BETTINA GRAZIANI: más que una modelo

Una vez más nos remitimos a la época de los años 1940-1950’s en la cual se destacaron varias modelos de moda cuya imagen ha llegado a nuestros días. Desde Francia, Inglaterra y EEUU, se moldeaban rostros y cuerpos que respondieran a las estéticas propias de la moda del momento. Dovima, Mary Jane Russell, Lisa Fonssagrives, Barbara Goalen, SuzyParker, Dorian Leigh, Jean Patchett , Evelyn Tripp… entre otras fueron retratadas por verdaderos artistas del ‘lente enfocado a la moda’, legando a la posteridad cientos (o miles) de imágenes que nos remiten a una de las épocas de mayor gamour de la historia de la moda.

En estos apuntes nos detenemos en otro de esos rostros, el de la conocida modelo francesa, también diseñadora y posteriormente poeta y compositora, conocida como Bettina.

Nacida Simone Micheline Bodin en la región de Normandía en 1925 es considerada como la modelo más famosa en la década de los años 1940’s, rivalizando solamente con Barbara Goalen en ser la más fotografiada en la historia de la moda (ver publicación del 14 de mayo de 2013: “Barbara Goalen – La mujer más fotografiada”).

Simone fue criada por su madre, una maestra de escuela. Su padre, un trabajador ferriovario, abandonó a la familia. En una entrevista con el Washington Post, comentó: “No teníamos dinero (…) tuve que aprender a limpiar y cocinar, que fue lo mejor que le puede pasar.” Habiendo vivido la experiencia de la 2ª Guerra Mundial, en otra ocasión comentó a la periodista de la revista Vogue en 2010: “Yo tenía que trasladarme en bicicleta a la escuela cada mañana, atravesando los campos de col congelados … Experiencias como que hacen lo que eres“.

Una vez en París, Simone se reunió con el diseñador Jacques Costet en 1945, con la esperanza de conseguir un trabajo como diseñadora de moda. Sin embargo, después de entrevistarla, Costet consideró que tenía más posibilidades como maniquí que como creadora de modas. Y así fue contratada como modelo.

Bettina en 1940's

Bettina en 1940’s

Poco después, se vinculó al creador Jacques Fath, quien se interesó por ella por poseer un biotipo distante a los de la modelos de la época, justo en un momento en el que el creador estaba intentando dotar a sus colecciones de un aire más moderno. La modelo comentó en una entrevista a Interview: “A él le gustaba que yo era diferente” (…) yo era muy joven, no llevaba maquillaje y mantenía mi cabello rojo original (…) Me convertí en el rostro de Fath“. Rebautizada por Fath, había surgido Bettina…

1950's. Jacques Fath en su estudio con la modelo Bettina al fondo

1950’s. Jacques Fath en su estudio con la modelo Bettina al fondo

1952. Bettina en la portada de "Elle"

1952. Bettina en la portada de “Elle”

1950. Bettina en modelo de Jacques Fath

1950. Bettina en modelo de Jacques Fath

1953. Bettina promociona el perfume Jacques Fath

1953. Bettina promociona el perfume Jacques Fath

En 1950 Bettina firmó con la agencia de modelos Ford y, una semana después de su llegada a Nueva York, se llegó a un acuerdo con la revista Vogue para posar en exclusiva para esa publicación.

1950. Bettina. Foto de Horst P. Horst para "Vogue"

1950. Bettina. Foto de Horst P. Horst para “Vogue”

1952. Bettina en modelo de Christian Dior

1952. Bettina en modelo de Christian Dior

1952. Bettina con un modelo de Maggy Rouff. Fotografía: Henry Clarke

1952. Bettina con un modelo de Maggy Rouff. Fotografía: Henry Clarke

A la par de su carrera profesional, comenzó a incursionar en otros perfiles relacionados con la moda. Al comenzar a trabajar con Givenchy, le ayudó a lanzar su primera campaña publicitaria para la apertura de la casa de diseño en 1952, convirtiéndose en un eje importante de la casa del modisto, al ejercer tanto como directora de publicidad(con una impresionante capacidad de convocatoria), organizadora de desfiles…, sin dejar de ser modelo.

