Nomenclatura del traje y la moda: VESTIDO VOLANTE / VESTIDO WATTEAU / ROBE BATTANTE

Con la denominación de VESTIDO VOLANTE, se identifica a un vestido femenino de moda durante los primeros años del siglo XVIII. Conocido en francés como ROBE VOLANTE ó ROBE À LA BATTANTE (del francés “columpio”) y en inglés SACK DRESS ó FLYING GOWN. Posteriormente llamado también VESTIDO WATTEAU, por haber reproducido este pintor en sus dibujos y retratos a damas con tal atavío. Boucher lo denomina como VESTIDO CON VUELO (Boucher; 1967: 446).

Su uso abarcó de 1700’s a 1730’s aproximadamente y se caracterizaba por ser amplio, llevado sobre miriñaque (una vez que aparece éste en la moda, en su primera versión de forma circular), y sobre un cuerpo ajustado o adornado “stay”, el cual podía ser mostrado parcialmente cuando el vestido no era cerrado hasta arriba. Para su confección se requería gran cantidad de tejido no solamente para el frente (suelto y no ajustado), sino, sobre todo, para la espalda, en la cual se plegaba gran cantidad de tela contenida en muchos pliegues a manera de una gran ‘cascada’.

1717-18. Antoine Watteau. Las dos primas (detalle).

1717-18. Antoine Watteau. Las dos primas (detalle).

1720. Antoine Watteau. "L'Enseigne de Gersaint" (detalle)

1720. Antoine Watteau. “L’Enseigne de Gersaint” (detalle)

1729. Ilustración del vestido volante sobre miriñaque

1729. Ilustración del vestido volante sobre miriñaque

Las variaciones en su diseño se concentraron en las mangas, amplias y sueltas al inicio y ajustadas hasta el codo y con volantes a partir de 1720’s; también el frente podía establecer diferencias, siendo en algunos casos decorado la abertura del frente del vestido, más suelto o más ajustado.

1930. Vestido volante,  seda, Francia. Museo Metropolitano de Arte

1730. Vestido volante, seda, Francia. Museo Metropolitano de Arte

1930. Vestido volante,  seda, Francia.Museo Metropolitano de Arte

1730. Vestido volante, seda, Francia.Museo Metropolitano de Arte

El VESTIDO VOLANTE está ampliamente documentado, no solamente por las piezas originales conservadas, sino en la pintura de autores como Nicolas Lancret o Jean-François de Troy. Asimismo, la literatura ha dejado constancia de lo peculiar de esta prenda al pasar de la ajustada moda de la etapa de Luis XIV (rey de Francia desde 1643 hasta 1715) al estilo suelto y amplio de la moda que coincide con la etapa de la Regencia del duque de Orleans (1715-1723), hasta que el rey sucesor, Luis XV no adquiriera la mayoría de edad.

La déclaration d'amour, Jean-François de Troy, vers 1725

1725. Jean-François de Troy. La declaración de amor

1724. Jean François de Troy. 'The Garter'

1724. Jean François de Troy. ‘The Garter’

1940.Allan Ramsey. "Mrs. Elizabeth Symonds"

1740.Allan Ramsey. “Mrs. Elizabeth Symonds”

Sobre su origen algunos se lo atribuyen Madame de Montespan (1640-1707), amante de Luis XIV quien lo usara para ocultar sus embarazos, algo improbable no solamente por las fechas sino por no haber tenido que ocultar los embarazos al ser aceptados por el rey con quien tuvo siete hijos, que si bien no fueron reconocidos oficialmente como parte de la familia real francesa, fueron recompensados con títulos de nobleza al ser legitimados.

Más probable es que lo difundiera la nieta de Madame de Montespan, según señalan otros: María Luisa Isabel de Orleans, la hija mayor de Felipe II de Orleans, duque de Orleans y regente de Francia y de su esposa Francisca María de Borbón, hija legitimada de Luis XIV de Francia y de Madame de Montespan. Se le dio el título honorífico de Mademoiselle de Orleans, que a su matrimonio pasaría a su hermana menor Luisa Adelaida. Se casó en 1710 con su primo Carlos, Duque de Berry, el cual muere en 1714 y al año siguiente fallece su abuelo Luis XIV de Francia quedando como regente su Felipe II de Orleans, su padre. La familia Orleans, desde entonces se convierte en la de más influencia en la corte.

Después de la muerte de su marido, la duquesa de Berry tuvo una serie de amantes y se trasladó al Luxemburgo, consiguió su propia corte con sus damas de honor y un cuerpo de guardia, protagonizando no pocos escándalos por su vida disoluta y llena de excesos. Sobre la promoción del VESTIDO VOLANTE, por la duquesa de Berry, algunos señalan que al aumentar mucho de peso comenzó a utilizar conjuntos menos entallados. Otros, afirman que fue el día en que la “princesa rellenita” (“princesse Joufflotte”, como le llamaban por su volumen), estando aún oficialmente de luto por la muerte de Luis XIV, desafió a las costumbres de la Corte, participando en los bailes de Carnaval la noche del 4 de enero de 1716, en la Ópera, enmascarada y radiante en su muy vistoso vestido con anchas faldas. Las anchas faldas ocultaban algo que se revelaría tres semanas más tarde, quedándose recluida en el Palacio del Luxemburgo con el pretexto de un fuerte resfriado y sin querer ver a nadie, la duquesa de Berry dio a luz una niña (la cual falleció a los tres días).

El VESTIDO VOLANTE, derivó, a partir de 1730’s en el conocido y muy difundido “vestido a la francesa” (“robe a la Française”) al comenzar a tener más estructura y ajustarse al cuerpo, manteniendo la “cascada” de tela en la espalda.

Más información:
Boucher, F. (1967). Historia del traje en Occidente desde la antigüedad hasta nuestros días. Barcelona: Montaner y Simón.
Fernández, D. (1989). El Traje. Glosario de Términos. La Habana: Editorial Pueblo y Educació

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s