Nomenclatura del traje y la moda: HOPALANDA / HOPA / HOUPPELANDE / HOUPELANDE

Con la denominación de HOPALANDA, HOUPPELANDE, HOUPELANDE, o, simplemente HOPA, se identifica a una prenda exterior larga, caracterizada por las amplias mangas y un cuello en forma de embudo. Fue usado por hombres, mujeres y niños desde finales del siglo XIV hasta mediados del XV. Picture5De origen franco-borgoñés, se trataba de una prenda utilizada por los miembros de las altas clases, por lo que generalmente era confeccionada en tejidos vistosos, ya que su uso era reservado para grandes ocasiones. Los tejidos preferidos para su elaboración eran la seda, los brocados y el terciopelo, utilizando en ocasiones tejidos de color y texturas contrastantes para el forro de la prenda para que fueran visibles a través de las amplias mangas y extremos del largo.

Su estructura varió a lo largo del siglo en que estuvo de moda, pero manteniendo las características antes señaladas. Entre las variaciones de forma se encontraban el tipo y colocación del cuello que podía ser caído bajo o levantado (siendo esta la manera de llevarla durante el siglo XV), aberturas al frente para facilitar el andar, agregarle cola… La HOPALANDA se adornaba con un vistoso cinturón el cual, en caso de las mujeres fue colocado más alto, una vez iniciada la moda del “vientre prominente” y en los hombres, en ocasiones, más debajo de ella.

1430. Anónimo. Retrato de Lysbeth van Duvenvoorde

1430. Anónimo. Retrato de Lysbeth van Duvenvoorde

1368-1394. María de Bohun

1368-1394. María de Bohun

1416.  Jean de Cambrai. Escultura de  Jeanne de Boulogne, duquesa de  Berry

1416. Jean de Cambrai. Escultura de Jeanne de Boulogne, duquesa de Berry

1274. Casamento de Filipe III con Maria de Brabant (detalle)

1274. Casamento de Filipe III con Maria de Brabant (detalle)

Como decoraciones podían presentar enguantados así como festoneado en mangas y borde de la falda, muchas veces en pieles, materia utilizada para ser forrada la HOPALANDA en caso de ser llevada en invierno. Mención aparte merece el cinturón, el cual era una preciada joya ricamente decorada y con incrustaciones en piedras preciosas.

La longitud excesiva tanto del cuerpo en general como de las mangas de la HOPALANDA, obligó a que se establecieran diversos largos de la prenda según su uso. Así quedó establecido que para las grandes ceremonias o paseos cortos podía utilizarse larga hasta el suelo, para ir a cazar o al baile, podía ser corta. Así algunos autores, entre ellos Boucher (1967) identifican con el término HAINCELÍN, a la HOPALANDA corta, señalando que debe su nombre al bufón de Carlos VI de Francia, Haincelín Coq.  Al mostrar las piernas, esta variante de la HOPALANDA, solamente podía ser usada por los hombres.

Haincelin

Haincelin

Por tratarse de prendas “de encima”, tanto la HOPALANDA como el HAINCELÍN, eran llevadas encima de las prendas intermedias. En el caso del hombre, sobre el jubón y las calzas y, en la mujer, sobre la cota o vestido interior. Parte de estas prendas podían ser mostradas a través de las amplias mangas o, las calzas masculinas por la corta longitud del HAINCELÍN, o las aberturas del faldón en ambas prendas.

1412. Les Petites Heures de Jean de Berry Duke Jean de Berry (detalle)

1412. Les Petites Heures de Jean de Berry Duke Jean de Berry (detalle)


A pesar de que a finales del siglo XIV comenzó a generalizarse el uso de prendas cortas y ajustadas para el hombre (producto de la transformación en el concepto de silueta masculina), algunas prendas largas ‘sobreviven’ derivadas del sentido de la distinción que ofrecían las largas túnicas con abundante tejido.

Este concepto, derivado del gusto bizantino, influiría hasta el siglo XVI, en la vestimenta tanto para ciertas actividades y, sobre todo serían utilizadas por monarcas o profesiones que requerían ‘dignidad’ en la apariencia como para aquellos hombres que no supieron asimilar la novedad de las prendas cortas y ajustadas que mostraban las extremidades inferiores masculinas.

Más información:

Boucher, F. (1967). Historia del traje en Occidente desde la antigüedad hasta nuestros días. Barcelona: Montaner y Simón.

Fernández, D. (1989). El Traje. Glosario de Términos. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.

15th Century Female Flemish Dress: A Portfolio of Images. En línea: http://www.uvm.edu/~hag/sca/15th/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s