MARION MOREHOUSE. Una nueva era en la historia de las modelos de moda

He dedicado varios apuntes a las modelos de moda, casi todas de las consideradas como las ‘grandes’ de la época dorada del “New Look” (1950-1960). En esta, retrocederé algunas décadas, para detenerme en quien es considerada la primera modelo socialmente reconocida: Marion Morehouse.

En la publicación del 9 de octubre de 2014 (“Las primeras maniquíes de moda. Obreras vestidas como reinas”, señalé cómo las primeras modelos que desfilaban en los salones de las afamadas casas de modas de finales del siglo XIX y principios del XX eran asalariadas con sesiones interminables de pruebas y exhibiciones sin serle considerado su papel de promotoras del producto que se mostraba a las clientes. Su labor era desfilar ante las clientes en las casas de moda, pero nunca ser retratadas con las creaciones. Esta situación se mantuvo hasta que en la década de 1920’s los cambios en la sociedad occidental y, en especial, en el papel de la mujer, propiciaron que se iniciara una nueva era para las modelos de moda.

Harold Koda, curador del Museo Metropolitano de New York, publicó en 2009 “The Model as Muse: Embodying Fashion”, en ocasión de la exposición “The Model as Muse,” presentada en el MET en la misma fecha. En este texto el autor señala que la profesión de modelo de moda comenzó a abrirse, poco a poco a mediados de la década del 1920’s. Considera como ejemplo de ello, el ‘casting’ de modelos organizado por la revista ‘Vogue’ en 1924 con motivo de la visita del diseñador francés Jean Patou . Ello demuestra, según el autor, que dicho evento y su repercusión, la sociedad comenzó considerar como profesión digna, la actividad de presentar sobre el cuerpo las prendas de moda. Se presentaron 500 aspirantes para ser seleccionadas solamente una decena. Y es en ese año cuando apareció el nombre de Marion Morehouse en el mundo de la moda quien, a pesar de no haber sido seleccionada por Pattou, llamó la atención al staff de ‘Vogue’ y fue captada como modelo de la revista.

Rob Couteau, en su trabajo “On the Trail of the ‘Elusive’ Lillian and Marion Morehouse. Unraveling the Genealogical Mysteries of the World’s First Supermodel”, ofrece detallada información sobre Marion Morehouse, cuya vida ha estado rodeada de cierto misterio por haber sido un personaje complejo y por su larga relación con el poeta, pintor, ensayista y dramaturgo, Edward Estlin Cummings.

Una vez que el famoso fotógrafo Edward Steichenla descubrió a Marion Morehouse, la catalogó como “la más grande modelo que nunca he retratado” y, sobre ella agregó más tarde: “La señorita Morehouse no estaba más interesado en la moda que yo. Pero una vez que se vestía, se transformaba en una mujer diferente, en alguien para quien realmente se había creado ese vestido o conjunto de moda”. Fue también una musa favorita de otros grandes Cecil Beaton y George Baron Hoyningen-Huene.

Edward Steichen, Marion Morehouse wearing Callot Soeurs, 1924

Marion Morehouse luciendo vestido de las hermanas Callot. Fotografía: Edward Steichen, 1924

Dos años antes de su muerte, escribió Beaton: “No es hasta que Miss Marion Morehouse fuera descubierta por Steichen, cuando las modelos fueron reconocidas y comenzaron a influenciar en el público. Hasta ese momento, quienes eran retratadas con moda, eran las grandes damas de sociedad o actrices y Marion Marehouse, con su manera personal de girar el cuello, de colocar sus dedos y sus pies, se mostraba como una mujer en casa, vestida para las grandes ocasiones”.

Edward Steichen, Marion Morehouse wearing Chanel, 1925

Marion Morehaouse en vestido de Lelong. Fotografía: Edward Steichen, 1925

Eran los años 1920’s y el ideal de belleza femenina estaba consolidando su cambio. Ya no se trataba de aquel que representaban las damas de alta clase de la Belle Epoque, corpulentas y con vestimenta recargada y encorsetada. La mujer nueva de la tercera década del siglo era moderna, libre, delgada y sin ataduras ni limitaciones para sus movimientos. Morehouse la encarnaba a la perfección, añadiendo el glamour que las productoras de Hollywood comenzaron a explotar en sus actrices, para convertirlas en iconos de la gran pantalla.

