La pintura satírica – William Hogarth

Como hemos mencionado anteriormente una de las formas de conocer detalles de las costumbres de una época –y ente ellas, la vestimenta- es gracias a las caricaturas. Pero, a la par que se desarrolló la caricatura, existió otra vía de ‘retratar’ con mirada crítica la sociedad de la época. Nos referimos a la pintura satírica.

William Hogarth (Londres, 1697 – id., 1764) fue un artista británico, grabador, ilustrador y pintor satírico. Se le considera pionero de las historietas occidentales. Su obra varía desde el excelente retrato realista a una serie de pinturas al estilo de los cómics llamadas «costumbres morales modernas». Mucha de su obra, que llega a veces a ser despiadada, se burla de las costumbres y la política contemporáneas. Hijo de un maestro de escuela, autor de libros de texto y estudioso de lenguas clásicas, entró como aprendiz en el taller de un orfebre en 1713, interesándose pronto por el arte del grabado, llegando a tener su propio taller cinco años más tarde. En estos primeros grabados empieza ya a manifestar esa acidez crítica que caracteriza buena parte de su obra, tanto gráfica como en lienzo. El joven Hogarth pronto se interesó por la vida de las calles y de las ferias londinenses, y se entretuvo esbozando los personajes que veía.

1745. William Hogarth. Casamiento à-la-mode

1745. William Hogarth. Casamiento à-la-mode

Pero será a partir de 1732 cuando inicie las obras que le han dado fama, los ciclos de “temas morales modernos”, series de cuadros narrando una historia -como si de escenas de teatro se tratara- en los que se pretende ilustrar la fragilidad humana. Hogarth creará un arte narrativo totalmente novedoso, inspirado en la literatura satírica de su tiempo -Pope, Defoe, Swift-, con el que critica las injusticias y desigualdades de la sociedad británica del siglo XVIII. ‘La carrera del libertino’, ‘La carrera de una prostituta’ o ‘El matrimonio a la moda’ son algunas de estas series con las que el pintor pretendió conseguir éxito y dinero. La fama sí llegó pero el dinero no alcanzó las expectativas despertadas ya que las obras fueron plagiadas con rapidez al ser las series de gran interés para el público popular. En 1753 publica su libro acompañado de grabados ‘The line of Beauty’ (El análisis de la belleza), en el que defendía la expresividad del trazo curvo frente al sobrio neoclasicismo.

Las series de Hogarth son satíricas y moralistas. Usaba sus pinturas para aleccionar al público en una variedad de diferentes temas. Uno de ellos era el casamiento por conveniencia, que suscitaba grandes debates en aquella época. El artista, con la serie ‘Casamiento à-la-mode’ se propuso ilustrar los peligros de los casamientos arreglados a partir de 6 pinturas. A través de la sátira y la ironía, con una historia bizarramente trágica, Hogarth nos muestra parte de sus creencias y su opinión respecto de los matrimonios por conveniencia. La serie, a pesar del trabajo y éxito del artista, no tuvo el recibimiento esperado y tuvo que ser vendida por pocas monedas.

1740's. William Hogarth. La carrera de una prostituta

1740’s. William Hogarth. La carrera de una prostituta

1745. William Hogarth. Casamiento a la Moda.La inspección.

1745. William Hogarth. Casamiento a la Moda.La inspección.

En otras dos series –‘La calle de la cerveza’ y ‘La calle de la ginebra’ (1751), representa las desagradables consecuencias del alcoholismo, contrastando la feliz normalidad de los que beben cerveza inglesa, frente a los alcohólicos que se dedican a la ginebra.

1740's. William Hogarth. Beer street

1740’s. William Hogarth. Beer street

Se considera que ningún creador ha logrado definir un periodo de la historia británica de un modo tan impactante y perdurable como William Hogarth. La expresión ‘Hogarth age’ (era de Hogarth) se utiliza a menudo en Gran Bretaña para describir la primera mitad del siglo XVIII, al igual que el Londres de Hogarth ha pasado a definir la capital inglesa durante esa época.

The_Laughing_Audience_(or_A_Pleased_Audience)_by_William_Hogarth
Para todo el que necesite investigar sobre la cultura material de mediados del siglo XVIII, la obra de Hogarth es una fuente inapreciable de información: las calles, los interiores, la vestimenta, son mostrado sin ‘maquillaje’, con el realismo propio de una fotografía… Pero lo más apreciado es, sin duda, las referencias a la vida cotidiana del pueblo. La gran masa del pueblo no usaba pelucas (que eran muy caras), no usaban las casacas de seda bordadas ni se sentaban en sillones Chippendale ni bebían en jarras de plata. Ellos usaban su propio pelo, tal como estaba, bebían en vasos quizás rotos hace tiempo, y se vestían sencillamente. Y todo ello lo muestra Hogarrth.
William Hogarth. The Bench. c.1758
Los últimos años de Hogarth serán de escasa actividad ya que ocupó diversos cargos honoríficos al ser nombrado en 1757 consejero y miembro honorario de la Academia Imperial Germánica y en junio de ese año es designado pintor superintendente de todas las obras de su majestad, cargos que disfrutó hasta su muerte en Chiswick, el 25 de octubre de 1764.

El artista se encuentra enterrado en el cementerio de San Nicolás, en Chiswick Mall, Chiswick, Londres. Su amigo el actor David Garrick escribió la inscripción de su tumba.

Anuncios

Una respuesta a “La pintura satírica – William Hogarth

  1. Pingback: CARINGTON BOWLES. Una mirada ‘no oficial’ de los personajes de una época | VESTUARIO ESCÉNICO·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s