1952. Bettina promociona conjuntos de Givenchy. Fotografía: Nat Farbman

1952. Bettina promociona conjuntos de Givenchy. Fotografía: Nat Farbman

1955. Bettina en vestido de Givenchy

1955. Bettina en vestido de Givenchy

Como vía para marcar aún más dicho vínculo, Givenchy utilizó su nombre como guiño y homenaje a la modelo, nombrando una blusa bordada, con volantes, al estilo ‘señorita’, “Bettina”, pieza que se convirtió en una de las más vendidas de su marca. En un comunicado a la prensa, Givenchy se refirió a Bettina como “un icono de la elegancia y del refinamiento parisino.”

1952. Camisa Bettina de Givenchy

1952. Camisa Bettina de Givenchy

Después de un matrimonio de corta duración a Gilbert “Benno” Graziani, periodista y fotógrafo francés, mantuvo una relación con el novelista y guionista Peter Viertel, quien abandonó a su mujer para unirse a Bettina. Posteriormente, la modelo conoce al príncipe Aly Khan, de Pakistán conocido dentro de la sociabilidad de la época por su fortura y por ser el tercer esposo de la actriz Rita Hayworth. Se comprometieron y Bettina decidió retirarse del mundo de la moda en 1955.

En 1960, Bettina, entonces embarazada de su hijo, sobrevivió al accidente de tráfico que costó la vida del príncipe; la conmoción del accidente más tarde dar lugar a un aborto involuntario. Después de la muerte de Khan, Bettina escribió una autobiografía, “Bettina par Bettina” y regresó a su actividad profesional, participando en algunos desfiles, como el de alta costura de la casa Chanel en 1967. Asimismo gestionó la publicidad para Valentino y Emanuel Ungaro en la década de 1970. También entabló una fuerte amistad con el diseñador Azzedine Alaïa, quien encargó una exposición de sus imágenes más recordadas en la Galería Carla Sozzani en Milán y la Galería de Azzedine Alaïa en París.

Como otras de su época, Bettina fue una de las modelos mejor pagadas de su época y también fue retratada por muchos de los grandes fotógrafos de moda del momento: Irving Penn, Henri Cartier-Bresson, Gordon Parks, Horst P. Horst, Frank Horvat y Erwin Blumenfeld.

1958. Bettina Graziani fotografiada por Frank Horvat,

1958. Bettina Graziani fotografiada por Frank Horvat,

1958. Bettina Graziani fotografiada por Frank Horvat

1958. Bettina Graziani fotografiada por Frank Horvat

Bettina Graziani by Frank Horvat, 1958--4

1958. Bettina Graziani fotografiada por Frank Horvat

Sus facciones no eran perfectas, según los cánones de belleza de los 1950’s…su amplia boca, nariz demasiado alargada y ojos aniñados eran difíciles de encajar en los códigos de la mujer “New Look”.

1958. Bettina Graziani fotografiada por Frank Horvat

1958. Bettina Graziani fotografiada por Frank Horvat

1950's. Bettina Graziani fotografiada por Gordon Parks

1950’s. Bettina Graziani fotografiada por Gordon Parks

Sin embargo, logró ejercer cierta fascinación a quienes la retrataban explotando y no desdibujando estos rasgos y, enfatizando cierto dramatismo en sus posturas y mirada. Asimismo, su personalidad asomaba detrás de cada sesión fotográfica a la que era sometida.8 Imagen-3-e1308679926581

Porque Simone Micheline Bodin era más que una modelo…su febril actividad en el mundo de la moda evidenció sus capacidades e intereses para no solamente exponerlos sobre la pasarela. Aún con 80 años, continuó activa moviéndose entre París y Nueva York para asistir a desfiles y eventos de la industria de la moda. En 2010, recibió de Francia Orden de las Artes y las Letras. En la presentación del premio, el ministro de Cultura francés, Frédéric Mitterrand la llamó “la encarnación de la mujer moderna.”

Murió a los 89 años en 2015.

Más imágenes en: https://www.flickr.com/photos/skorver1/sets/72157624645341589/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s