Personalidades de la Moda. MADAME DU BARRY

Jeanne du Barry (1743 –1793) fue amante de Luis XV y la última favorita de la realeza francesa. Por matrimonio se convirtió en condesa du Barry entre 1768 y 1793. Su fuerte influencia sobre el rey hizo que su nombre se destacara entre las más de 15 cortesanas que el monarca mantuvo oficialmente como favoritas.
Jeanne Bécu nació en Vaucouleurs en Mosa, Lorena. Era hija ilegítima de Anne Bécu, una costurera que se había casado en 1749 con Nicolás Rançon, un proveedor de armas quien le procuró a Jeanne, en las Damas de Sainte-Anne una excelente educación, muy superior a lo que cabía esperar dada su humilde condición. Su padre biológico, Jean Vaubernier era monje del convento de Picpus en París.

Jeanne dejó sus estudios en 1758, realizando diversos trabajos: asistente de un joven peluquero llamado Lametz, con quien se dice mantuvo una breve relación sentimental; acompañante de una anciana viuda; ayudante de modista en una tienda de artículos de mercería muy en boga en París, “La Toilette”.

Muy pronto la belleza de Jeanne despuntó lo suficiente como para llamar la atención de Jean-Baptiste du Barry, un proxeneta de clase alta, mediador entre hermosas jóvenes y altos cargos de la corte. En 1763 la instaló en su hogar y la hizo su amante y dándole el nombre de Mademoiselle Lange. Después de ‘pulirla’ en los diversos aspectos de la sociabilidad cortesana, Du Barry marca la carrera de Jeanne como cortesana en los círculos de la alta sociedad parisina. Esto le permitió tomar varios hombres aristocráticos como amantes breves o clientes.

Como Mademoiselle Lange, Joan llegó a tener muchos amantes entre los Ministros del rey, entre ellos, al gallardo pero viejo mariscal Richelieu quien era uno de sus amantes recurrentes. Al morir la favorita oficial del rey, la bella e inteligente Madame de Pompadour en 1764, el soberano queda desolado. Du Barry encontró la oportunidad de presentarle Jeanne al rey, quien quedó cautivado de inmediato por su belleza.

1769. François Hubert Drouais. Retrato de la condesa Du Barry en Flore.

1769. François Hubert Drouais. Retrato de la condesa Du Barry en Flore.

Pero a Jeanne no podría otorgarse el estatus de “maîtresse en titre” (“amante titular”) a menos que tuviera un título y el rey se empeñó en concederle esa condición para poder ser aceptada en la corte. Es así como se casa con el hermano de Barry, el conde Guillaume du Barry, nombrándose oficialmente como condesa du Barry y presentada en la corte en abril de 1769.

Jeanne no pretendió participar en la vida política, sólo intentó alegrar la vida del rey. Pese a ello, se sintió rechazada por la corte, actitud promovida por las hijas del rey y por Étienne François de Choiseul, secretario de estado de Luis XV quien demostró abiertamente su hostilidad frente a la nueva favorita. Choiseul había conseguido concertar el matrimonio del nuevo delfín Luis XVI con María Antonieta de Austria, quien manifestó un odio profundo hacia Madame du Barry cuando se enteró, en 1770, de su relación con el rey y casi provocó un cisma en la corte al negar la palabra a du Barry, pero finalmente se retractó por consejo de su madre y pronunció la frase: “¡Hay, hoy, mucha gente en Versalles!”.

Cuando el rey enfermó de viruela, envió a Jeanne a la abadía de Pont-aux-Dames, donde permaneció recogida hasta que en 1776 se instaló definitivamente en Louveciennes. Allí llevó una vida apacible y casi conyugal dado que mantuvo dos largas relaciones amorosas con grandes aristócratas.

En 1789 cuidó, indistintamente, a los heridos republicanos o monárquicos, tras los primeros motines de la revolución. Su pasado, a los ojos de los republicanos, la hacía sospechosa. Su fortuna y sus supuestas alianzas con los emigrados, así como su antigua condición de amante del rey, hicieron de ella un objetivo para los revolucionarios que veían en ella todos los excesos del derroche real. La declararon enemiga de la revolución, la acusaron de conspiración y, tras un largo proceso, fue guillotinada el 8 de diciembre de 1793.

Madame Du Barry fue un personaje destacado en la vida cortesana, superando a Madame de Pompadour. Se interesó por las artes, pero la brevedad de su “reinado”, de tan solo 5 años, le impidió alcanzar la fama de la anterior favorita. Dibujaba con cierto talento, desarrolló actividades de mecenazgo con la artesanía francesa y apadrinó a arquitectos como Claude Nicolas Ledoux para edificar el pabellón de música Louveciennes, impulsando el estilo neoclásico. Apoyó a artistas como los pintores José-Marie Vien, François-Hubert Drouais, Jean-Baptiste Greuze o Jean-Honoré Fragonard, escultores Félix Lecomte, Augustin Pajou o Christophe-Gabriel Allegrain, entre otros. Sus colecciones de muebles y objetos de arte eran abundantes y de gran calidad, promoviendo la elaboración de verdaderas joyas del interiorismo y mobiliario así como esculturas.

Por su gusto seguro y anteriores experiencias en el mundo de la moda, Madame Du Barry ejerció también una gran influencia en el vestir de la época. Cuidaba al extremo su apariencia…sus tocados y peinados requerían horas para su realización, siendo una destacada promotora de los nuevos estilos derivados de las corrientes burguesas en la moda femenina. Así la vemos retratada en los cuadros creados por Marie-Louise-Élisabeth Vigée-Lebrun: con el “vestido a la criolla o vestido-camisa” (en el retrato realizado en 1871) o el “vestido a la inglesa” en el que se hiciera en 1781.

1770. François-Hubert Drouais. Madame Du Barry

1770. François-Hubert Drouais. Madame Du Barry

1871. Marie-Louise-Élisabeth Vigée-Lebrun. Madame Du Barry

1871. Marie-Louise-Élisabeth Vigée-Lebrun. Madame Du Barry

1782. Marie-Louise-Élisabeth Vigée-Lebrun. Madame Du Barry

1782. Marie-Louise-Élisabeth Vigée-Lebrun. Madame Du Barry

El estilo neoclásico se advierte en el resto de los retratos y se dice que fue una impulsora del uso de los vestidos confeccionados con tejidos estampados a rayas, algo que puso en moda hasta finales del siglo XVIII.

Jeanne-Becu. Madame Du Barry

Jeanne-Becu. Madame Du Barry

Jeanne Becu. Madame Du Barry en su toillete

Jeanne Becu. Madame Du Barry en su toillete

Sin duda, un personaje histórico y personalidad de la moda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s