LOS CALCETEROS ó CALCEROS

A pesar de haber realizado una publicación sobre los calceros o calceteros, por disponer de más imágenes e información, ampliamos la anterior, publicada el 3 de febrero de 2013, con título: “Sobre los oficios de la costura – Los calceteros ó calceros”.

El contexto: Nos encontramos en la Europa Medieval donde ya habían aparecido las primeras ciudades a las cuales acudían un número cada vez mayor de personas llegadas del ámbito rural, anteriores siervos o campesinos dependientes de los feudos, comerciantes o artesanos que encontraron en los burgos los lugares adecuados para emprender una nueva vida.

Serían estos habitantes los que conformarían la clase productiva de las ciudades medievales y con el fin de intentar regular y proteger la actividad de muchos de estos artesanos y comerciantes, surgieron los gremios. Muchas de estas primeras asociaciones fueron cofradías religiosas o semireligiosas sin un perfil verdaderamente económico,y se nuclearon alrededor de una zona con lo que surgirían los primeros municipios. Pero debido al interés de esos municipios por controlar la calidad y el precio de los productos, y evitar la competencia de artesanos extranjeros, adquirió un carácter meramente mercantil.

Por tanto, los gremios se desarrollaron en un ámbito local y tenían carácter obligatorio la afiliación de todo artesano. Regidos por un estatuto especial, controlaban toda la actividad artesanal y evitaban la competencia, facilitando las materias primas a todos componentes de los gremios a los mismos precios y fijando el tipo y cantidad de productos. Su organización era jerárquica y, como es sabido, establecían tres categorías: aprendices (trabajaban sin sueldo de tres a seis años en el taller de un maestro conviviendo con él y aprendiendo el oficio); oficiales (artesanos especializados que cobraban salarios, guiados por un maestro) y maestros (dueños de los talleres y de los instrumentos de trabajo).

Los gremios eran asociaciones para hombres. Las mujeres no pudieron pertenecer hasta pasado el siglo XVI. Ellas normalmente trabajaban en el campo y vendían sus productos en el mercado local, sin embargo, algunas podían ejercer alguna actividad en los talleres artesanales elaborando o vendiendo productos de artesanía textil.

Cada gremio tenía unas normas y un lugar donde reunirse, generalmente en las capillas de los santos patrones. Los gremios con más poder económico llegaron a construir edificios especialmente para tal fin. Por lo general, los artesanos de un oficio se establecían en una misma calle, la cual a veces se nombraba con el oficio que ejercían los gremios allí ubicados. Actualmente en algunas ciudades se sigue conservando el nombre del oficio que allí se ejercía como: cuchilleros, curtidores, tejedores, labradores, zapateros, etcétera.

En la publicación “Sobre los oficios de la costura- los gremios: su origen” del 2 diciembre, 2012, señalé: “Con este sistema y la garantía del reclamo del producto de su trabajo, no es de extrañar el gran desarrollo alcanzado por los gremios que agrupaban los oficios de la costura, demanda cada vez mayor de los habitantes de los nuevos centros urbanos. Los artesanos relacionados con los oficios de la costura se agrupaban (con pocas variantes entre las ciudades) como: sederos, pañeros, tejedores, tintoreros, zapateros, calceteros, boneteros o sombrereros, pasamaneros, cordoneros o sastres.”

Uno de los gremios que se independizó de los sastres fue el de los ‘calceros’ o ‘calceteros’ (calcero: persona que tiene por oficio hacer calzas de paño o de otra tela de lana). La demanda de las calzas (“hose”, en inglés) como prenda indispensable para la nueva moda masculina propició que algunos sastres se especializaran en su elaboración.

Del manuscrito iluminado 'Los libros de los Fundamentos de Nuremberg', 1500’s

1500’s. Ilustración del manuscrito iluminado “Los libros de los Fundamentos de Nuremberg”

1560. Marchands de bas, vers  Musée national allemand, Nuremberg

1560. “Los comerciantes” Museo de Nuremberg

Los hombres – a partir del siglo XIV y a lo largo del XV- sustituyeron las antiguas largas y holgadas túnicas por prendas ajustadas y cortas que mostraban las extremidades las cuales debían ser cubiertas en su totalidad. Las medias debían llegar casi a la cintura, moldeando y ajustadas lo más posible a piernas y muslos.

1450's. Histoire de Charles Martel (Brussels, Bibliothèque royale, ms. 8

1463-1467. Loyset Liédet. Iluminación del manuscrito . “Historia de Carlos Martel”

'Encarnio de Cristo' de Matthias Grünewald , 1503

1503. Matthias Grünewald. “Encarnio de Cristo” (detalle)

Las calzas eran difíciles de hacer y resultaban, por tanto, muy costosas, lo cual brindaba beneficios económicos a quien las elaboraba. Se realizaban con material tejido especialmente para su confección (lana, cortada al bies para aumentar su elasticidad) y su patronaje conllevaba varias dificultades. Debía cubrir el pie, estrecharse para el tobillo, ampliar para pantorrilla y muslos. Las más costosas llegaban hasta la cintura, por lo que las caderas y el trasero requerían su especial corte. Al frente, la bragueta facilitaba la colocación de las calzas las cuales se ataban al jubón (prenda intermedia) por medio de las agujetas (tiras de tela o cuero con la punta remachada) que se introducían en unas aberturas.

1502 - 07. Pintoricchio_The Canonization of Catherine of Siena by Pope Pius II det

1502-1507. Pintoricchio. “La canonización de Catalina de Siena por el Papa Pio II” (detalle).

1474 -79 Hans Memling -St John altarpiece DET

1474-79. Hans Memling. Retablo de San Juan (detalle)

Calzas bandadas. Decapitación de San Juan Bautista, Alejo Fernández, hacia 1525

. 1525. Alejo Fernández. Decapitación de San Juan Bautista (detalle)

Algunas piezas originales y documentos encontrados confirman que las calzas poseían una sola costura en la parte trasera y el uso de la lana con corte al bies era lo habitual para su confección. En todos los casos, los cuartos de los pies (laterales y parte posterior del talón) se cortaban como parte de la pieza de la pierna. La mayoría cerraban la parte inferior por medio de una costura a lo largo de la longitud de la suela. En algunos casos poseían más cortes, formados por piezas pequeñas y triangulares, para mejorar el ajuste alrededor de la unión del pie a la pierna.

El resultado debía ser una prenda flexible que posibilitara el movimiento de las extremidades y la acción de sentarse o montar a caballo. Pero pocas veces se lograba y así se observa en mucha iconografía de la época cómo las calzas quedaban bajas mostrando parte de la camisa o bragas interiores en la cintura.

Detalles de  ‘Martirio de San Esteban’ del  'Missale ad usum fratrum minorum' del 'Libro de las Horas', Francia, 1385-1400

1385-1400. “Martirio de San Esteban”, iluminación de manuscrito “Missale ad usum fratrum minorum – ‘Libro de las Horas’, Francia (detalle).

Debido a estas dificultades en la elaboración de las calzas, aquellos clientes que podían permitírselo, encargaban a los calceros su prenda a medida… así lucirían las piernas mejor moldeadas aunque según anécdotas de la época, muchos rellenaban la prenda para ocultar defectos anatómicos en sus extremidades… ¡cosas de la moda!

Más información:

Sherts, Trewes, & Hose .iij.: En

Una respuesta a “LOS CALCETEROS ó CALCEROS

  1. Pingback: LOS CALCETEROS ó CALCEROS | VESTUARIO ESCÉNICO - Protocol Bloggers Point·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s