JANE PETRIE: “Suffragette” y la verdad de un vestuario

Después de visionar “Suffragette”, creo necesario hacer unos breves apuntes sobre el trabajo que realizó Jane Petrie, responsable de la imagen vestimentaria de la película. A pesar de que en la red existen algunos post dedicados a la creadora y su trabajo a raiz de su estreno en EEUU e Inglaterra,realizaré el mío propio, con la estructura que, habitualmente utilizo: ficha técnica de la película, apuntes sobre la creadora y comentarios generales sobre el vestuario.

PELÍCULA: “Sufragistas”. Título original ‘Suffragette’.

Año: 2015 / País: Reino Unido / Directora: Sarah Gavron / Guión: Abi Morgan / Fotografía: Eduard Grau / Reparto: Carey Mulligan, Helena Bonham Carter, Meryl Streep, Anne-Marie Duff, Brendan Gleeson, Ben Whishaw, Romola Garai, entre otros. / Productora: Film4 / Pathé / Ruby Films. / Género: Drama | Histórico. Política. Años 1910-1919.

Sinopsis: El movimiento sufragista nació en Inglaterra en vísperas de la Primera Guerra Mundial (1914-1918). La mayoría de las sufragistas no procedían de las clases altas, sino que eran obreras que veían impotentes cómo sus pacíficas protestas no servían para nada. Entonces se radicalizaron y, en su incansable lucha por conseguir la igualdad, se arriesgaron a perderlo todo: su trabajo, su casa, sus hijos y su vida. La protagonista es Maud (Carey Mulligan), una mujer que reivindicó denodadamente la dignidad de las mujeres. (FILMAFFINITY)

JANE PETRIE: diseñadora de vestuario

Jane Petrie comenzó a interesarse por el diseño de moda desde joven. Después de pasar varios cursos en la Wimbledon School of Art, se define su vocación por el vestuario escénico en la década de 1990 y a finales de esos años comenzó a trabajar como asistente del equipo de vestuario en varias producciones, entre ellas: “Oscar y Lucinda” (Gillian Armstrong, 1997), bajo la diseñadora jefe Janet Patterson; Robert Altman; “Gosford Park” (Robert Altman, 2001), con Jenny Beaven y “Elizabeth: la edad de oro” (Shekhar Kapur, 2007) con Alexandra Byrne como jefa de vestuario. A partir de 2004 ya comenzó a diseñar en solitario, desarrollando trabajos para series de la TV británica, cortometrajes y películas como “¿Hay alguien ahí?” (John Crowley, 2008). Actualmente ya se encuentra integrada de lleno a la industria del cine y además de la reciente “Suffragette” acabó el redaje de “Genious” (Michael Grandage, 20016), ambientada en 1930’s en EEUU.

Además de su trabajo en cine, Jane imparte cursos y conferencias en diversos centros educativos londinenses, entre ellos en el prestigioso London College of Fashion, de la University of the Arts de Londres. En recientes entrevistas, la diseñadora expresa lo mucho que le aporta su labor en la enseñanza y en la participación en talleres y jornadas. Con ellas aprende algo nuevo cada día, señalando esto último como consejo a cualquier joven que quiera dedicarse a la profesión: estudiar, aprender y nunca dejar de hacerlo.

VESTUARIO: Época ficcionada para “Suffragette”:

Antes de continuar hablando de cine y vestuario, es necesario realizar un breve apartado de la situación en la que se encontraba la lucha de la mujer por la igualdad antes del inicio de la Primera Guerra Mundial. Esta reivindicación se inició durante la Revolución Francesa (1789-1799) con el reclamo de las féminas por la consecución de la igualdad jurídica, las libertades y derechos políticos. Es en ese momento cuando la francesa Olympe de Gouges redactó la “Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana” (1791), que se convirtió en uno de los primeros documentos históricos que propuso la emancipación femenina en el sentido de la equiparación jurídica y legal en relación con los hombres.

