JAROSLAV MALINA y el “action design”

En alguna publicación nos hemos detenido en creadores o tendencias estilísticas del quehacer escenográfico en la escena teatral. Es importante no olvidar que el diseño de vestuario es parte de una disciplina más abarcadora que es el diseño escénico, la cual acoge a todos los aspectos visuales de una puesta en escena (en la ‘escena cinematográfica’ lo complementan otras especialidades como son la fotografía e iluminación).

Pero es el teatro, donde se han establecido lo que podemos denominar “tendencias de la plástica escénica”, como reflejo de la evolución histórica de los diversos estilos que han marcado pautas en la manera de representar lo visual de la realidad al ser llevada a la ficción dramática. Los campos de innovación que en la práctica escénica se llevaron a cabo en las primeras y segundas vanguardias del siglo XX, han quedado como variadas opciones de realizar esa representación mezclándose, en la mayoría de los casos, las diversas tendencias del diseño escénico.

En el teatro contemporáneo, continuaron surgiendo conceptos que trataban de definir ciertas visiones sobre el diseño de la escena, aún cuando, en esencia, sus pautas ya habían estado presentes en anteriores postulados. Tal es el caso del concepto de “action design” (diseño activo, diseño en acción), que fue definido en la escena checa en los años previos a la Segunda Guerra Mundial pero cuya denominación comenzó a utilizarse posteriormente.

Poco hemos hablado sobre el diseño escénico en Checoslovaquia, solamente en una publicación sobre ese mago de la luz que fue Josef Svoboda (“Josef Svoboda- La dramaturgia de la luz”, 12 noviembre, 2014). Por ello debemos recordar algunos aspectos sobre el desarrollo del arte teatral de dicho país, cuyo impacto en Europa Occidental fue considerable, sin llegar a constituir movimientos de mayor trascendencia como el futurismo escénico italiano, el surrealismo francés o el constructivismo ruso, por mencionar algunas de las tendencias de mayor alcance entre los años 1900’s.

Se considera que antes de 1940, Checoslovaquia fue el único país de Europa Central donde se gestó un estilo o movimiento que logró trascender sus fronteras. Se trató de una asociación creativa entre diseñadores, directores y actores que surgió en la década de 1920, resultado de la experiencia del trabajo de pequeñas salas de estudio que tuvieron una intensa actividad dentro del panorama teatral oficial y de grandes recursos. Entre los nombres que conformaban esos equipos, se encuentran el director E.F. Burian; los dramaturgos Frank Wedekind Benjamin, los hermanos Cvapek y el diseñador Miroslav Kouril. De la experiencia colaborativa entre el director Burian y el diseñador Kouril se desarrolló un estilo de producción que a finales del siglo XX comenzó a denominarse “action design”.

A finales de 1950, Kouril, con Josef Svoboda, fundó el Instituto de Escenografía de Praga. Es a través de la unión entre tecnología y diseño, especialmente con el trabajo de Svoboda, que Checoslovaquia realizó su mayor impacto en el teatro occidental. Pero también se comenzó a consolidar entre los teatristas de Praga, una manera de trabajar diferente a la tradicional, con una fuerte unión entre director y diseñador, algo que ya había sido experimentado desde los años posteriores a la I Guerra Mundial.

Más adelante intentaremos definir el concepto básico de “action design”, pero antes, mencionaremos a uno de los diseñadores checos que ha desarrollado esa tendencia de la proyección del diseño escénico en la segunda mitad del siglo XX: Jaroslav Malina.

Nacido en 1937 en Praga, Jaroslav Malina, después de estudiar pintura y cerámica, a principios de 1960’s comenzó a especializarse en escenografía en la DAMU (Academia del Teatro de Praga), bajo las enseñanzas del maestro Frantfsek Troster, considerado como uno de los escenógrafos puntera de la escena. También tuvo a Josef Svoboda como profesor, líder de las ideas de vanguardia del teatro checo de la época.

Jaroslav Malina. Diseño para "Rigoletto", de Verdi

Jaroslav Malina. Diseño para “Rigoletto”, de Verdi

Hasta 1980, Malina trabajó vinculado al teatro regional de Liberec y después de dos años en Hradec Králové , se queda como “free-lance” lo que le permitió diversificar su actividad como creador e investigador. Participó en varias Cuatrienales de Praga (“Cuatrienal de Diseño Escenográfico y Arquitectura Teatral” de Praga, la mayor feria mundial dedicada al diseño del espacio escénico teatral), llegando a ser parte de su equipo directivo. A partir de 1990 imparte clases en la DAMU, convirtiéndose en el director de la institución docente entre 1996 a 1998, años en los que internacionaliza su labor, principalmente, en EEUU. La carrera de más de 40años de Jaroslav Malina ha dejado más de 450 diseños de escenografía y vestuario para teatro, cine y televisión. Asimismo su obra ha sido expuesta en más de 30 exposiciones individuales y colectivas.

