Nomenclatura del traje y la moda: CALIGA / CALIGAE

Como CÁLIGAS (en latín CALIGÆ, singular CALIGA) se identificaban a las sandalias atadas, hechas de correas de cuero, usadas, fundamentalmente por los soldados de las legiones romanas.

Pie de escultura en bronce de soldado romano. De: Exposición "Gladiators: death and triunph at the Colisseum", Museum und Park Kalkriese, Bramsche, Alemania

Pie de escultura en bronce de soldado romano. De: Exposición “Gladiators: death and triunph at the Colisseum”, Museum und Park Kalkriese, Bramsche, Alemania

Suela de Caligae original del siglo I d.C. Museo Arqueológico de Francia

Suela de Caligae original del siglo I d.C. Museo Arqueológico de Francia

Realizadas a base de tiras que sujetaban el pié por el empeine y hasta el tobillo, se caracterizaban por poseer una suela tachonada con clavos de hierro cuyo objetivo era, por una parte, proporcionar mejor tracción en su contacto con superficies irregulares y por otra, permitir al soldado usarla como elemento agresivo en la lucha cuerpo a cuerpo al asestar golpes con el pie al adversario.

Las CALIGAS fueron usadas desde la República (509 a. C. a 26 a.C.) y a lo largo del Imperio (27 a. C. y 476 d. C.) y aunque fue un calzado propio de los soldados (llegándose a denominar como “caligati” a los militares romanos), también los campesinos, centuriones o gladiadores la incorporaron por ser, dentro del calzado romano, uno de los más fuertes y cómodos. A menudo las CALIGAS eran usadas con calcetines, prenda que aseguraba una adecuada protección térmica, sin embargo, se recomendaba a los soldados usarlas con los pies descalzos, para favorecer su ventilación durante las largas marchas legionarias.

Suela de Caligae original del siglo I d.C. Museo Arqueológico de Francia

Caligae original de soldado romano del siglo I d.C. Museo Arqueológico de Francia

Columna de Trajano

Caligae original de soldado romano del siglo I d.C. Museo Arqueológico de Francia

Ni los oficiales de alto rango del ejército romano ni los emperadores usaban la CALIGA, aún cuando estaban presentes en las campañas militares, ya que su calzado emblemático por su función de jerarquía era otro: el calceus.

Existe abundante información sobre la forma y uso de este calzado, referenciado en la iconografía artística, sobre todo las esculturas. En los relieves de esa obra monumental que es la Columna de Trajano, se observa con claridad el uso de las CALIGAS por los soldados como parte de la narración de las victoriosas campañas de Trajano contra los dacios.

Columna de Trajano (detalle). Siglo I, Foro de Trajano, Roma

Columna de Trajano (detalle). Siglo I, Foro de Trajano, Roma

Asimismo, han quedado numerosos ejemplares originales, muchos de ellos con excelente estado de conservación. También en la literatura y crónicas de la época ha quedado registrado el término, conociéndose que el nombre del emperador Calígula es derivado de su un apodo militar, diminutivo de CALIGA, al ser obligado por su padre Germánico, cuando era niño, a utilizar este calzado para que los soldados se identificaran con el futuro emperador.

Más información:

Boucher, F. (1967). Historia del traje en Occidente desde la antigüedad hasta nuestros días. Barcelona: Montaner y Simón.
James Yates, M.A., F.R.S. “Caliga” William Smith, D.C.L.: “A

Dictionary of Greek and Roman Antiquities, John Murray, London, 1875”. En línea: http://penelope.uchicago.edu/Thayer/E/Roman/Texts/secondary/SMIGRA*/Caliga.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s