A lo largo del siglo XIX, las féminas continuaron su lucha por la reivindicación de sus derechos y una vez iniciado el nuevo siglo la voz de las mujeres comenzaba a oírse, con la intensificación de actividades de reclamo y reivindicación de sus demandas. Al llegar 1914, todas las acciones se detuvieron. La situación mundial no estaba en condiciones de atender más reclamo que el de la ayuda para lograr dar fin al conflicto bélico. No obstante, la imagen de estas mujeres, más o menos radicales con los reclamos feministas, dejó huella en una propuesta de una manera de vestir la cual, si bien no impuso nuevas formas, sin duda marcó la predilección por los estilos en los que predominaba la sencillez: conjuntos ‘trotteurs’.

Las Suffragettes El movimiento por el voto femenino en Gran Bretaña

Suffragettes en Londres. 1900’s

ohio_1912_b

Suffragettes en Ohio, 1912

Los llamados vestidos “trotteurs” y posteriormente “tailleurs” fueron significativos por su simplicidad en línea y adornos. Este estilo se adelantó al “nuevo espíritu” que adquirió la moda femenina una vez transcurridos los primeros años de la guerra. Eran trajes sastres, sencillos, prácticos, que llegan a mostrar la hasta entonces oculta blusa, apenas entallaban la anatomía femenina, preconizando la preferencia por la línea recta que se impondría en la moda femenina años después. Podemos afirmar que la idea de igualdad y democratización entre los géneros comienza a ser relacionada con la simplicidad vestimentaria.

1910

Figurines de moda de 1910. Trajes trotteurs

Y Jane Petrie supo trasladar a la perfección ese ambiente de deseo de cambio. En los barrios humildes de Londres, los personajes y figurantes femeninos se unen en una línea vestimentaria común, simple, con materiales desgastados, con tocados usados, avejentados …

18SUFFRAGETTE-COMBO-master675

Arriba y abajo: Fotogramas de “Sufragista” (Sarah Gavron, 2015)

OgSk7

Grises, marrones, negros… una armonía casi monocromática…para expresar ese drama social y urbano que se narra en “Suffragette”.

suffragette_01

Arriba y abajo: Fotogramas de “Sufragista” (Sarah Gavron, 2015)

suffragette-film-trailer

Según comenta la diseñadora en una entrevista, casi el 80% de las prendas son originales, pero sin ese planteamiento previo del conjunto del vestuario no se lograría la coherencia y sentido de unidad que posee el vestuario. Sobre ello también señala Jane el cuidado que tuvo de que la ropa confeccionada tuviera el mismo nivel de desgaste que las prendas originales, de manera que no se destacara del resto.

El vestuario de “Suffragetts”, poco glamuroso pero exactamente expresivo, logró la verosimilitud que se reclama en el trabajo de crear para el cine. Janet Petrie permitió a los espectadores reconocer la imagen de estas mujeres, imagen que dejó huella en una manera de vestir la cual, si bien no impuso nuevas formas, marcó la predilección por los estilos en los que predominaba la sencillez y avanzaban un cambio radical en la vestimenta femenina…La expresividad del diseño de vestuario apoyó a la perfección el drama de la narración fílmica.

Sin brillo, sin intensidad de color, sin volantes, tules o dorados…con la verdad de lo usado y perfectamente ambientado…Pero ni la crítica ni los académicos se dieron cuenta de ello, ni lo han puesto en valor…ni una nominación, premio o reconocimiento…¡Es una pena!

Más información en:

Rachel Lee Harrisoct. ‘In ‘Suffragette,’ Recreating the Silhouettes of Social Change’. New York Times, octubre 15, 2015.
Frances Corner. “Unseen Fashion: Jane Petrie”. En: http://francescorner.com/2015/11/unseen-fashion-jane-petrie/

Una respuesta a “JANE PETRIE: “Suffragette” y la verdad de un vestuario

  1. Pingback: JANE PETRIE: “Suffragette” y la verdad de un vestuario | VESTUARIO ESCÉNICO - Protocol Bloggers Point·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s