SOBRE LOS OFICIOS DE LA COSTURA – Los sastres en el siglo XVIII

1700. Mujer sastre en Marsella

1700. Mujer sastre en Marsella

Después de hablar de las “marchande de modes”, “comerciante de modas” o “milliner”, regresemos a la actividad de los sastres, manteniéndonos en el siglo XVIII, época en la que el mundo de la apariencia en las altas clases requería de variados especialistas por la complejidad del atuendo, tanto femenino como masculino.

A pesar de la legalización del trabajo de las costureras, los sastres continuaron siendo los artesanos cuyo trabajo en el mundo de la costura abarcaba la mayoría de las labores que se demandaban para la ‘construcción’ de las prendas femeninas y masculinas.

En los registros de las actividades gremiales de diversas ciudades europeas, ha quedado constancia que la cantidad de sastres en activo era mucho mayor que la de las costureras. Ellos seguían manteniendo el prestigio adquirido desde la Edad Media, sin ser ‘destronados’ por la cada vez mayor influencia de las ‘comerciantes de moda’. No olvidemos que, por estos años, aún la vestimenta del hombre requería una cuidadosa elaboración, casi a la par que la de las mujeres y que en el mundo de la moda, el hombre aún competía en términos de fantasía y decoración.

1709.  Matthijs Naiveu. The Cloth Shop-

1709. Matthijs Naiveu. The Cloth Shop-

1749. George Bickham  el joven. The Merchant Taylors

1749. George Bickham el joven. The Merchant Taylors

Generalmente los maestros sastres acudían a la casa de los clientes, sobre todo cuando eran damas de la alta sociedad ya que estas requerían de intimidad para tomar decisiones en cuanto a los vestidos que encargaba. En estas sesiones, el sastre asesoraba a su cliente y se determinaban, entre ambos, la tela, el modelo y el precio de la prenda. No obstante, siguieron existiendo los talleres o pequeñas tiendas (tailorshops), a las que podía acercarse la clientela para encargar, probar o recoger sus pedidos.

1741. Pietro Longhi. El sastre

1741. Pietro Longhi. El sastre

Aunque muchas de las normas de distribución del trabajo entre sastres y costureras señalaban que estas elaborarían las prendas interiores femeninas, eran los sastres hombres quienes fabricaban los ‘stays’ o corsés femeninos, pues para su confección se precisaban unas manos fuertes para coser las varillas al rígido material del corsé.

1737. Le Tailleur pour femme

1737. Le Tailleur pour femme

1760's. Taller sastre

1760’s. Taller sastre

La competencia y los litigios entre estos gremios afines y la no siempre clara delimitación de sus funciones contribuyeron a que, a finales del siglo XVIII y principios del XIX, desaparecieran estas asociaciones.

1789. Sátira social sobre el sastre

1789. Sátira social sobre el sastre

Pero las causa principal es que el mundo estaba a punto de entrar en otra era: las nuevas formas de capitalismo y la industrialización progresiva, la lucha contra el monopolio y el clasismo, el descrédito del paternalismo, el principio de libertad individual, un mayor respeto y consideración a la persona y a su obra… dieron fin a los gremios, algo que sería generalizado en Europa Occidental en los inicios del nuevo siglo.

Anuncios

2 Respuestas a “SOBRE LOS OFICIOS DE LA COSTURA – Los sastres en el siglo XVIII

  1. Pingback: Artesanos en el siglo XVIII | Blog de La Vereda de Puebla·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s