EL HIPÓDROMO DE LONGCHAMPS. Centro de modas e inicios del Street-Style

La historia ha dejado referenciado aquellos espacios públicos convertidos en ‘centros de moda’ en una determinada etapa de la historia. Desde la aparición de las ciudades europeas, en tan lejana fecha como los siglos XIII y XIV, las ferias, mercados y hasta las primeras catedrales góticas, constituyeron los espacios para eso que es tan importante para el desarrollo del mundo de la apariencia que es “ver y ser vistos”.

Cuando se estabilizó el poder burgués en las sociedades occidentales, los centros de moda se ampliaron. La nueva sociabilidad burguesa, el embellecimiento de las grandes ciudades, y la apertura a la vida pública de la mujer del ochocientos, posibilitó que las avenidas, los parques, las galerías, los novedosos grandes almacenes…se convirtieran en lugares de encuentro de los grupos sociales que gustaban de mostrarse y de ver qué mostraban los demás. El contacto social nocturno no quedaba atrás como vía de publicitar las modas del momento; el teatro y, sobre todo la ópera, constituyeron centros de elegancia y de ostentación sobre las novedades en el mundo de la apariencia. A esa variedad de espacios para lucir la moda, se sumaron los hipódromos.

Las carreras de caballos son tan antiguas como la humanidad. Desde las civilizaciones griega y romana las competencias ecuestres constituían parte de las actividades importantes para sus habitantes. Pero el hipismo como se conoce hoy en día tiene sus orígenes en Inglaterra. Vinculado directamente a la realeza, en las principales capitales europeas se comenzaron a construir desde el siglo XVIII espacios destinados para las competencias ecuestres, apoyados generalmente por los nobles. Con ello y debido también a su vinculación con el gusto por el caballo manifestado desde las tradicionales actividades de cacería propias de la aristocrática, las carreras de caballos y su centros de ‘operaciones’ se convirtieron en entornos elitistas, en especial en las fechas de actividades importantes.

Desde el mismo momento en que comenzaron sus actividades, los hipódromos como el Royal Ascot, Berkshire, Inglaterra, inaugurado en 1711 por la reina Anne y el de Longchamp, París, Francia, construido en 1857 e inaugurado por el emperador Napoleón III y la emperatriz Eugenia, serían eventos en los que la importancia de la actividad ecuestre era similar a la de los atuendos utilizados por los asistentes. Todos conocemos cómo los palcos y gradas de los hipódromos se convirtieron en espacios para la difusión de moda en general y, en especial de los sombreros. Cecil Beaton lo recreó a la perfección en la escena emblemática de “My Fair Lady” (George Cukor, 1964). En la película, Eliza Doolitlese (Audrey Hepburn) estaba en el hipódromo de Ascot, en esta publicación nos trasladamos al de Longchamp.

El hipódromo de Longchamp (en francés: Hippodrome de Longchamp) fue construido en 1857 y, tal como señalé, lo inauguró Napoleón III. Se encuentra a orillas del Sena, en la Route des Tribunes del parque Bois de Boulogne. Ofrece aún en la actualidad algunas de las más prestigiosas carreras de caballos del mundo: el Premio de Ispahan (en mayo), el Gran Premio de París (en julio). El punto culminante del calendario es el Prix de l’Arc de Triomphe (Premio del Arco de Triunfo), en octubre, que reúne a una concurrencia aristocrática donde está lo más elitista y selecto de Europa y donde las apuestas son muy altas.Desde su construcción, el hipódromo de Longchamp sufrió daños derivados de los conflictos bélicos. Fue bombardeado a finales del siglo XIX cuando la guerra franco-prusiana y en 1943 dentro de la Segunda Guerra Mundial. En los años de la Primera se convirtió en espacio para atender a heridos por la Cruz Roja de EEUU y posteriormente fue utilizado como pista de aterrizaje para la aviación.

