Nomenclatura del traje y la moda: VESTIDO A LA CIRCASIANA / ROBE À LA CIRCASSIENNE / CIRCASSIENNE DRESS

Con la denominación de VESTIDO A LA CIRCASIANA o, simplemente CIRCASIANA, se identificó a una variante del VESTIDO A LA POLONESA usado a finales del siglo XVIII. Poseía como aquel, las tres ‘conchas’ producidas por el recogimiento de la falda, dispuestas en las caderas y trasero y que podían recogerse o no por medio de tiras que las plegaban a modo de telones. Lo que caracterizaba al vestido a la circasiana eran las mangas, las cuales eran cortas, mostrando las del vestido interior.

El ROBE À LA CIRCASSIENNE, en francés o CIRCASSIENNE DRESS, en inglés, formaba parte de un estilo de vestidos conocidos con diferentes nombres –‘a la polonesa’, ‘a la circasiana’, ‘a la turca’- según los escasas variaciones en su diseño. Se trataba de vestidos cuyas características comunes eran: cuerpo ajustado, con escote profundo cubierto generalmente con pañoletas de fino hilo, falda con sobrefalda… todo ello con gran cantidad de adornos en los extremos de mangas, cuerpo, falda y sobrefalda, las cuales en ocasiones, dejaban a la vista los pies.

Cahier des modes française, 1780

Cahier des modes française, 1780

Galerie des Modes, 1778

Galerie des Modes, 1778

Tal como señala María Redondo en su texto sobre ‘El Vestido del Mes’, presentado en el Museo del Traje de Madrid en junio de 2007 “A partir de 1770 la variedad de prendas fue enorme, y en ellas influyeron factores tan dispares como la vestimenta masculina, el atuendo teatral o el gusto por Oriente y el este de Europa”. Los vestidos más comunes utilizados en esos años fueron el vestido “a la inglesa” y “a la polonesa”, pero aparecieron otros que, como el vestido ‘a la turca’ y ‘a la sultana’ nos remontaban a tierras más lejanas. Tal es el caso del VESTIDO A LA CIRCASIANA, cuya denominación se relaciona con “circasiano: Natural de Circasia, región de la Rusia europea” (RAE).

Como Circasia se conoce a una región histórica que abarcaba todo el noroeste del Cáucaso, conquistada gradualmente por los rusos entre 1763 y 1864, en el marco de la guerra ruso-circasiana, que costó la vida de casi 3,5 millones de personas. Dado que eran musulmanes, los circasianos iniciaron un éxodo masivo hacia el Imperio otomano, motivo de que hoy existan comunidades circasianas en la diáspora en países como Siria, Jordania, Líbano o Israel, además de en la propia Turquía. En su territorio original, los circasianos se concentran hoy en las repúblicas de Karacháyevo-Cherkesia, Adigueya y Kabardia-Balkaria de la Federación Rusa.

Aunque no existe una explicación exacta sobre el uso del término ‘circasiano’ para denominar este atuendo, es posible que estuviera relacionado con el mito que existía en Europa Occidental sobre ‘las bellezas circasianas’ (“Circassian beauties”), sentencia utiliza para referirse a la imagen idealizada de las mujeres del noroeste del Cáucaso. Esta reputación se remonta a la Baja Edad Media, cuando la costa del Cáucaso era frecuentada por los comerciantes de Génova, y el fundador de la dinastía de los Medici, Cosme, tuvo un hijo ilegítimo con una esclava del Cáucaso. También durante las dinastías otomanas se crearon leyendas sobre el harén imperial y las mujeres circasianas, de las que se decía que eran excepcionalmente hermosas, alegres y elegantes. Como resultado de esta reputación, en Europa y América las mujeres circasianas eran a menudo caracterizadas como ideales de belleza femenina en la poesía y el arte. Los productos cosméticos se anunciaban, desde el siglo XVIII, con el uso de la palabra “circasianos” en el título, promoviéndolos como productos que eran utilizados por las mujeres de Circasia.

El VESTIDO A LA CIRCASIANA o ROBE À LA CIRCASSIENNE era, como el resto, un conjunto utilizado para paseos, compuesto de un vestido interior con mangas hasta el codo y sobre éste, la CIRCASIANA, generalmente elaborada en seda, tafeta o raso de seda, en colores apastelados, según el estilo influenciado por la estética del rococó. Tal como señalé, las mangas de ese sobre-vestido eran cortas, mostrando las del vestido interior, casi siempre en color más claro y tejido más ligero. La CIRCASIANA poseía una larga falda, abierta al frente, expandida hacia atrás y recogida en tres volúmenes en la parte trasera del conjunto.

Galerie des Modes, 1779

Galerie des Modes, 1779

Galerie des Modes, 1780

Galerie des modes, 1780

Más que un conjunto diferente, el VESTIDOA LA CIRCASSIANA fue consecuencia de modismos en las expresiones de la época. No hay duda que se trata de una variante del vestido ‘a la polonesa’ (ver “El vestido polonesa…el exceso rococó en la imagen femenina de finales del siglo XVIII”, 11 noviembre, 2012). El uso de uno y otro vestido desaparecería después de la Revolución Francesa, cuando la moda femenina se vio influenciada por los aires de sencillez emanados tanto del estilo neoclásico vigente en el arte como de las ideas de sencillez propias de los primeros años post revolucionarios.

Más información:

Boucher, F. (1967). Historia del traje en Occidente desde la antigüedad hasta nuestros días. Barcelona: Montaner y Simón.

Redondo, María (2007): “Polonesa del siglo XVIII”. Museo del Traje de Madrid. Modelo del mes. Junio 2007. En línea: http://museodeltraje.mcu.es/popups/06-2007.pdf

“A Most Beguiling Accomplishment”. September 29, 2012. En línea: http://mimic-of-modes.blogspot.com.es/2012/09/galerie-des-modes-8e-cahier-2e-figure.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s