Edward Steichen, Marion Morehouse, Louiseboulanger dress, 1926

Marion Morehouse con vestido de Luiseboulanger. Fotografía de Edward Steichen, 1926

Edward Steichen, Marion Morehouse wearing Agnes, 1927

Marion Morehaouse vestida de Agnes. Fotografía: Edward Steichen, 1927

Es así como Morehouse se convirtió en la modelo perfecta para los diseñadores de la época, sobre todo para Gabrielle “Coco” Chanel, quien potenció sus creaciones de prendas sueltas en su figura. Se añade a ello que fuera del lente de la cámara, Marion representaba con su estilo de vida, el ideal de la nueva mujer: libre, desenfadada y decidida a llevar su destino. Desde sus primeras sesiones para ‘Vogue’, Morehouse anunció el triunfo del estilo modernista fresco, elegante, que resultaría de gran influencia en la fotografía americana de moda, en el diseño gráfico, y, sobre todo, en los arquetipos femeninos.Edward Steichen, Marion Morehouse wearing Agnes, 1927

Es así como Morehouse se convirtió en la modelo perfecta para los diseñadores de la época, sobre todo para Gabrielle “Coco” Chanel, quien potenció sus creaciones de prendas sueltas en su figura. Se añade a ello que fuera del lente de la cámara, Marion representaba con su estilo de vida, el ideal de la nueva mujer: libre, desenfadada y decidida a llevar su destino. Desde sus primeras sesiones para ‘Vogue’, Morehouse anunció el triunfo del estilo modernista fresco, elegante, que resultaría de gran influencia en la fotografía americana de moda, en el diseño gráfico, y, sobre todo, en los arquetipos femeninos.

Marion Morehouse in Beaded Chanel Gown

Marion Morehouse luciendo conjunto de Chanel. Fotografía: Edward Stechein, 1925. © Condé Nast Archive/Corbis

Marion Morehouse Wearing Gown and Diamond Cuff Bracelets

Marion Morehouse con vestido de Chanel. Fotografía de Edward Stechein, 1926. © Condé Nast Archive/Corbis

Edward Steichen, Marion Morehouse wearing Chanel, 1927

Marion Morehouse en vestido de Chanel. Fotografía: Edward Steichen, 1927

Lee Miller; Marion Morehouse, bromide print, 1929 by Cecil Beaton

Lee Miller y Marion Morehouse por Cecil Beaton, 1929

Con el rápido ascenso en la carrera de Marion Morehouse, Norteamérica sería testigo del inicio del impacto de una modelo en la cultura popular y en los ideales de belleza. No era miembro de la aristocracia, ni dama de alcurnia, ni actriz de teatro o cine…era una mujer normal, de ‘la calle’ y “Vogue” supo explotar esta circunstancia, acreditando con honores a una simple mujer que sabía llevar con elegancia cada prenda que promocionaba.

Marion Morehouse tenía ascendencia del indio nativo norteamericano, evidente en sus ojos oscuros y ciertos rasgos de su rostro que hicieron que se comparara con alguno de las mujeres que pintó Modigliani. Alta, delgada y con largo cuello y extremidades, se inició en el mundo del espectáculo con papeles en musicales.

Marion Morehouse by Edward Steichen. c1920s.

Marion Morehouse. Fotografía: Edward Steichen, 1920’s

nickolas-muray-marion-morehouse-beautiful-hands c1930s.

Marion Morehouse retratada por Nickolas Muray, 1930’s

Después de triunfar como modelo, conoció al poeta Cummings en 1932 y vivieron juntos hasta la muerte del escritor en 1962. Marion detuvo su carrera profesional a finales de la década de 1930’s desarrollando su afición a la fotografía, influenciada por las ideas y carrera de su amiga, exmodelo y famosa fotógrafa, Lee Miller, considerada también representativa de la nueva mujer libre norteamericana.

Morehouse murió en 1969. Su imagen y estilo de vida marcó una nueva era en la historia de las modelos o maniquíes de moda. Pero, sobre todo, contribuyó a promocionar una nueva estética acorde a la mujer de 1920’s. No solamente por su físico y las prendas que lucía, ni por la mirada desafiante al lente de la cámara con la que fue retratada, sino por encarnar un nuevo modo de vida, alejado de la recatada dama decimonónica y también de los tópicos de la frívola y alocada ‘flapper’. Sin duda, Marion Morehouse fue una personalidad de la moda.

Más información:

Rob Couteau: “On the Trail of the ‘Elusive’ Lillian and Marion Morehouse. Unraveling the Genealogical Mysteries of the World’s First Supermodel”. En: http://marionmorehouse.com/marionmorehouse.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s