, el retrato no es de cuerpo entero, sin embargo, se necesitaba los diferentes ángulos del rostro del rey para garantizar su parecido: perfil derecho, de frente y tres cuartas partes del perfil izquierdo. Es así como los cuellos de encaje ocupan un gran porcentaje del lienzo, convirtiéndose éste en el principal portador del mensaje de riqueza en la vestimenta del monarca…

Existe mucha información sobre ambos personajes: tanto del artista, como del monarca, pero solamente había espacio para apuntar, una vez más, la capacidad de los retratos de servir como difusores de modas y maneras, de esa larga etapa de la historia del traje, en que las modas nacían, se controlaban y se exportaban desde las cortes …

Más información:

The British Museum. En línez: http://www.britishmuseum.org/explore/highlights/articles/a/anthony_van_dyck_1599-1641.aspx

The Lace Guild. En línea: http://www.laceguild.org/craft/history.html

Wikipedia. “Pintor de Cámara” En línea:http://es.wikipedia.org/wiki/Pintor_de_cámara#Corte_inglesa.2C_brit.C3.A1nica_o_de_St._James

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s