Nomenclatura del traje y la moda. VESTIDO-CAMISA / VESTIDO “A LA CRIOLLA” / ROBE EN CHEMISE / CHEMISE À LA REINE / GAULLE

Con la denominación de VESTIDO CAMISA se identificaba a un vestido femenino de moda durante las últimas décadas del siglo XVIII. Conocido en francés como GAULLE, ROBE EN CHEMISE o CHEMISE À LA REINE, formaba parte de los estilos de vestir de influencia burguesa, bien diferenciados de las formas cortesanas, por ser más sencillos, confeccionados en tejidos menos lujosos y con poca decoración.

Boucher lo incluye dentro de los que llama “vestidos de la simplicidad”, señalando: “El vestido camisa, denominado también gaulle o vestido al niño, o a la criolla, se lleva sin cuerpo; anudado bajo el pecho mediante un echarpe, está hecho de gasa ligera o muselina, abierto sobre una falda también ligera. Es una moda procedente de América...” (Boucher; 1967: 307).

Se trata, por tanto, de un vestido confeccionado en tejido muy fino, sin decoración, generalmente en tonos blanco o crema, cuyo ajuste al cuerpo se realizaba únicamente en la cintura, por medio de una ancha cinta de raso de seda.

1787 Princess Louise Auguste by Jens Juel

1787. Jens Juel: Princesa Louise Auguste

1782. Le brun. Mme la Comtesse de Provence -

1782. Elisabeth Vigée-Lebrun: Condesa de Provence

 

Las mangas amplias, se ceñían bajo el codo y en diversas partes del brazo, por medio de cintas más estrechas, recordando a la ‘mangas estranguladas’ propias del Renacimiento. La parte superior del vestido dejaba un escote que podía adornarse con uno o varios volantes, los cuales, excepcionalmente, podían terminar en encaje.

1788. Jacques-Louis David, Portrait d'Antoine Lavoisier et de sa femme, la chimiste Marie-Anne Pierrette Paulze 1788

1788. Louis David: Antoine Lavoisier y su esposa (detalle)

Sobre su origen existen variadas versiones. La más extendida es que se deriva de los vestidos usados por las damas francesas en las colonias de América, quienes adecuaron su indumentaria al clima. De ahí su denominación como VESTIDO A LA CRIOLLA. A partir de 1781 se comenzó a utilizar en Francia y luego en Inglaterra, extendiéndose rápidamente al ser ‘certificado’ su uso cuando la reina María Antonieta lo incorporó como atuendo para realizar paseos matutinos por los jardines del palacio. En 1783 fue retratada con este vestido por la pintora Elisabeth Vigée-Lebrun, algo que causó no pocas críticas por los miembros de la corte al ser representada la monarca con un atuendo ‘tan poco adecuado’ para una reina.

La reine en gaulle, by Elisabeth Vigée-Lebrun, 1783. At the National Gallery in Washington DC

1783. Elisabeth Vigée-Lebrun: María Antonieta, reina de Francia

Tal como se comentaba, más que un vestido, parecía una camisa (de ahí el término VESTIDO-CAMISA) y popularmente se comentaba con ironía que se trataba de una CHEMISE A LA REINE (camisa ‘a la reina’)

Louise Augusta. 1780, Jens Jue

1788. George Romney: Lady Lemon

A pesar de las críticas, el uso de esta prenda se extendió por la mayoría de las naciones europeas. El espíritu de la simplicidad estaba entrando en la moda femenina, aún dentro de las clases pudientes. Se trata de la primera manifestación en la vestimenta femenina de lo que sería el paso hacia el siglo XIX y el punto de partida de la posterior ‘moda a la antigüedad clásica’ propia del final del siglo XVIII.


Más información:

Boucher, F. (1967). Historia del traje en Occidente desde la antigüedad hasta nuestros días. Barcelona: Montaner y Simón.

https://es.pinterest.com/missofrock/chemise-a-la-reine/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s