WILLIAM POWELL FRITH. La sociedad victoriana y su ropa visto con un gran angular

El pasado 23 de enero realicé unos apuntes sobre François Bonvin, pintor de género y su importancia al retratar a los ‘olvidados’ de la historia del traje: las clases humildes. En esta ocasión, dedicaré una publicación a otro pintor de género pero que reflejó, además, la vida social de las clases medias y altas de la Inglaterra victoriana: William Powell Frith.

Nacido en 1819, en Aldfield, Yorkshire del Norte, Frith fue alentado desde joven por su padre a interesarse por el arte. En 1835 se trasladó a Londres donde comenzó a estudiar arte primero en la Academia de Sass en Charlotte Street, y luego en la Royal Academy Schools. Comenzó realizando retratos y expuso parte de su obra en 1838, iniciándose en los años 1840’s en la reproducción de ambientes y personajes extraídos de las obras literarias de éxito del momento.

William Powell Frith fue miembro de “The Clique”, sociedad informal a creada en 1837 por un grupo de artistas durante sus estudios en la Royal Academy Schools in London. Pero su estilo estuvo influido, sobre todo por la obra del ya famoso pintor británico Sir David Wilki, quien ya se había destacado por sus pinturas de género, retratando temas de su actualidad tanto de su entorno cercano como de lugares ‘de moda’ de la sociedad londinense del momento.

Así Frith creó obras en las que integraba a múltiples figuras reunidas en sitios de encuentro en los que se reunían todas las clases de la Inglaterra victoriana. En una de las primeras que realizó (“Ramsgate Sands – Life at the Seaside”) entre 1851 y 1854, se observan los visitantes a este sitio cerca del mar, asequible a los habitantes de Londres debido a las nuevas comunicaciones gracias a la ampliación del ferrocarril. Burgueses, artistas callejeros, vendedores, fueron inmortalizados por el artista como resultado de años de observación del ambiente humano del lugar. A esta obra le siguió “The Derby Day”, en la cual, con el mismo objetivo, realizó un retrato del público que asistía a las famosas carreras en el Epsom Downs, detallando minuciosamente los diversos ‘personajes’ que asistían a esa cita.

Para ilustrar estos apuntes he seleccionado dos obras de William Powell Frith: “The Railway Station” y “A Private View at the Royal Academy”. En la primera, creada en 1862, retrata una escena de la estación londinense de Paddington y, al igual que en la anteriores, la visión del artista es totalizadora. Grupos de pasajeros se preparan para subir al tren, entre ellos, el propio pintor, su mujer e hijos; aparecen también trabajadores de la estación asistiendo a los viajeros. En su afán por retratar la sociedad del momento, Frith incluye en esta obra, a dos famosos detectives de Scotland Yard, arrestando a un delincuente que pensaba escapar subiendo al tren, suceso que fue noticia en la época.

the-railway-station-1862-by-frith-the-girl-in-the-pink-dress-is-the-artists-daughter-jane-ellen-panton

William Powell Frith: The Railway Station, 1862

A pesar de la cantidad de personajes que aparecen en esta obra, el pintor fue capaz de detallar los elementos de la vestimenta de todos: se destacan las faldas con volumen de las damas, posibles gracias al uso generalizado de la crinolina o ‘jaula’, los conjuntos de chaqué, frac o levitas oscuras de los hombres de alta clase con sus negras chisteras, contrastando con las prendas marrones, gorros y otros tocados de los trabajadores o asistentes….La multitud, viajar como una las nuevas formas de ocio de la sociabilidad de la época, la arquitectura como decorado de fondo, los vagones, equipajes…reflejan el ambiente de modernidad de la Inglaterra victoriana.

william-powell-frith-the-railway-station-1862-detail

William Powell Frith: The Railway Station (detalle), 1862


Con “A Private View at the Royal Academy”, Frith remarca su postura tradicional ante los nuevos movimientos pictóricos tales como los Pre-Rafaelistas y el Esteticismo. Obra también de multitud, en esta ocasión de visitantes a la Royal Academy of Arts (Real Academia de las Artes), institución de culto para los pintores, sobre todo, durante el siglo XIX. En ella representa a un gran grupo de distinguidos personajes que están visitando la exposición de verano de la Academia en 1881, fecha en que Frith la inició para concluirla un año más tarde. Según el propio artista, con esta obra quería destacar el contraste entre lo real y duradero y la falsedad de los efímero, destacando como esto, las modas pasajeras y fugaces, representadas en las damas que aparecen en la pintura.

a-private-view-at-the-royal-academy-1881-1883

William Powell Frith: A private view at the Royal Academy, 1881-1883

Muchos son los personajes del momento que aparecen entre el grupo asistente a la Academia, entre otros, Federico Leighton, Presidente de la Real Academia en el momento, críticos y marchantes de arte, pintores, políticos, y hasta los afamados actores ingleses del momento: Henry Irving y Ellen Terry.

frith_a_private_view_detail

William Powell Frith: A private view at the Royal Academy (detalle), 1881-1883

 

Pero si alguno está destacado en el cuadro, es Oscar Wilde, uno de los principales defensores de esteticismo, quien admira la obra que tiene delante y otros miran con desaprobación.

picture3

William Powell Frith: A private view at the Royal Academy (detalle). Al centro, Oscar Wilde

En esta obra, debido al mensaje que Frith quería trasmitir, se esmera en detallar el atuendo de los asistentes a la Academia. Nos ubicamos en la época y su moda: 1881, el estilo femenino de silueta estaba marcado por el uso del polisón, el cual había desaparecido desde 1876. La falda ya no posee volumen, cae recta pero mantiene el estilo ‘tapicero’ y la superposición de telas muy decoradas, como ‘reducto’ de la decoración típica de la etapa previa. Las sobrefaldas adornadas con orlas, flecos…se observa en las damas sentadas al centro de la composición, así como su acumulación en la parte posterior, en aquellas que rodean a Oscar Wilde. Por su parte, los caballeros retratados, van ataviados según las estrictas normas del taje burgués, ya consolidado e uniformado desde hacía dos décadas: chaqués, levitas o fracs, de colores sombrías, solamente contrastados por los cuellos de inmaculada blancura. La chistera, el tocado obligado para todos los asistentes, símbolo del hombre burgués de la segunda mitad del siglo XIX.

William Powell Frith lo vivió…fue parte de esa sociedad que retrató con detalle…su visión, a la manera de un lente de gran angular, nos sirve, entre otras cosas, para conocer con formato panorámico, las variaciones de la vestimenta…

Más información:

Nancy Rose Marshall, “On William Powell Frith’s Railway Station, April 1862″. En línea: http://www.branchcollective.org/?ps_articles=nancy-rose-marshall-on-william-powell-friths-railway-station-april-1862

Anuncios

Una respuesta a “WILLIAM POWELL FRITH. La sociedad victoriana y su ropa visto con un gran angular

  1. Pingback: WILLIAM POWELL FRITH. La sociedad victoriana y su ropa visto con un gran angular | VESTUARIO ESCÉNICO - Protocol Bloggers Point·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s