Las fotografías que acá aparecen pertenecen (tomadas de la red, sin créditos) a uno de los momentos de mayor esplendor del hipódromo, los años entre 1900 (después de restaurarse) y antes de 1914, inicio de la Gran Guerra. Otra etapa de oro fue el periodo de entreguerras: 126.000 espectadores asistieron al Gran Prix de París en 1926.

figure-1-50-longchamp-bc-535x338

1900’s. Fotografía del hipódromo de Longchamps

El “deporte de los reyes”, como se identifica a la equitación, encontraría en la jet set europea su principal aliada como público para los eventos a celebrar en los hipódromos. Y desde finales del siglo XIX, los diseñadores de moda, ya instaurada en sus casas de alta costura, utilizaron estos eventos como el momento y el sitio idóneo para promover sus creaciones.

0_a5bb9_df1d7aed_xxxl

0_a5bd2_263932e4_xxxl

En las gradas, el jardín, en la entrada, las mujeres que asistían como público se mezclaban con las modelos (vestidas y ‘pagadas’ especialmente para la ocasión por los grandes modistos), convirtiendo el espacio en un verdadero desfile de las novedades del vestir. Los hombres con sus oscuros fracs o chaqués, tocados con chisteras o bombines, aparecían como ‘sombras’ que permitían destacar las figuras femeninas, que no se avergonzaban por llamar la atención.

ba1015e4349e12273be424b948cf7af0

1911-hipodromo-de-longhamps

4-1912
1911-hipodromo-de-lc

Dentro de la multitud que asistía a las carreras de caballos, sobre todo en esas fechas especiales de competiciones, se destacaban también las ‘celebrities’ (mujeres de la nobleza o alta burguesía, actrices…) quienes aceptaban lucir los conjuntos de los creadores, a cambio de un descuento en su compra…¡tal como la alfombra roja de la actualidad!

1911c-hipodromo-de-lc

picture8

La novedad en estos eventos de carreras ecuestres, es la presencia de fotógrafos dentro del recinto quienes comenzaron a retratar tanto a damas del público como a las modelos. Las revistas de moda y sociedad de la época, publicaban inmediatamente una selección de las imágenes. Longchamp se convertiría, así en uno de los centros de estilo más importante de esos años. Tal como apareció en un editorial de moda de la revista ‘Vogue’: “If it’s at Longchamp, it’s new; If it’s new, it’s at Longchamp” (“Si aparece en Longchamp, es nuevo. Si es nuevo, está en Longchamps”, 1º de junio de 1914).

picture4
1911d-hipodromo-de-lc

1911-hipodromo-de-lc

1912c-hipodromo-de-lc

http-%2f%2fa-amz-mshcdn-com%2fwp-content%2fuploads%2f2014%2f11%2frace-25

Muchos fotógrafos especializados en retratar en exteriores se comenzaron a definir como especialistas en moda en estas carreras de caballos. Pero lo verdaderamente importante, fue la acogida que entre las lectoras tuvieron esos reportajes. A través de esas fotos descubrían, no sólo cómo proponían los diseñadores que deberían vestirse, sino, cómo ‘realmente’ quedaban esas propuestas en los cuerpos de mujeres ‘reales’, no actrices, ni modelos…Mujeres caminando, observando las carreras, en grupo con otras, de perfil, de espalda…Mujeres que le daban su propio sello a lo que tenían sobre su cuerpo, al usar no solo vestidos de un modisto, sino también otros de elaboración propia, combinándolos con los sombreros, complementos, y accesorios según los gustos individuales…Y según cuentan los propios fotógrafos, toda dama que asistiera a Longchamp se dejaba retratar con gusto. Sabían que eso era parte de la experiencia de asistir al hipódromo: ser retratada y aceptar la divulgación de su imagen… Había nacido el Street-Style

Más información:

Aubenas, S., Chardin, V., Demange, X. (2007). “Elegance: The Seeberger Brothers and the Birth of Fashion Photography”. California: Chronicle Books

Potvin, J. (2009) “The Places and Spaces of Fashion, 1800-2007”. New York: Taylor & Francis

Keren Ben-Horin: “Street-Style Fashion Photography Before 1920”. En: ON PINS AND NEEDLES, 22 febrero 2013. En línea:https://pinsndls.com/2013/02/22/street-style-fashion-photography-before-1920/

Una respuesta a “EL HIPÓDROMO DE LONGCHAMPS. Centro de modas e inicios del Street-Style

  1. Pingback: EL HIPÓDROMO DE LONGCHAMPS. Centro de modas e inicios del Street-Style | VESTUARIO ESCÉNICO - Protocol Bloggers Point·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s