JANIE BRYANT. “Mad Men”, las series y la moda

En varias publicaciones he introducido el tema de la relación entre cine y moda, como continuidad de la influencia que los medios artísticos han ejercido en la imposición y/o promoción de estilos en el vestir. Desde los grabados o iluminaciones de los manuscritos medievales, pasando por los retratos realizados a miembros de las casas reales entre los siglos XVI y XVIII hasta las actrices de teatro y su relación con los grandes modistos de alta-costura, el arte y la moda han estado relacionados.

El cine ejerció casi con autonomía esa relación, sobre todo, en los años dorados del ‘star-system’ (1920-1950), años en los que los diseñadores de vestuario en su mayoría provenían del mundo de la moda y, sobre todo, por el interés de las grandes productoras de potenciar el efecto ‘fascinación’ de sus estrellas haciéndolas lucir ‘como diosas’ en la gran pantalla.

A partir de 1950-1960, esa influencia del séptimo arte perdió fuerza, aunque algunos largometrajes de éxito comercial fueron aprovechados por la industria de la moda para lanzar nuevos estilos. Por recordar algunos: ‘Bonnie y Clyde’ (Arthur Penn, 1967; vestuario de Theadora van Runkle); ‘El Gran Gatsby’ (Jack Clayton, 1974, vestuario de Theoni V. Aldredge con la colaboración de Ralph Lauren); ‘Saturday Night Fever’ (John Badham, 1977; vestuario de Patrizia von Brandenstein); ‘Flashdance” (1983, Adrian Lyne; vestuario de Michael Kaplan), entre otros.

Desde finales del siglo XX, surgen nuevas condiciones del espacio en el mundo audiovisual: los clips, vídeo juegos y otros fenómenos narrativos derivados de los aportes de nuevas plataformas y medios de comunicación. Ese ‘ecosistema audiovisual’, ha generado una opulencia audiovisual con múltiples ‘pantallas’ interconectadas en procesos de gran sinergia, tanto estética como informativa, comercial e industrial. Producto de ello, surgen tanto nuevos paradigmas relacionados con la era del mundo de la imagen como nuevos espectadores, con mayor grado de independencia y de exigencia de métodos narrativos, inmediatez y canales de comunicación. Las influencias de las pantallas en las formas del vestir se multiplican y con ello, se diluyen. Ya no existe un reino exclusivo para implantar o promover estilos y modas, estos fluctúan según el éxito o no de un determinado producto audiovisual.

Pero no queda duda que uno de los fenómenos del siglo XXI, en cuanto a consumo masivo, son las series de televisión. Dirigidas a segmentos de mercado muy bien estudiados, productos como ‘Sexo en Nueva York’ constituyó un hito al llegar a influenciar a los propios diseñadores quienes llegaron a inspirarse en la vestimenta llevada por sus peculiares personajes femeninos. Otras como ‘Gossip Girl‘, ‘Sensación de vivir‘, ‘Melroce Place‘ o ‘Crónicas vampíricas‘, han animado a adolescentes y jóvenes a copiar estilos y llegar a crear tendencias.

Dirigido hacia un mercado más adulto, en 2007 se estrenó en el canal de cable AMC “Mad Men”, creada y producida por Matthew Weiner y Lionsgate Television. Encajada dentro del género de drama de época, duró siete temporadas y 92 episodios, siendo emitido el último el 17 de mayo de 2015.

2007_mad_men_wallpaper_005
La historia recorre los años que van desde finales de la década de 1950, los 1960 y principios de 1970, centrado su argumento en torno a los personajes relacionados con una agencia de publicidad, tanto en el entorno de los negocios como en la vida privada de los protagonistas.

mad-men

A través de sus capítulos, la serie refleja el panorama social estadounidense de esa década, tratando temas diversos tales como el sexismo laboral, las contraculturas, el alcoholismo entre otros y ha alcanzado un gran reconocimiento por la crítica, ganando numerosos premios entre ellos, quince premios Emmy y cuatro Globos de Oro. Es la primera serie de cable básico en ganar el premio Emmy a la mejor serie dramática, y lo ganó en cada una de sus primeras cuatro temporadas en 2008, 2009, 2010 y 2011.1 En 2013, TV Guide la nombró el sexto mejor drama de todos los tiempos, y la Writers Guild Asociation la posicionó en el puesto número 7 en el top “Las 101 series mejor escritas de la historia de la TV”.

A lo largo de sus 85 episodios, “Mad Men” recorre, con la imagen de sus personajes, las tendencias estéticas desde finales de los 50, todos los años 60 y principios de los 70.

http-%2f%2fmashable-com%2fwp-content%2fuploads%2f2015%2f05%2fbetty1

La responsable de esa imagen ha sido la diseñadora del vestuario de todas las temporadas de la serie: Janie Bryant. Nacida en Tennesee, desde pequeña le interesó todo lo que tuviera que ver con la moda, ingresando a estudiar arte en la Universidad Estatal de Georgia y especializándose en diseño de moda en la “American College of the Applied Arts”, de donde se graduó Cum Laude. Tras una breve estancia en París, se trasladó a New York y comenzó a trabajar como ayudante del diseñador de moda John Scher. Tras incursionar en el diseño de vestuario en algunos cortos y spots publicitarios se mudó a Los Ángeles.

Así comenzó su carrera en el mundo audiovisual, a mediados de la década de 1990 diseñando el vestuario de más de 10 largometrajes hasta que comienza a destacarse en las series para televisión. Primero como diseñadora de “Big Apple” (2001), luego en “Deadwood”(2004-2006) hasta que en 2007 la incorporan en el equipo de “Mad Men”.

El excelente guión, la acertada selección del casting, la interpretación de los actores y los conflictos e intrigas laborales y personales, fueron apoyados en todas las temporadas de “Mad Men”por una cuidada estética visual. Decoración interior, coches, tipografía, anuncios… Pero sin duda uno de los aspectos más llamativos es el vestuario. A través de la imagen, sobre todo de los personajes femeninos, se puede apreciar el ‘estilo norteamericano’ de vestir, en su adaptación del New Look francés. Más cercano a las pautas de la moda de Dior en los años 1950’s y más ‘suavizada’ en los años 1960’s. Es el reflejo de esa capacidad que tuvieron los diseñadores de EEUU desde principios del siglo XX de saber adecuar las modas parisinas a las peculiaridades de la mujer de la clase media de EEUU, mucho más numerosa y pujante que la europea.

january-jones-betty-draper1

mad

season-2betty-draper

Ya en las últimas temporadas, se advierte en el vestuario el reflejo de la moda juvenil, cuya explosión en la costura oficial se hace evidente en los últimos años de la década de 1960’s, concluyendo la serie con las tendencias de esta moda, en los personajes cuyo carácter lo permitía.

season-1rachel-menken-and-don-draper

season-6-1

Son muchos los artículos, reseñas, reportajes que se han realizado sobre el vestuario de esta serie y su influencia en la moda. Solamente en la red, después de alcanzar éxito una vez estrenada en 2007 y hasta 2015, abundan las opciones de ‘estilismo Mad Men’, disfraces ‘Mad Men’…¡¡¡hasta disfraces para Halloween inspirados en ‘Mad Men’!!!

Más información:

Erin Whitney: “How ‘Mad Men’ Costume Designer Janie Bryant Was A Storyteller Through Fashion”. En “The Huffington Post”, May 16, 2015. En línea: http://www.huffingtonpost.com/2015/05/14/mad-men-costumes-janie-bryant_n_7277666.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s