KUPPENHEIMER y LEYENDECKER: una empresa, un estilo.

B. Kuppenheimer & Co., o simplemente Kuppenheimer, era una empresa de fabricación y venta minorista de ropa para hombres con sede en Chicago, Illinois y más tarde en Atlanta, Georgia. Muchos de los asiduos a esta página, interesados en conocer detalles de la vestimenta masculina de la primera mitad del siglo XX, habrán encontrado en la red, en más de una ocasión, imágenes como las que ilustran esta publicación. Y aunque volveremos a mencionar a uno de los principales responsables de la calidad de la promoción de esta empresa, debemos comenzar resumiendo la historia de B. Kuppenheimer & Co. Comenzando por el enclave en que surgió: la ciudad de Chicago.

A finales del siglo XIX, la ciudad de Chicago ya era un centro con un desarrollo que había comenzado décadas antes. Con el avance de las líneas férreas de su ferrocarril y la construcción –en 1848- del canal de Illinois y Míchigan que interconectaban los Grandes Lagos con el río Misisipi, Chicago se convirtió en ciudad llena de oportunidades, y para mediados de la década de 1850, llegaban hasta cien mil inmigrantes anuales, buscando tierra y trabajo. En 1860 la ciudad acogió la Convención Nacional Republicana que nombró a Abraham Lincoln como candidato presidencial. Un año después, comenzó la Guerra Civil. Pero en la posguerra Chicago aceleró aún más su desarrollo: creció la población, las empresas y comercios prosperaron. El 10 de octubre de 1871, el Gran Incendio de Chicago destruyó la mayor parte de la zona central de la ciudad. El fuego destruyó casi 6,5 km, se llevó al menos 250 vidas y dejó a 100 000 residentes sin hogar. Después del incendio, surgió un Chicago más grande. Arquitectos de fama internacional se incorporaron para su reconstrucción. En pocos años, Chicago resurgió y fue elegida para acoger la Exposición universal de 1893 para dos millones y medio de visitantes.

En 1852, lejos de Chicago, en Indiana, Bernard Kuppenheimer, que emigró a Estados Unidos desde Alemania, fundó una tienda de ropa al por menor en Terre Haute. Quince años más tarde, se convertiría en socio de la firma de indumentaria de Chicago “Kohn, Claybugh & Einstein”, que se había establecido dos años antes. En 1876, la empresa anterior se disolvió, y B. Kuppenheimer y su hijo Jonas comenzaron su propia compañía de ropa masculina: la “B. Kuppenheimer & Co”.

En esos años, dentro de un ambiente de prosperidad y modernización, la ropa confeccionada con calidad había comenzado a desarrollarse en todo EEUU y especialmente, en ciudades como New York y Chicago. Se trataba del ‘ready-to-wear’, reconocido como el aporte más importante de EEUU a la moda internacional, germen del ‘pret-à-porter’ francés. Los hombres querían vestir con calidad y a precios razonable, pues la ropa importada de Inglaterra o realizada a medida por sastres especializados resultaba demasiado costosa. Las condiciones estaban dadas para lograr con éxito la fabricación y distribución de prendas masculinas en la región.

La compañía B. Kuppenheimer llegó a poseer, en 1880, hasta mil operarios creando ropa para hombres, jóvenes y niños, y alcanzó considerables beneficios en ventas anuales. En 1906, operó las sucursales de “The House of Kuppenheimer” en Boston y Nueva York, con ventas en Washington, D.C. Durante la Primera Guerra Mundial, Kuppenheimer fabricó los uniformes para el ejército de los EE. UU. En 1910, la compañía empleaba a cerca de 2.000 hombres y mujeres en tiendas de Chicago y sus alrededores. Kuppenheimer continuó operando independientemente como fabricante líder de ropa masculina hasta 1982, cuando fue comprada por otra compañía de ropa de Chicago, “Hart, Schaffner & Marx” (más tarde “Hartmarx”).

Como parte de las estrategias de la empresa, la elaboración de catálogos y poster promocionales era esencial, y uno de los ilustradores que contribuyó en potenciar el atractivo visual de ello fue Joseph Christian Leyendecker (1874 –1951) a quien le dedicamos unos apuntes en ‘The Arrow Collar Man. J.C. Leyendecker y su hombre ideal’ (2 junio, 2013). Al igual que Bernard Kuppenheimer, emigró con su familia a EEUU desde Alemania, emigró con su familia a Norteamérica, estableciéndose en Chicago donde inició su formación artística en el Instituto de Arte de Chicago, la cual completó en la Académie Julian en París, donde estuvo durante un año conociendo la obra de sus contemporáneos europeos como Toulouse-Lautrec, Jules Chéret, y Alphonse Mucha. A su regreso a EEUU en 1899 abre su estudio con su hermano en Chicago y comienza a recibir encargos como ilustrador, convirtiéndose en el autor de la portada del Saturday Evening Post durante cuatro años. En 1900 se muda a New York y, conjuntamente con su hermano Frank inician una larga temporada como colaboradores habituales de las campañas publicitarias de varias compañías de ropa, entre las que se encontraban la de la firma “Arrow” y “Kuppenheimer Suits” en cuyas campañas (también para hombres: trajes y medias) contribuyen a la definición de un ideal de belleza masculina.

j-c-leyendecker-kuppenheimer-style-booklet-1914-1915.jpg

No queda duda que la obra de Leyendecker le brinda al producto Kuppenheimer un estilo propio. Su personalidad creadora logra que un frac, chaqué, smoking o americana trasciendan a la simple prenda y se convierta en sinónimo de elegancia, que conjuga a la vez, modernidad y glamour.

Evening Clothes.
417c0a2cf6704882d1860670581addee
2fbeca9aac7bd954d1edbe4a6840b17d.jpg
En sus composiciones incluye situaciones y atmósferas de gran atractivo visual que expresan, ante todo, éxito y bienestar. Muebles, coches, compañía femenina, todo ello con una estética decó que no renuncia al realismo en la reproducción de su particular ideal de belleza masculina.
b5307c2b5362616cb51ea9de369cd8b0
B.-Kuppenheimer-Co.-Ad-02
Una empresa de confección de prendas masculinas y un artista, ambos se fundieron como un sello identificativo, en una marca…sin lo creado por Leyendecker y demás ilustradores de la firma, poco quedaría en el imaginario colectivo de la empresa “B. Kuppenheimer & Co”, más que el edificio donde se albergaba o los datos sobre lo que facturaba… Ahora, sin duda, lo hace su imagen.

Más información:

Bessie Louise Pierce: A History of Chicago, Volume III: The Rise of a Modern City, 1871-1893. University of Chicago Press, 1957

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s