La obra de Malina se ha destacado siempre por los contrastes y con un especial sentido de la teatralidad. Explotando al máximo los códigos del lenguaje escénico, se propone la mezcla de elementos abstractos con otros reales. Así ,un objeto escénico construido con plástico o silicona aparece rodeado de ramas reales de arbustos los cuales, además, pinta de colores estridentes para llamar la atención de la realidad manipulada. Lo natural y lo artificial están presentes como vía de introducir al espectador en la no realidad teatral.

1985. Diseño de Jaroslav Malina para "Sueño de una noche de verano"

1985. Diseño de Jaroslav Malina para “Sueño de una noche de verano”

1985. Diseño de Jaroslav Malina para "Sueño de una noche de verano". Fotografía de puesta en escena

1985. Diseño de Jaroslav Malina para “Sueño de una noche de verano”. Fotografía de puesta en escena

 Diseño de Jaroslav Malina para "Edipo Rey"

Diseño de Jaroslav Malina para “Edipo Rey”

Sobre el concepto de “action design” existen varias interpretaciones. Las más simples lo relacionan con la creación del diseño escénico vinculado con la tecnología y el uso de nuevos materiales algo que, sin duda, ha caracterizado el estilo ‘checo’ de la plástica escénica. Pero la definición del “action design” se relaciona con aspectos más de fondo que lo formal o constructivo. Autores como Dennis Christilles y Delbert Unruh (diseñadores, teóricos y profesores de teatro en la Univesidad de Kansas) en trabajos como “The Semiotics of Action Design”, “Carmen. Profile of a theatrical design”, entre otros, han profundizado sobre el concepto, señalando que se trata de una metodología de trabajo que parte “…del acercamiento a todos los aspectos de la producción teatral. Su teoría abarca no sólo la creación y utilización de los conjuntos, trajes, y la iluminación, sino también a toda la realización del texto espectacular. (…) El término designa una aproximación a la escenografía que es física y psicológicamente funcional, e íntimamente interactiva con el actor (…) Aunque tiene sus raíces en la historia del teatro del pueblo checo, es contemporánea y relevante para los artistas de teatro de todo el mundo”.

Enumerando los principios del “action design” los autores señalan que son cinco:
1) La función: todo lo que se coloca en el escenario debe ser ya sea física o psicológicamente funcional y vital.
2) El trabajo colaborativo: a partir de un exhaustivo estudio del texto, en estrecha conexión con el director; para el ‘action design’ el examen textual es la clave.
3) La búsqueda de una estructura compleja, donde la metáfora esté siempre presente.

Es este tercer principio lo que se refleja claramente en el trabajo de Jaroslav Malina y en sus tesis. El creador señala que en la escena debe lograrse una “gran síntesis,” en la que todos los lenguajes que intervienen se reflejen en las diferentes facetas metafóricas en juego. Pone en valor que esa síntesis no tiene por qué ser armónica,… “el estilo de producción no tiene que ser unificado; se puede construir de forma sintética a partir de los contrastes de elementos” (Unruh: “Carmen. Profile of a theatrical design”). Esta idea no es nueva, es tan antigua como el drama. “…action design nos alerta que la raíz del drama no es armonía, sino conflicto. Esta “gran síntesis” a veces se llama “dinamismo”, o la transformabilidad del signo ya que los significantes son intercambiables”.

1988. Diseño de Jaroslav Malina para "La señorita Julia"

1988. Diseño de Jaroslav Malina para “La señorita Julia”

Por tanto, cuando en la construcción de la imagen del entrono de una puesta en escena, los equivalentes visuales de conflicto crean contraste y tensión, la experiencia resultante es mucho más potente y es verdaderamente teatral. Por tanto, el ‘action design’ redescubre y reutiliza este verdadera teatralidad.”

Más información:

Dennis Christilles, Delbert Unruh. (1996) “The Semiotics of Action Design”. En: Theatre Topics, volume 6, número 2, septiembre 1996. En línea:https://muse.jhu.edu/login?auth=0&type=summary&url=%2Fjournals%2Ftheatre_topics%2Fv006%2F6.2christilles.html

Daniel R. Keyser. (1995). Central European Theatres in Transition. En línea: http://digitalcommons.macalester.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1041&context=macintl

Jaroslav Malina: Paintings and Designs. En Urban Art Space. The Ohio State University. En líneahttp://uas.osu.edu/exhibitions/jaroslav-malina

Hans van Seventer. “Master of Dramatic Space” (“Maestro del espacio dramático)”, documental sobre la vida y obra de Jaroslav Malina. http://www.artistonfilm.nl/en/theater

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s