HENRI GERVEX. Vida social y costumbres parisinas en el lienzo

Son muchas los escritos y las fotografías que han dejado constancia de la vida de las clases pudientes en los últimos años del siglo XIX y principios del XX. La burguesía en Europa, a lo largo de la segunda mitad del ochocientos, como grupo social más pujante, aumentó su poder económico e influencia, gracias a la propiedad de la tierra y de las grandes empresas industriales, financieras y comerciales.

Con la industrialización y el desarrollo tecnológico, las ciudades se hicieron más habitables. La iluminación eléctrica hizo las calles y plazas más seguras. Eran muy frecuentes las reuniones literarias, políticas o musicales. La ópera, en este periodo, se convirtió en el principal escenario de la burguesía, en el que tan importante era ver como ser visto.En general, la sociedad urbana albergaba el sentimiento de estar participando de una era de progreso y expansión. Frecuentemente se celebraban grandes exposiciones, en las que se mostraban los últimos adelantos en las materias más diversas. Y también era habitual la creación de museos, con los que se trataba de instruir al público en los más variados saberes.

Y si existió una sociedad que se destacó por su refinamiento esa fue la parisina. La ciudad ya estaba embellecida de la mano del barón Georges-Eugène Haussmann y por encargo del emperador Napoleón III. Las amplias avenidas, los boulevares, tomaron los espacios que ocupaban antiguos barrios. Se calcula que entre 1853 y 1870 se construyeron sobre cuarenta mil edificios nuevos en sustitución de antiguos e insalubres barrios. La ciudad fue casi rediseñada y se convirtió en una de las más modernas de Europa.

Las actividades se sucedían unas tras otras, la vida moderna se vivía fuera de las mansiones: los hombres en sus ocupaciones de negocios o actividades políticas, la mujer de compras o en los cafés. Pero también existía un mundo ‘subterráneo’ y tan conocido como aparente ignorado: aquel derivado del sexo con las cortesanas del siglo XIX: demimondaines (mujeres de mundo). Mujeres que tenían una vida pública y llegaron a ser tan famosas como las actrices…eran las ’cocottes’, que vestían a la última moda y que poseían un alto nivel de vida, gracias a los costes de sus ‘servicios amatorios’.

Esa dualidad de la vida de la sociedad en la capital francesa fue retratada por varios artistas de la época. Uno de ellos fue Henri Gervex (París, 1852 – 1929), pintor francés, que estudió con Alexandre Cabanel, Pierre-Nicolas Brisset y Eugène Fromentin y cuyos primeros trabajos fueron de género mitológico.

Pero pronto Gervex se dejó seducir por el ambiente social parisino y comenzó a reflejarlo en su obra, una vez obtenido prestigio como artista al obtener, con sólo veintiséis años, su primera medalla en el Salón de París. Sin embargo, los miembros del Salón, en 1878, rechazaron por inmoral la obra presentada por Gervex -“Rolla”-, basada en un poema de Alfred de Musset, al representar una escena de una prostituta desnuda después de tener relaciones sexuales con su cliente, se trata de un óleo sobre lienzo, que está expuesto, al día de hoy, en el Musée de Beaux-Arts, Bordeaux.

Es así como Gervex logró tener un nombre reconocido en la década de 1880, como uno de los más audaces de los jóvenes artistas que tomaron la vida social parisina y las costumbres de fin de siglo como temática. Con una técnica clásica y enfoque fotográfico, Gervex incluía escenas en las que él y muchos de sus amigos coincidían: la ópera, bailes de sociedad, visitas a los cafés de moda, a los salones en los que la sociedad parisina se dejaban ver.

Para esta publicación, he seleccionado obras de Henri Gervex relacionadas con el mundo ‘galante’ y de la moda de los últimos años del siglo XIX y primeros del XX, como la de 1906. « Cinq Heures Chez Paquin » (Cinco horas en la casa Paquin). En ella, Gervex retrata al ambiente de la sala de ventas de la casa de alta costura, cuyo éxito a principios del nuevo siglo fue notable: la casa Paquin.

1906. Cinq Heures Chez Paquin

1906. Henri Gervex:  “Cinq Heures Chez Paquin”

Tras el ejemplo exitoso de Charles Frederic Worth, desde finales del siglo XIX se multiplicaron las casas de alta costura en las principales ciudades europeas y de América. Decenas de talleristas, con el control del creador, ejecutan sus labores para tener disponibles las ofertas para su selecta clientela. Siendo la mayoría de ellos masculinos, apareció en el mundo de la alta moda, una mujer: Jeanne Paquin, cuya “Maison” empezó a tener renombre a partir de 1890, treinta años después de que Worth empezara a firmar sus creaciones como si se trataran de obras de arte.

En este cuadro Gervex refleja a clientas y dependientes en un momento de gran actividad de la casa Paquin: damas que sociabilizan, otras que miran los tejidos, y algunas que atienden a la modelo que está exhibiendo una nueva creación: un vestido de noche escotado de color oscuro. a las clientas que utilizan la visita a la casa de modas como actividad.

Otras de las obras seleccionadas para estos apuntes han sido: « Últimos retoques antes del baile » (una dama está terminando de vestirse con la ayuda de su ¿modista? ¿criada?…, configurándose la compleja falda según la moda de finales del siglo);

Dernière retouche avant le bal

Henri Gervex: “Últimos retoques antes del baile”

« Collette Gervex”, (retrato de la hija del artista, quien le sirviera de modelo para varias cuadros, reflejando la moda de 1910);

Collette Gervex (1910) Henri Gervex

1910. Henri Gervex: “Colette Gervex”

el delicado retrato de 1879: “Mlle. Valtesse de la Bigne », dama ataviada con el estilo propio de los años en que se abandona el polizón y las faldas tapiceras ajustan las extremidades,

XIR234473

1879. Henri Gelvex: “Mlle. Valtesse de la Bigne”

y, por último la escena retratada en el “Retour de Bal” en el que una agotada o decepcionada dama cae sobre la cama al regreso del baile.

Hazatérés a bálból (1879.)

1879. Henri Gervex: “Retour de Bal”

En sus cuadros Gervex se recrea con la indumentaria: los elegantes caballeros con sus fracs, bastones y chisteras, los exquisitos tejidos de los vestidos femeninos, los granes tocados con sus plumas y adornos llenan cada composición que se destaca, sobre todo por la audacia del movimiento y postura de sus personajes…Todo ello con un estilo propio que se debatió entre la insurgencia impresionista y la complacencia académica…
Les animo, pues, a que encuentren su obra y disfruten del ambiente de la alta sociedad parisina sobre el lienzo.

Más información:

Alexandra Murphy: Masked Ball at the Opera, Paris. Henri GERVEX (Paris 1852 – id. 1929). En:http://www.galerieheim.ch/oeuvre-details3.php?id_oeuvre=261&lng=2

Henry Garvex en Pinteres. En:https://es.pinterest.com/wjmahan/henri-gervex/

Una respuesta a “HENRI GERVEX. Vida social y costumbres parisinas en el lienzo

  1. Pingback: HENRI GERVEX. Vida social y costumbres parisinas en el lienzo - Protocol Bloggers Point·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s